English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Diabetes preexistente y embarazo

Embarazo - diabetes; Diabetes y cuidados durante el embarazo; Embarazo con diabetes

Si padece diabetes, esto puede afectar su embarazo, su salud y la salud de su bebé. Mantener los niveles de azúcar en sangre (glucosa) en un rango normal durante todo el embarazo puede ayudar a prevenir problemas.

Este artículo es para las mujeres que ya tienen diabetes y desean embarazarse o están embarazadas. La diabetes gestacional es el azúcar alto en la sangre que empieza o se diagnostica por primera vez durante el embarazo.

Cómo la diabetes puede afectarles a usted y a su bebé

Las mujeres que tienen diabetes se enfrentan a ciertos riesgos durante el embarazo. Si la diabetes no está bien controlada, el bebé está expuesto a niveles altos de azúcar en sangre en el útero. Esto puede ocasionar anomalías congénitas y otros problemas de salud en los bebés.

Los órganos del bebé se desarrollan en las primeras 7 semanas de embarazo. Esto es a menudo antes de que usted pueda saber que está embarazada. Así que, es vital que planifique con anticipación al asegurarse de que sus niveles de glucosa en sangre estén en el rango esperado antes de quedar embarazada.

Si bien es atemorizante pensar en eso, es importante saber qué problemas pueden ocurrir durante el embarazo. Tanto la madre como el bebé están en riesgo de sufrir complicaciones cuando la diabetes no está bien controlada.

Los riesgos para el bebé incluyen:

El riesgo para la madre incluye:

Antes de quedar embarazada

Si está planificando un embarazo, converse con su proveedor de atención médica por lo menos 6 meses antes de quedar embarazada. Usted debería tener un buen control de la glucosa en sangre al menos de 3 a 6 meses antes de quedar embarazada y todo el tiempo durante el embarazo.

Hable con su proveedor acerca de cuáles deberían ser sus objetivos específicos de azúcar en sangre antes de quedar embarazada.

Antes de embarazarse, usted querrá:

  • Buscar llegar a un nivel A1C de 6.5% o menos
  • Hacer los cambios necesarios a su dieta y hábitos de ejercicios para ayudar con su nivel de glucosa en sangre y sus objetivos
  • Mantener un peso saludable
  • Programar un examen previo al embarazo con su proveedor y preguntar acerca de los cuidados durante el embarazo

Durante su examen, el proveedor:

Su proveedor hablará con usted acerca de qué medicamentos son seguros de usar y cuáles no durante el embarazo. A menudo, las mujeres con diabetes tipo 2 que toman medicamentos orales para la diabetes necesitarán cambiar a insulina durante el embarazo. Es posible que muchos medicamentos para la diabetes no sean seguros para el bebé. Además, las hormonas del embarazo pueden bloquear el trabajo de la insulina, de manera que esos medicamentos no funcionen tan bien.

Usted debería también consultar a su oftalmólogo y realizarse un examen de ojo diabético.

Embarazo y cuidado prenatal

Durante su embarazo, usted trabajará con un equipo de atención médica para asegurar que usted y su bebé permanezcan saludables. Debido a que su embarazo se considera de alto riesgo, trabajará con un obstetra que se especializa en embarazos de alto riesgo (especialista en medicina materno-fetal). Este proveedor puede llevar a cabo exámenes para verificar la salud de su bebé. Estos exámenes se pueden hacer en cualquier momento mientras está embarazada. Usted trabajará también con un educador en diabetes y un nutricionista.

Durante el embarazo, a medida que su cuerpo cambia y su bebé crezca, sus niveles de glucosa en sangre cambiarán. Estar embarazada dificulta también que se noten los síntomas del nivel bajo de azúcar en sangre. Así que, necesitará monitorear su azúcar en sangre tan a menudo como 8 veces al día para asegurar que permanezca en el rango deseado. Se le puede solicitar que use un sistema de monitoreo continuo de glucosa (MCG) durante este tiempo.

A continuación encontrará algunos objetivos comunes de glucosa durante el embarazo:

  • En ayunas: menos de 95 mg/dL
  • Una hora después de comer: menos de140 mg/dL o
  • Dos horas después de comer: menos de 120 mg/dL

Pregúntele a su proveedor cuál debería ser su rango específico deseado y con qué frecuencia debería evaluar su azúcar en sangre.

Usted necesitará trabajar con su nutricionista para controlar lo que come durante el embarazo y ayudarle a evitar niveles bajos o altos de azúcar en sangre. Su nutricionista monitoreará también su aumento de peso.

Las mujeres embarazadas necesitan aproximadamente 300 calorías extra al día. Sin embargo, importa de dónde provienen estas calorías. Para una dieta balanceada, usted necesita consumir una variedad de alimentos saludables. En general, usted debería consumir:

  • Muchas frutas enteras y vegetales
  • Cantidades moderadas de proteínas magras y grasas saludables
  • Cantidades moderadas de granos enteros, como pan, cereal, pasta y arroz, además de vegetales con almidón, tales como maíz y guisantes
  • Pocos alimentos que contengan mucha azúcar, tales como refrescos, jugos de frutas y pasteles

Usted debería consumir tres comidas pequeñas de tamaño pequeño a moderado y uno o más refrigerios cada día. No omita comidas ni refrigerios. Mantenga la misma cantidad y tipos de alimentos (carbohidratos, grasas y proteínas) diariamente. Esto puede ayudar a mantener estable su nivel de azúcar en sangre.

Su proveedor puede también sugerir un plan de ejercicio seguro. Caminar, por lo general, es el tipo de ejercicio más fácil, pero nadar u otros ejercicios de bajo impacto pueden funcionar igual de bien. El ejercicio puede ayudarla a mantener su azúcar en sangre bajo control.

Parto y nacimiento

El parto puede empezar naturalmente o puede ser inducido. Su proveedor puede sugerir una cesárea si el bebé es grande. Su proveedor revisará sus niveles de azúcar en sangre durante y después del nacimiento.

Es más probable que su bebé tenga períodos de azúcar bajo en la sangre (hipoglucemia) durante los primeros días de vida, y puede necesitar ser monitoreado en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) por unos cuantos días.

Una vez usted llegue a casa, necesitará continuar vigilando cuidadosamente sus niveles de azúcar en sangre. La falta de sueño, el cambio de los horarios para comer y la lactancia, todos pueden afectar sus niveles de azúcar en sangre. Así que, mientras usted necesite cuidar de su bebé, es igual de importante cuidar de sí misma.

Cuándo llamar al médico

Si su embarazo no fue planeado, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato.

Llame a su proveedor por los siguientes problemas relacionados con la diabetes:

  • Si no puede mantener su azúcar en sangre en el rango deseado
  • Su bebé parece estarse moviendo menos en su vientre
  • Tiene visión borrosa
  • Está más sedienta de lo normal
  • Tiene náusea y vómitos que no desaparecen

Es normal sentirse estresada o deprimida acerca de estar embarazada y tener diabetes. Pero, si estas emociones son abrumadoras para usted, llame a su proveedor. Su equipo de atención médica está ahí para ayudarla.

Referencias

American Diabetes Association. 14. Management of Diabetes in Pregnancy. Standards of Medical Care in Diabetes. 2019;42(Supplement 1):S165-S172. PMID: 30559240 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30559240.

Centers for Disease Control and Prevention website. Type 1 or Type 2 Diabetes and Pregnancy. www.cdc.gov/pregnancy/diabetes-types.html. Updated June 1, 2018. Accessed October 1, 2018.

Landon MB, Catalano PM, Gabbe SG. Diabetes mellitus complicating pregnancy. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 40.

The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases website. Pregnancy if you have diabetes. www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/diabetes-pregnancy. Updated January, 2018. Accessed October 1, 2018.

Volver arriba Sólo texto

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 6/18/2019

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos