English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Mitos y realidades acerca de la diabetes

Diabetes - mitos y realidades comunes; Mitos y realidades sobre el nivel alto de azúcar en sangre

La diabetes es una enfermedad prolongada (crónica) en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre. La diabetes es una enfermedad complicada. Si usted tiene diabetes, o conoce a alguien que la padezca, es posible que tenga preguntas acerca de la enfermedad. Existen muchos mitos populares acerca de la diabetes y su manejo. A continuación, encontrará algunos datos que debería conocer acerca de la diabetes.

Información

Mito: Nadie en mi familia tiene diabetes, así que no padeceré la enfermedad.

Realidad: Es cierto que tener un padre/madre o hermano(a) que tenga diabetes aumenta su riesgo de padecer la enfermedad. De hecho, el historial familiar es un factor de riesgo tanto para la diabetes tipo 1 como para la diabetes tipo 2. Sin embargo, muchas personas con diabetes no tienen familiares cercanos con esta enfermedad.

Las opciones de estilo de vida y ciertas afecciones pueden aumentar su riesgo para la diabetes tipo 2. Estas incluyen:

Usted puede disminuir su riesgo al mantener un peso saludable, hacer ejercicio la mayoría de los días de la semana y consumir una dieta saludable.

Mito: Probablemente desarrollaré diabetes debido a que tengo sobrepeso.

Realidad: Es cierto que el exceso de peso aumenta su probabilidad de tener diabetes. Sin embargo, muchas personas que tienen sobrepeso o están obesas nunca desarrollan diabetes. Y personas que tienen un peso normal o un poco de sobrepeso sí la desarrollan. Lo mejor que puede hacer es tomar las medidas para disminuir su riesgo al hacer cambios nutricionales y actividad física para perder el exceso de peso. 

Mito: Yo consumo mucha azúcar, así que me preocupa padecer de diabetes.

Realidad: Consumir azúcar no causa diabetes. Pero, aún así debería disminuir los dulces y las bebidas azucaradas.

No es sorprendente que las personas se confundan acerca de si el azúcar causa diabetes. Esta confusión se puede dar debido al hecho de que cuando se consumen alimentos, estos se convierten en un azúcar llamado glucosa. La glucosa, también denominada azúcar en sangre, es una fuente de energía para el cuerpo. La insulina transporta la glucosa de la sangre a las células para que se pueda usar como energía. Con la diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no la utiliza de manera correcta. Como resultado, el azúcar adicional permanece en la sangre, entonces el nivel de glucosa en sangre (azúcar en sangre) aumenta.

Para las personas que no tienen diabetes, el problema principal relacionado con el consumo de mucha azúcar y de bebidas endulzadas con azúcar es que les puede producir sobrepeso. Y tener sobrepeso sí aumenta su riesgo para diabetes.

Mito: Me dijeron que tengo diabetes, así que ahora tendré que consumir una dieta especial.

Realidad: Las personas con diabetes consumen los mismos alimentos que todos los demás. De hecho, la Asociación Americana de la Diabetes ya no recomienda cantidades específicas de carbohidratos, grasas o proteínas para consumir. Pero sí sugiere que las personas con diabetes obtengan sus carbohidratos de los vegetales, granos integrales, frutas y legumbres. Evite los alimentos con un alto contenido de grasa, sodio y azúcar. Estas recomendaciones son similares a lo que todas las personas deberían consumir.

Si tiene diabetes, trabaje con su proveedor de atención médica para desarrollar un plan de alimentación que funcione para usted y que podrá seguir consistentemente con el tiempo. Un plan de alimentación saludable y balanceado con un estilo de vida saludable le ayudarán a controlar la diabetes.

Mito: Tengo diabetes, por lo que nunca puedo comer dulces.

Realidad: Los dulces están llenos de azúcares simples, los cuales aumentan la cantidad de glucosa en su sangre más que otros alimentos. Sin embargo, no están prohibidos para las personas con diabetes; pueden consumirlos siempre y cuando lo planeen. Es mejor guardar los dulces para ocasiones especiales o como una recompensa. Puede consumir cantidades pequeñas de azúcar en lugar de otros carbohidratos que se consumen usualmente en una comida. Si toma insulina, su proveedor le puede indicar que tome dosis más altas de lo normal cuando coma dulces.

Mito: Mi médico me recetó insulina. Esto significa que no estoy haciendo un buen trabajo en cuanto al manejo del nivel de azúcar en mi sangre.

Realidad: Las personas con diabetes tipo 1 deben utilizar insulina debido a que su cuerpo ya no produce esta importante hormona. La diabetes tipo 2 es progresiva, lo que significa que el cuerpo produce menos insulina con el tiempo. Así que eventualmente, el ejercicio, los cambios en la dieta y los medicamentos orales pueden no ser suficientes para mantener su azúcar en sangre bajo control. Entonces, usted necesita usar insulina para mantener el azúcar en sangre en un rango saludable.

Mito: No es seguro hacer ejercicio si tiene diabetes.

Realidad: Hacer ejercicio de manera regular es una parte importante del manejo de la diabetes. El ejercicio ayuda a impulsar la sensibilidad del cuerpo a la insulina. Puede también disminuir su A1C, una prueba que ayuda a indicar qué tan bien controlada está la diabetes.

Una buena meta es tratar de hacer por lo menos 150 minutos por semana de ejercicio de moderado a vigoroso, como caminata rápida. Incluya dos sesiones a la semana de entrenamiento de fuerza como parte de su rutina de ejercicio. Si no se ha ejercitado desde hace mucho tiempo, caminar es una buena manera de lograr lentamente su acondicionamiento.

Converse con su proveedor para asegurar que su programa de ejercicios sea seguro para usted. Según qué tan bien controlada esté su diabetes, usted necesitará evitar y monitorear los problemas con sus ojos, corazón y pies. Además, conozca cómo tomar sus medicamentos cuando se ejercite o cómo ajustar la dosis de medicamentos para prevenir el nivel bajo de azúcar en sangre.

Mito: Estoy justo en el límite para padecer diabetes, entonces no debo preocuparme.

Realidad: La prediabetes es el término utilizado para aquellos cuyos niveles de azúcar en sangre no están en los rangos de la diabetes, pero son demasiado altos para denominarlos normales. La prediabetes significa que usted está en alto riesgo para desarrollar diabetes dentro de 10 años. Es posible que pueda disminuir su azúcar en sangre a los niveles normales, al reducir su peso corporal y hacer ejercicio 150 minutos a la semana.

Hable con su proveedor acerca de su riesgo para diabetes y qué puede hacer para disminuirlo.

Mito: Puedo dejar de tomar los medicamentos para la diabetes una vez que mi azúcar en sangre esté bajo control.

Realidad: Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden controlar su azúcar en sangre sin medicamentos al bajar de peso, consumir una dieta saludable y hacer ejercicio de manera regular. Pero la diabetes es una enfermedad progresiva, y con el tiempo, incluso si está haciendo todo lo que puede para estar saludable, es probable que necesite medicamento para mantener su azúcar en sangre dentro de su rango establecido.

Volver arriba Sólo texto

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 1/24/2019

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos