English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

La conducción y los adultos mayores

Conducción - ancianos; Conducción - adultos mayores; La conducción y los ancianos; Conductores mayores; Conductores ancianos

A medida que se hace mayor, conducir un vehículo le permite mantenerse independiente y poder movilizarse. Aunque los cambios del envejecimiento, como la pérdida de la visión o de la audición y los reflejos se hacen más lentos pueden interferir con su capacidad de conducir con seguridad. Conozca más acerca de los temas comunes que los conductores mayores enfrentan, cómo mantenerse seguro mientras maneja, señales que le indican que debe reducir o dejar de hacerlo, y maneras alternativas de movilizarse.

Información

Ciertos cambios físicos y mentales pueden hacer más difícil que los adultos mayores manejen con seguridad:

  • Dolor y rigidez de los músculos y las articulaciones. Las afecciones como la artritis pueden hacer que las articulaciones se vuelvan rígidas y que sea difícil moverse. Esto puede hacer difícil tomar y girar el timón. También puede tener problemas para girar su cabeza lo suficiente para verificar sobre su lado ciego.
  • Reflejos más lentos. Con la edad, el tiempo de reacción con frecuencia se vuelve más. Esto hace más difícil reaccionar rápidamente para evitar accidentes u obstáculos.
  • Problemas de la visión. A medida que sus ojos envejecen, es común que se haga más difícil ver claramente durante la noche debido al resplandor. Ciertas afecciones pueden causar pérdida de la visión, que puede hacer, esto hace más difícil poder ver a otros conductores y señales en la calle.
  • Problemas de audición. La pérdida de la audición hace que sea más difícil escuchar las bocinas y otros sonidos en la calle. Es posible que tampoco escuche si su vehículo tiene algún problema.
  • Demencia. Las personas con demencia pueden perderse con facilidad, aún en lugares conocidos. Las personas con demencia con frecuencia no saben que tienen problemas de conducción. Si un ser querido tiene demencia, la familia y amigos deberían vigilar la forma en la que conduce. Las personas con demencia severa no deben conducir.
  • Efectos secundarios de los medicamentos. Muchos adultos mayores toman más de un medicamento. Ciertos medicamentos o interacciones de medicamentos pueden afectar su capacidad de conducir, porque le provocan mareos o tiempos retardados de respuesta. Hable con su médico acerca de los posibles efectos secundarios de los medicamentos que está tomando.

Consejos para conducir con seguridad

A pesar de los retos que conlleva envejecer, hay muchas cosas que puede hacer para seguir conduciendo con seguridad en sus años venideros. Ponga a prueba estos consejos:

  • Actualice sus habilidades de conducción con clases de manejo de recordatorio.
  • Evite conducir cuando hay mal clima, en las horas pico o en la noche.
  • Hágase exámenes de la vista con regularidad y no conduzca de noche si no ve claramente en la oscuridad.
  • Evite los accesos de riesgo como las rampas y los giros a la izquierda. Planifique su ruta antes de salir de la casa.
  • Tome la ruta por las calles que conozca mejor. Solo conduzca distancias cortas cerca de su casa.
  • No conduzca cuando está estresado o molesto.
  • Evite distracciones. Nunca utilice un celular mientras conduce, aunque tenga audífonos. Considere no utilizar la radio durante los momentos en los que necesite concentrarse completamente, como en áreas nuevas o cuando el clima esté mal.
  • Cuide su vehículo. Tenga al día los mantenimientos de rutina, así como sus luces y ventanas limpias para poder ver claramente.
  • Asegúrese de hacerse exámenes de la audición cada 3 años después de cumplir 50. Hable con su médico acerca de sus inquietudes auditivas. Si es necesario, adquiera audífonos.
  • Si los tiene, utilice siempre sus lentes y audífonos.

Señales de alerta de que puede ser tiempo de dejar de conducir

Existen ciertas señales de advertencia que le indicarán que sus días de conductor están contados.

  • Se pierde con frecuencia, aún en áreas conocidas.
  • Encuentra abolladuras en su vehículo y la puerta del garaje de su casa.
  • Tiene enfrentamientos frecuentes con otros conductores.
  • Se le hace físicamente difícil o doloroso girar su cabeza para ver, tomar el volante o mover su pié de un pedal a otro.
  • Se confunde de pedal mientras conduce.
  • Nota que con frecuencia otros conductores le suenan la bocina o se quejan de usted.
  • Se distrae con facilidad y se le complica concentrarse mientras conduce.
  • Se le hace difícil seguir las señales de tránsito, en la carretera y las marcas del pavimento.
  • Recibe muchas infracciones y advertencias de tránsito.
  • Golpea con frecuencia su guardapolvo.
  • Acelera o conduce muy despacio.
  • Se detiene cuando la luz está en verde o frente a señales de alto. Se pasa luces en rojo y altos.
  • Su familia, amigos o proveedores de atención médica le han expresado su preocupación porque conduce.

Si nota cualquiera de estos, debe reconsiderar continuar conduciendo.

Cómo movilizarse cuando deja de conducir

No conducir no significa renunciar a su independencia. Estas son algunas maneras de mantenerse en movimiento y activo.

  • Pídale a algún ser querido o a un amigo que lo ayude y aparte tiempo para llevarlo a lugares a donde usted quiere ir.
  • Busque servicios de salud locales para adultos mayores que brinden el servicio de transporte en su área.
  • Consulte en su iglesia, el templo o centro religioso si tienen un programa para ayudar a transportar a adultos mayores.
  • Considere utilizar el transporte público, como un bus o tren. Esto lo ayudará a viajar con seguridad y economía.
  • Pruebe utilizar servicios de conducción o taxis para distancias cortas o cuando no haya otra opción. Utilizar estos servicios de vez en cuando es menos costoso que ser propietario de un vehículo.

Para encontrar los servicios que pueden estar disponibles en su área, llame al 1-800-677-1116, o ingrese al sitio web -- eldercare.acl.gov para encontrar su Agencia local especializada en el envejecimiento.

Volver arriba Sólo texto

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 5/12/2018

Versión en inglés revisada por: Laura J. Martin, MD, MPH, ABIM Board Certified in Internal Medicine and Hospice and Palliative Medicine, Atlanta, GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos