English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Atención postratamiento de una lesión del ligamento lateral (LL)

Lesión del ligamento medial colateral - cuidado posterior; Lesión del LCM - cuidado posterior; Lesión del ligamento colateral lateral - cuidado posterior; Lesión del LCL - cuidado posterior; Lesión de la rodilla - ligamento colateral

Un ligamento es una banda de tejido que conecta un hueso con otro. Los ligamentos colaterales se localizan en la parte externa de la articulación de la rodilla. Ayudan a conectar los huesos de la parte superior e inferior de la pierna, alrededor de la articulación de la rodilla.

  • El ligamento colateral lateral (LCL) pasa por la parte externa de la rodilla.
  • El ligamento colateral medio (LCM) pasa a lo largo de la parte interna de la rodilla.

Una lesión en el ligamento colateral ocurre cuando los ligamentos se estiran o se desgarran. Una ruptura parcial se produce cuando solo parte del ligamento se rompe. Una ruptura completa se produce cuando todo el ligamento se rompe en dos pedazos.

Más respecto a su lesión

Los ligamentos colaterales ayudan a mantener estable la rodilla. Ayudan a mantener los huesos de las piernas en su lugar y a impedir que la rodilla se mueva demasiado hacia los lados.

Una lesión en el ligamento colateral puede ocurrir si usted recibe un golpe muy fuerte en la parte interna o externa de la rodilla, o cuando tiene una lesión por torsión.

Los esquiadores y las personas que juegan baloncesto, fútbol americano o balompié son más propensos a sufrir este tipo de lesión.

Qué se debe esperar

Con una lesión en el ligamento lateral, usted puede notar:

  • Un fuerte sonido de "pop" cuando ocurre la lesión
  • La rodilla se siente inestable y puede moverse de un lado a otro como si "cediera"
  • Que la rodilla se bloquea o se pega con el movimiento
  • Hinchazón de la rodilla
  • Dolor de rodilla a lo largo de su parte interna o externa

Después de examinar la rodilla, el médico puede ordenar estos exámenes imagenológicos:

  • Resonancia magnética de la rodilla. Una máquina de resonancia magnética toma imágenes especiales de los tejidos dentro de la rodilla. Las imágenes mostrarán si estos tejidos se han estirado o desgarrado.
  • Radiografías para ver si hay algún daño en los huesos de la rodilla.

Si tiene una lesión en el ligamento lateral, puede necesitar:

  • Muletas para caminar hasta que la hinchazón y el dolor mejoren
  • Un dispositivo ortopédico para apoyar y estabilizar la rodilla
  • Fisioterapia para ayudar a mejorar la movilidad de la articulación y la fuerza de la pierna

La mayoría de las personas no necesita cirugía para una lesión en el LCM. Sin embargo, usted podría necesitar cirugía si su LCL se lesiona o si sus lesiones son graves y comprometen otros ligamentos de la rodilla.

Cuidados personales en el hogar

Siga el método R.I.C.E (sigla en inglés de Rest [Descanso], Ice [Hielo], Compression, [Compresión] y Elevation [Elevación]) para ayudar a reducir el dolor y la inflamación:

  • Descanse la pierna. Evite poner peso sobre esta.
  • Aplique hielo sobre la rodilla por 20 minutos a la vez 3 o 4 veces al día.
  • Comprima la zona envolviéndola con un vendaje elástico o una envoltura de compresión.
  • Eleve su pierna por encima del nivel del corazón.

Usted puede utilizar el ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve, Naprosyn) para reducir el dolor y la hinchazón. El paracetamol (Tylenol) ayuda con el dolor, pero no con la hinchazón. Usted puede comprar estos medicamentos para el dolor en las tiendas.

  • Hable con su médico antes de usar medicamentos para el dolor si tiene enfermedad cardíaca, presión arterial alta, enfermedad renal o ha tenido úlcera gástrica o sangrado interno en el pasado.
  • NO tome más de la cantidad recomendada en el envase o por el médico.

Actividad

Usted no debe poner todo su peso sobre su pierna si le duele o si su médico le dice que no lo haga. El reposo y los cuidados personales pueden ser suficientes para permitir que el desgarro sane. Usted debe usar muletas para proteger el ligamento lesionado.

Es probable que deba trabajar con un fisioterapeuta (FT) para recuperar la fuerza de la rodilla y la pierna. El FT le enseñará ejercicios para fortalecer los músculos, los ligamentos y los tendones alrededor de la rodilla.

A medida que su rodilla mejora, usted puede regresar a sus actividades normales y tal vez pueda practicar deportes de nuevo.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si:

  • Presenta aumento de la hinchazón o el dolor
  • Los cuidados personales no parecen ayudar
  • Pierde la sensibilidad en el pie
  • Su pie y pierna se sienten fríos o cambian de color

Si tuvo una cirugía, llame a su médico si usted tiene:

  • Una fiebre de 100°F (38°C) o mayor
  • Supuración (salida de líquido) en el sitio de las incisiones
  • Sangrado que no se detiene

Referencias

Lento P, Marshall B, Akuthota V. Collateral ligament sprain. In: Frontera, WR, Silver JK, Rizzo TD, Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 66.

Miller RH, Azar FM. Knee injuries. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 45.

Niska JA, Petrigliano FA, McAllister DR. Anterior cruciate ligament injuries (including revision). In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 98.

Wilson BF, Johnson DL. Medial collateral ligament and posterior medial corner injuries. In: Miller MD, Thompson SR, eds. DeLee and Drez's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 100.

Volver arriba Sólo texto

  • Ligamento medial colateral - ilustración

    El ligamento medial colateral conecta el extremo del fémur (muslo) con la parte superior de la tibia. Este ligamento proporciona estabilidad contra el estrés de varo, que consiste en una presión aplicada a la pierna que trata de girar lateralmente la parte baja de ésta en la rodilla apartándose de la otra pierna. Las causas más comunes de esta lesión son las cargas al balón en un juego de fútbol.

    Ligamento medial colateral

    ilustración

  • Dolor de rodilla - ilustración

    La localización del dolor de rodilla puede ayudar a identificar el problema. El dolor en la parte anterior de la rodilla puede deberse a bursitis, artritis o ablandamiento del cartílago rotuliano, como en el caso de la condromalacia rotuliana. El dolor lateral de rodilla comúnmente está relacionado con lesiones a los ligamentos colaterales, artritis o ruptura de meniscos. El dolor en la parte posterior de la rodilla puede ser causado por artritis o quistes, conocidos como los quistes de Baker, los cuales son una acumulación de líquido articular (líquido sinovial) que se forma detrás de la rodilla. El dolor de rodilla generalizado puede deberse a bursitis, artritis, ruptura de ligamentos, osteoartritis de la articulación o infección. Otro problema común de rodilla es la inestabilidad o dislocación, que usualmente está asociada con lesiones o problemas con los meniscos, los ligamentos colaterales o con el movimiento natural de la rótula.

    Dolor de rodilla

    ilustración

  • Dolor del ligamento medial colateral - ilustración

    Para el tratamiento inicial de una lesión LMC se recomienda colocación de hielo en el área, elevación de la articulación por encima del nivel del corazón, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y actividad física limitada hasta que el dolor y la inflamación se hayan aliviado. Se debe utilizar un inmovilizador articulable de rodillas para proteger el ligamento. El alcance de este tipo de lesión es generalmente un estiramiento excesivo del ligamento que causa dolor y sensibilidad.

    Dolor del ligamento medial colateral

    ilustración

  • Lesión del ligamento medial colateral - ilustración

    La lesión de segundo grado es un desgarro parcial, en el que no hay un extremo firme cuando se presiona la articulación, mientras que la de tercer grado consiste en un desgarro completo del ligamento. Se debe realizar un examen físico para evaluar el alcance del daño. Entre los exámenes que se pueden hacer se encuentran el IRM o una radiografía de la articulación.

    Lesión del ligamento medial colateral

    ilustración

  • Ligamento medial colateral desgarrado - ilustración

    El ligamento medial colateral puede lesionarse. Este ligamento se extiende desde la superficie superior interna de la tibia hacia la superficie inferior interna del fémur. El ligamento evita la inestabilidad medial de la articulación de la rodilla; es decir, la inestabilidad en el interior de la articulación.

    Ligamento medial colateral desgarrado

    ilustración

  • Ligamento medial colateral - ilustración

    El ligamento medial colateral conecta el extremo del fémur (muslo) con la parte superior de la tibia. Este ligamento proporciona estabilidad contra el estrés de varo, que consiste en una presión aplicada a la pierna que trata de girar lateralmente la parte baja de ésta en la rodilla apartándose de la otra pierna. Las causas más comunes de esta lesión son las cargas al balón en un juego de fútbol.

    Ligamento medial colateral

    ilustración

  • Dolor de rodilla - ilustración

    La localización del dolor de rodilla puede ayudar a identificar el problema. El dolor en la parte anterior de la rodilla puede deberse a bursitis, artritis o ablandamiento del cartílago rotuliano, como en el caso de la condromalacia rotuliana. El dolor lateral de rodilla comúnmente está relacionado con lesiones a los ligamentos colaterales, artritis o ruptura de meniscos. El dolor en la parte posterior de la rodilla puede ser causado por artritis o quistes, conocidos como los quistes de Baker, los cuales son una acumulación de líquido articular (líquido sinovial) que se forma detrás de la rodilla. El dolor de rodilla generalizado puede deberse a bursitis, artritis, ruptura de ligamentos, osteoartritis de la articulación o infección. Otro problema común de rodilla es la inestabilidad o dislocación, que usualmente está asociada con lesiones o problemas con los meniscos, los ligamentos colaterales o con el movimiento natural de la rótula.

    Dolor de rodilla

    ilustración

  • Dolor del ligamento medial colateral - ilustración

    Para el tratamiento inicial de una lesión LMC se recomienda colocación de hielo en el área, elevación de la articulación por encima del nivel del corazón, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y actividad física limitada hasta que el dolor y la inflamación se hayan aliviado. Se debe utilizar un inmovilizador articulable de rodillas para proteger el ligamento. El alcance de este tipo de lesión es generalmente un estiramiento excesivo del ligamento que causa dolor y sensibilidad.

    Dolor del ligamento medial colateral

    ilustración

  • Lesión del ligamento medial colateral - ilustración

    La lesión de segundo grado es un desgarro parcial, en el que no hay un extremo firme cuando se presiona la articulación, mientras que la de tercer grado consiste en un desgarro completo del ligamento. Se debe realizar un examen físico para evaluar el alcance del daño. Entre los exámenes que se pueden hacer se encuentran el IRM o una radiografía de la articulación.

    Lesión del ligamento medial colateral

    ilustración

  • Ligamento medial colateral desgarrado - ilustración

    El ligamento medial colateral puede lesionarse. Este ligamento se extiende desde la superficie superior interna de la tibia hacia la superficie inferior interna del fémur. El ligamento evita la inestabilidad medial de la articulación de la rodilla; es decir, la inestabilidad en el interior de la articulación.

    Ligamento medial colateral desgarrado

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 4/21/2019

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos