English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Atención postratamiento para el dolor de la articulación sacroilíaca

Dolor de la articulación sacroilíaca (ASI) - atención postratamiento; Disfunción de la articulación sacroilíaca (ASI) - atención postratamiento; Distensión de la ASI - atención postratamiento; Subluxación de la ASI - atención postratamiento; Síndrome de la ASI - atención postratamiento; Articulación SI - atención postratamiento

La articulación sacroilíaca (ASI) es un término usado para describir el lugar donde el sacro y los huesos ilíacos se unen.

  • El sacro se encuentra en la base de la columna vertebral. Se compone de 5 vértebras, o huesos de la espalda, que están fusionadas.
  • Los huesos ilíacos son los dos huesos grandes que forman la pelvis. El sacro se encuentra en medio de los huesos ilíacos.

Más acerca de su problema

El propósito principal de la articulación ASI es conectar la columna vertebral y la pelvis. Como resultado, esta articulación tiene muy poco movimiento.

Las principales razones para el dolor alrededor de la ASI incluyen:

  • Embarazo. la pelvis se ensancha en preparación para el parto, estirando los ligamentos (tejido fuerte y flexible que conecta un hueso con otro).
  • Diferentes tipos de artritis.
  • Diferencia en la longitud de las piernas.
  • Desgaste del cartílago (amortiguador) entre los huesos.
  • Traumatismo a raíz de un impacto, como caer con fuerza sobre los glúteos.
  • Historial de fracturas o lesiones en la pelvis.
  • Tensión muscular.

Aunque el dolor de la ASI puede ser causado por traumatismo, este tipo de lesión casi siempre se desarrolla durante un largo período de tiempo.

Qué se debe esperar

Los síntomas de la disfunción de la ASI son:

  • Dolor en la región lumbar, generalmente en un solo lado
  • Dolor en la cadera
  • Molestia al agacharse o ponerse de pie después de estar sentado durante largos períodos
  • Mejoramiento del dolor al acostarse

Para ayudar a diagnosticar la disfunción ASI, su proveedor de atención médica puede pedirle que mueva las piernas y las caderas en diferentes posiciones. Usted también podría necesitar radiografías o realizar una tomografía computarizada.

Alivio de los síntomas

Su proveedor puede recomendarle estos pasos durante los primeros días o semanas después de la lesión o al empezar el tratamiento para el dolor de la ASI:

  • Descanse. Mantenga la actividad al mínimo y suspenda los movimientos o actividades que empeoren el dolor.
  • Aplique hielo en la región lumbar o en la parte superior de los glúteos durante unos 20 minutos de 2 a 3 veces al día. NO aplique el hielo directamente sobre la piel.
  • Use una almohadilla térmica a temperatura baja para ayudar a aflojar músculos tensos y aliviar el dolor.
  • Masajee los músculos de la región lumbar, los glúteos y los muslos.
  • Tome medicamentos para el dolor como se lo indicaron.

Para el dolor, puede usar ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn) o paracetamol (Tylenol). Usted puede comprar estos medicamentos en la farmacia sin necesidad de receta médica.

  • Hable con su proveedor antes de tomar estos medicamentos si usted tiene enfermedad del corazón, presión arterial alta, enfermedad renal, o ha tenido úlceras gástricas o sangrado interno en el pasado.
  • NO tome más de la cantidad recomendada en el envase o por su proveedor.

Si esto es un problema crónico, su proveedor puede ordenar una inyección para aliviar el dolor y la inflamación. Esta inyección puede repetirse con el tiempo si es necesario.

Actividad

Mantenga la actividad al mínimo. Cuanto más tiempo tenga la lesión para descansar, mejor. Para tener apoyo durante la actividad, se puede utilizar un cinturón sacroilíaco o una faja lumbar.

La fisioterapia es una parte importante del proceso de curación. Esto le ayudará a aliviar el dolor y aumentar la fuerza. Hable con su médico o el fisioterapeuta con el fin de que le den ejercicios para practicar.

He aquí un ejemplo de un ejercicio para la región lumbar:

  • Acuéstese boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo.
  • Lentamente, comience a girar las rodillas hacia el lado derecho de su cuerpo. Deténgase cuando sienta dolor o molestia.
  • Gire lentamente hacia el lado izquierdo de su cuerpo hasta que sienta dolor.
  • Descanse en la posición inicial.
  • Repita 10 veces.

La mejor manera de librarse del dolor de la ASI es ceñirse a un plan de cuidados. Cuanto más descanse, se aplique hielo y realice ejercicios, más rápidamente sus síntomas mejorarán o su lesión sanará.

Control

Su proveedor posiblemente deba hacer un seguimiento si el dolor no está desapareciendo como se esperaba. Usted podría necesitar:

  • Radiografías y exámenes de imagenología, tales como IRM o tomografía computarizada
  • Análisis de sangre para ayudar a diagnosticar la causa

Cuándo llamar al médico

Llame a su proveedor si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento o sensación de hormigueo repentinos en la región lumbar y las caderas
  • Debilidad o entumecimiento en las piernas
  • Problemas para controlar su vejiga o intestinos
  • Aumento repentino del dolor o molestia
  • Curación más lenta de lo esperado
  • Fiebre

Referencias

Cohen SP, Chen Y, Neufeld NJ. Sacroiliac joint pain: a comprehensive review of epidemiology, diagnosis and treatment. Expert Rev Neurother. 2013;13(1):99-116. PMID: 23253394 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23253394.

Isaac Z, Brassil ME. Sacroiliac joint dysfunction. In: Frontera WR, Silver JK, Rizzo TD, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 51.

Placide R, Mazanec DJ. Masqueraders of spinal pathology. In: Steinmetz MP, Benzel EC, eds. Benzel's Spine Surgery. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 26.

Volver arriba Sólo texto

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 11/5/2018

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos