English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Desprendimiento prematuro de la placenta

Separación prematura de la placenta; Separación de la placenta; Desprendimiento de placenta; Sangrado vaginal - desprendimiento; Embarazo - desprendimiento

¿Qué es el desprendimiento prematuro de la placenta?

La placenta conecta el feto (bebé que no ha nacido) al útero de la madre y permite que este reciba los nutrientes, la sangre y el oxígeno de ella. También le ayuda al bebé a eliminar los residuos.

El desprendimiento prematuro de la placenta (también llamado separación de la placenta) es cuando esta se separa de la pared interna del útero antes de que nazca el bebé.

Más respecto a esta afección

En la mayoría de los embarazos, la placenta permanece unida a la parte superior de la pared uterina.

En una pequeña cantidad de embarazos, la placenta se desprende (se cae de la pared del útero) demasiado pronto. La mayoría de las veces, solo una parte de ella se separa. Otras veces, se separa por completo. Si esto sucede, se da con más frecuencia en el 3er. trimestre.

La placenta es la línea de la vida de un feto. Se presentan problemas graves si esta se desprende. El bebé recibe menos oxígeno y menos nutrientes. Algunos bebés muestran un crecimiento restringido (son muy pequeños) y, en muy pocos casos, es mortal. También puede provocar una importante pérdida de sangre para la madre.

¿Qué lo causa?

Nadie conoce la causa del desprendimiento prematuro de la placenta. Sin embargo, estos factores aumentan el riesgo de que ocurra:

  • Antecedentes de desprendimiento prematuro de la placenta en embarazos anteriores
  • Presión arterial alta prolongada (crónica)
  • Presión arterial alta súbita en mujeres embarazadas que antes tenían presión arterial normal
  • Enfermedad del corazón
  • Traumatismo abdominal
  • Tabaquismo
  • Consumo de alcohol o cocaína
  • Desprendimiento prematuro de la placenta en un embarazo anterior
  • Fibromas en el útero
  • Una lesión en la madre (como un accidente automovilístico o una caída con golpe en el abdomen)
  • Ser afroamericana o caucásica
  • Ser mayor de 40 años

Señales del desprendimiento prematuro de la placenta

Los síntomas más comunes son sangrado vaginal y contracciones dolorosas. La magnitud del sangrado depende de la cantidad de placenta que se haya desprendido. A veces, la sangre que se acumula cuando la placenta se desprende permanece entre la placenta y la pared uterina, por lo que puede que no se presente sangrado de la vagina.

  • Si la separación es leve, es posible que se presente un sangrado ligero. También le puede dar cólicos o sentirse sensible en su abdomen.
  • Si la separación es moderada, puede tener un sangrado más abundante. Los cólicos y el dolor abdominal serán más intensos.
  • Si más de la mitad de la placenta se desprende, puede tener dolor abdominal y sangrado abundante. También puede tener contracciones. El bebé puede moverse más o menos de lo normal.

Si usted tiene alguno de estos síntomas durante su embarazo, coméntele al médico de inmediato.

¿Cómo se trata el desprendimiento prematuro de la placenta?

Su proveedor hará lo siguiente:

  • Realizará un examen físico
  • Observará sus contracciones y cómo responde a ellas el bebé
  • Algunas veces, hará un ultrasonido para revisarle la placenta (pero el ultrasonido no siempre muestra un desprendimiento de la placenta)
  • Verificará la frecuencia y el ritmo cardíacos del bebé

Si su desprendimiento de placenta es pequeño, su proveedor le puede ordenar reposo en cama para detener la hemorragia. Después de unos días, la mayoría de las mujeres puede volver a sus actividades normales en la mayoría de casos.

En caso de una separación moderada, es probable que necesite permanecer en el hospital. Allí:

  • Le vigilarán el ritmo cardíaco al bebé.
  • Usted podría necesitar una transfusión de sangre.
  • Si el bebé muestra signos de sufrimiento, su proveedor puede inducir el parto prematuro. Si no puede dar a luz por vía vaginal, necesitará una cesárea.

El desprendimiento prematuro de placenta es una situación de emergencia. Usted tendrá que dar a luz de inmediato, con más frecuencia por cesárea. Es poco frecuente que se presente, pero un bebé puede nacer muerto si hay un desprendimiento grave.

¿Puedo prevenir el desprendimiento prematuro de la placenta?

No se puede evitar un desprendimiento prematuro de la placenta, pero usted puede controlar los factores de riesgo relacionados haciendo lo siguiente:

  • Mantenga la presión arterial alta, las enfermedades del corazón y la diabetes bajo control
  • No consuma tabaco, alcohol o cocaína 
  • Siga las instrucciones de su proveedor acerca de cómo disminuir su riesgo si tuvo un desprendimiento de placenta en un embarazo anterior

Referencias

Francois KE, Foley MR. Antepartum and postpartum hemorrhage. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 18.

Hull AD, Resnik R, Silver RM. Placenta previa and accreta, vasa previa, subchorionic hemorrhage, and abruptio placentae. In: Resnik R, Lockwood CJ, Moore TR, Greene MF, Copel JA, Silver RM, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 46.

Salhi BA, Nagrani S. Acute complications of pregnancy. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 178.

Volver arriba Sólo texto

  • Operación cesárea - ilustración

    1. Se expone el útero a través de la pared abdominal y se hace una incisión en la membrana uterina. 2. Se separan los músculos del útero, haciendo un hueco para extraer al bebé. 3. Se extrae al bebé a través de la abertura de la pared uterina, después de lo cual se cierra el útero con suturas.

    Operación cesárea

    ilustración

  • El ultrasonido en el embarazo - ilustración

    El ultrasonido se ha convertido en un procedimiento estándar que se utiliza durante el embarazo. Éste puede mostrar el crecimiento fetal y detectar un número creciente de condiciones tales como meningocele, enfermedades cardíacas congénitas, anomalías renales, hidrocefalia, anencefalia, pie zambo y otras deformidades. El ultrasonido no produce radiación ionizante, por lo que se considera un procedimiento muy seguro tanto para la madre como para el feto.

    El ultrasonido en el embarazo

    ilustración

  • Anatomía de la placenta normal - ilustración

    La placenta proporciona oxígeno y nutrientes al feto y facilita la eliminación de desechos, como el dióxido de carbono, a través del cordón umbilical.

    Anatomía de la placenta normal

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    En la placenta, se intercambian los nutrientes, desechos y gases entre la sangre de la madre y la del bebé.

    Placenta

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    La placenta proporciona al feto el suministro de sangre y los nutrientes necesarios para su supervivencia.

    Placenta

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    La placenta crece durante el embarazo, permanece conectada al útero donde brinda nutrición al feto y también secreta hormonas que ayudan a regular y a mantener el embarazo.

    Placenta

    ilustración

  • Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical - ilustración

    Ultrasonido Doppler normal a color, del cordón umbilical, a las 30 semanas de gestación. El cordón corresponde al área coloreada en el centro de la pantalla y los vasos del mismo están representados por diferentes colores. El cordón umbilical normalmente se compone de tres vasos sanguíneos, a saber, dos arterias y una vena y está conectado a la placenta, la cual está ubicada en la parte central izquierda de la imagen.

    Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical

    ilustración

  • Ultrasonido, normal placenta relajada - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación que muestra dos características interesantes. En primer plano, en el centro de la pantalla, se puede observar la placenta siguiendo la curvatura del útero. Al fondo y a la derecha, en el lugar que señala la cruz, se aprecia el rostro con todas las características faciales.

    Ultrasonido, normal placenta relajada

    ilustración

  • Ultrasonido, placenta normal - Braxton Hicks - ilustración

    Ultrasonido normal a las 17 semanas de gestación que muestra la placenta durante una contracción normal, denominada contracción de Braxton Hicks, la cual es una de las contracciones que el útero experimenta periódicamente a través del embarazo para facilitar un mejor flujo sanguíneo hacia la placenta y el feto. En este ultrasonido la placenta aparece como un objeto con forma de montículo en el centro de la pantalla y puede observarse un objeto redondeado en la parte inferior de la imagen que corresponde a una vértebra materna. La placenta se ve mucho más aplanada cuando el útero no se está contrayendo.

    Ultrasonido, placenta normal - Braxton Hicks

    ilustración

  • Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación en el cual se aprecia el tipo de proyección de la imagen en pantalla dividida que la madre puede observar durante el procedimiento, o que el técnico puede imprimir. Se observan el brazo izquierdo (al lado izquierdo de la pantalla) y las extremidades inferiores (al lado derecho de la pantalla) y las áreas blancas dentro de brazos y piernas son los huesos en formación.

    Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto

    ilustración

  • Operación cesárea - ilustración

    1. Se expone el útero a través de la pared abdominal y se hace una incisión en la membrana uterina. 2. Se separan los músculos del útero, haciendo un hueco para extraer al bebé. 3. Se extrae al bebé a través de la abertura de la pared uterina, después de lo cual se cierra el útero con suturas.

    Operación cesárea

    ilustración

  • El ultrasonido en el embarazo - ilustración

    El ultrasonido se ha convertido en un procedimiento estándar que se utiliza durante el embarazo. Éste puede mostrar el crecimiento fetal y detectar un número creciente de condiciones tales como meningocele, enfermedades cardíacas congénitas, anomalías renales, hidrocefalia, anencefalia, pie zambo y otras deformidades. El ultrasonido no produce radiación ionizante, por lo que se considera un procedimiento muy seguro tanto para la madre como para el feto.

    El ultrasonido en el embarazo

    ilustración

  • Anatomía de la placenta normal - ilustración

    La placenta proporciona oxígeno y nutrientes al feto y facilita la eliminación de desechos, como el dióxido de carbono, a través del cordón umbilical.

    Anatomía de la placenta normal

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    En la placenta, se intercambian los nutrientes, desechos y gases entre la sangre de la madre y la del bebé.

    Placenta

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    La placenta proporciona al feto el suministro de sangre y los nutrientes necesarios para su supervivencia.

    Placenta

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    La placenta crece durante el embarazo, permanece conectada al útero donde brinda nutrición al feto y también secreta hormonas que ayudan a regular y a mantener el embarazo.

    Placenta

    ilustración

  • Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical - ilustración

    Ultrasonido Doppler normal a color, del cordón umbilical, a las 30 semanas de gestación. El cordón corresponde al área coloreada en el centro de la pantalla y los vasos del mismo están representados por diferentes colores. El cordón umbilical normalmente se compone de tres vasos sanguíneos, a saber, dos arterias y una vena y está conectado a la placenta, la cual está ubicada en la parte central izquierda de la imagen.

    Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical

    ilustración

  • Ultrasonido, normal placenta relajada - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación que muestra dos características interesantes. En primer plano, en el centro de la pantalla, se puede observar la placenta siguiendo la curvatura del útero. Al fondo y a la derecha, en el lugar que señala la cruz, se aprecia el rostro con todas las características faciales.

    Ultrasonido, normal placenta relajada

    ilustración

  • Ultrasonido, placenta normal - Braxton Hicks - ilustración

    Ultrasonido normal a las 17 semanas de gestación que muestra la placenta durante una contracción normal, denominada contracción de Braxton Hicks, la cual es una de las contracciones que el útero experimenta periódicamente a través del embarazo para facilitar un mejor flujo sanguíneo hacia la placenta y el feto. En este ultrasonido la placenta aparece como un objeto con forma de montículo en el centro de la pantalla y puede observarse un objeto redondeado en la parte inferior de la imagen que corresponde a una vértebra materna. La placenta se ve mucho más aplanada cuando el útero no se está contrayendo.

    Ultrasonido, placenta normal - Braxton Hicks

    ilustración

  • Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación en el cual se aprecia el tipo de proyección de la imagen en pantalla dividida que la madre puede observar durante el procedimiento, o que el técnico puede imprimir. Se observan el brazo izquierdo (al lado izquierdo de la pantalla) y las extremidades inferiores (al lado derecho de la pantalla) y las áreas blancas dentro de brazos y piernas son los huesos en formación.

    Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto

    ilustración

 

Actualizado: 9/25/2018

Versión en inglés revisada por: John D. Jacobson, MD, Professor of Obstetrics and Gynecology, Loma Linda University School of Medicine, Loma Linda Center for Fertility, Loma Linda, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos