English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Cuidados personales - la diabetes gestacional

Embarazo - diabetes gestacional; Cuidados prenatales - diabetes gestacional

La diabetes gestacional es el nivel alto de azúcar (glucosa) en la sangre que comienza durante el embarazo. Si a usted le han diagnosticado diabetes gestacional, debe aprender a controlar su nivel de azúcar en la sangre para que usted y su bebé permanezcan sanos.

¿Qué es la diabetes gestacional?

La insulina es una hormona producida por un órgano denominado el páncreas. Este se encuentra debajo y detrás del estómago. La insulina es necesaria para llevar el azúcar de la sangre a las células del cuerpo. Dentro de las células, la glucosa se almacena y se usa después para obtener energía. Las hormonas del embarazo pueden interferir con la función de la insulina. Cuando esto sucede, puede incrementar el nivel de glucosa en la sangre de una mujer embarazada.

La diabetes gestacional:

  • No presenta síntomas en muchos casos.
  • Hay síntomas leves que pueden incluir aumento de la sed o temblores. Con más frecuencia, estos síntomas no son potencialmente mortales para la mujer embarazada.
  • Puede provocar que una mujer tenga un bebé más grande. Esto puede aumentar la probabilidad de problemas con el parto.
  • La mujer tiene un mayor riesgo de presión arterial alta durante el embarazo.

¿Cómo se maneja?

Embarazarse cuando está en su peso ideal puede ayudar a disminuir su probabilidad de padecer diabetes gestacional. Si tiene sobrepeso, trate de perder peso antes del embarazo.

Si usted desarrolla diabetes gestacional:

  • Una alimentación saludable puede mantener el azúcar en la sangre controlado y evitar que necesite medicamentos. Una alimentación saludable también puede evitar que gane demasiado peso durante el embarazo. Aumentar mucho de peso puede subir el riesgo de padecer diabetes gestacional.
  • El médico, el personal de enfermería o el nutricionista crearán una dieta solo para usted. Su proveedor puede pedirle que lleve un registro de lo que come.
  • El ejercicio le ayudará a mantener su nivel de azúcar en la sangre bajo control. Una actividad de bajo impacto, como caminar, es un tipo de ejercicio seguro y eficaz. Trate de caminar de 1 a 2 millas (1.6 a 3.2 kilómetros) a la vez, 3 o más veces por semana. La natación o usar una máquina elíptica pueden funcionar igual de bien. Pregunte a su proveedor qué tipo de ejercicio, y en qué cantidad, es el mejor en su caso.
  • Si el cambio en su dieta y el ejercicio no controlan los niveles de azúcar en la sangre, es posible que necesite medicamentos orales (por la boca) o terapia con insulina (inyecciones).

¿Cuáles son los riesgos de la diabetes gestacional?

Las mujeres que siguen su plan de tratamiento y mantienen sus niveles de azúcar normales o cerca de lo normal durante su embarazo, probablemente tengan un buen resultado.

Un nivel de azúcar en la sangre demasiado alto aumenta los riesgos de:

  • Un bebé mortinato
  • Un bebé muy pequeño (crecimiento fetal restringido) o un bebé muy grande (macrosomía)
  • Un trabajo de parto difícil o un parto por cesárea
  • Problemas con el azúcar en la sangre o electrolitos en el bebé durante los primeros días tras el alumbramiento

Revisar sus niveles de azúcar en la sangre

Usted puede ver qué tan bien le está yendo al examinar su nivel de glucosa en casa. El proveedor puede pedirle que revise su azúcar en la sangre varias veces al día.

La forma más común de verificarlo es pinchando el dedo para obtener una gota de sangre. Luego, dicha gota de sangre se coloca en un monitor (máquina de análisis) que mide el nivel de glucosa. Si el resultado es demasiado alto o demasiado bajo, usted tendrá que vigilar de cerca sus niveles de azúcar en la sangre.

Sus proveedores harán un seguimiento a sus niveles de azúcar en la sangre con usted. Asegúrese de saber cuál debe ser su nivel de azúcar en la sangre.

Controlar sus niveles de azúcar en la sangre puede parecer mucho trabajo. Pero muchas mujeres se motivan por el deseo de asegurarse de que ellas y su bebé tengan el mejor resultado posible.

Consultas y exámenes para usted y su bebé

Su proveedor los vigilará atentamente a usted y a su bebé durante todo el embarazo. Esto incluirá:

  • Consultas semanales con su proveedor
  • Ultrasonidos que muestren el tamaño de su bebé
  • Una cardiotocografía en reposo que muestre si a su bebé le está yendo bien o no

Si necesita insulina o medicamento oral para controlar sus niveles de azúcar en la sangre, usted puede necesitar una inducción de parto 1 o 2 semanas antes de la fecha establecida para el alumbramiento.

Después del parto

Las mujeres con diabetes gestacional deben ser vigiladas atentamente después de dar a luz. También deben continuar haciéndose chequeos en las citas con el médico para detectar signos de diabetes.

Los niveles altos de azúcar en la sangre suelen volver a la normalidad después del parto. Sin embargo, muchas mujeres con diabetes gestacional presentan diabetes al cabo de 5 a 10 años después de dar a luz. El riesgo es mayor en las mujeres obesas.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con proveedor acerca de los siguientes problemas relacionados con la diabetes:

  • Su bebé parece estar moviéndose menos en su vientre
  • Presenta visión borrosa
  • Tiene más sed de lo normal
  • Tiene náuseas y vómitos que no desaparecen

Es normal sentir estresada o triste por estar embarazada y tener diabetes. Sin embargo, si estos sentimiento son muy agobiantes, llame a su proveedor. Su equipo de atención médica está ahí para ayudarla.

Referencias

American College of Obstetrics and Gynecology; Committee on Practice Bulletins--Obstetrics. Practice Bulletin No. 137: Gestational diabetes mellitus. Obstet Gynecol. 2013;122(2 Pt 1):406-416. PMID: 23969827 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23969827.

American Diabetes Association. 14. Management of diabetes in pregnancy: standards of medical care in diabetes - 2019. Diabetes Care. 2019;42 (Suppl 1):S165-S172. PMID: 30559240 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30559240.

Landon MB, Catalano PM, Gabbe SG. Diabetes mellitus complicating pregnancy. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 40.

Metzger BE. Diabetes mellitus and pregnancy. In: Jameson JL, De Groot LJ, de Kretser DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 45.

Volver arriba Sólo texto

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 3/28/2019

Versión en inglés revisada por: John D. Jacobson, MD, Professor of Obstetrics and Gynecology, Loma Linda University School of Medicine, Loma Linda Center for Fertility, Loma Linda, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos