English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Extirpación laparoscópica del bazo en adultos - alta

Esplenectomía - microscópica - alta; Esplenectomía laparoscópica - alta

Usted tuvo una cirugía para extirparle el bazo. Esta operación se denomina esplenectomía. Ahora que va de regreso a casa, siga las instrucciones de su proveedor de atención médica sobre cómo cuidarse mientras se recupera.

Cuando estás en el hospital

El tipo de cirugía que le practicaron se denomina esplenectomía laparoscópica. El cirujano hizo de 3 a 4 pequeños cortes (incisiones) en su abdomen. El laparoscopio y otros instrumentos médicos se introdujeron a través de estos cortes. Se bombeó un gas inofensivo dentro del abdomen para expandir la zona y ayudarle al cirujano a ver mejor.

Qué esperar en el hogar

Recuperarse de la esplenectomía laparoscópica toma generalmente varias semanas. Usted puede tener algunos de estos síntomas a medida que se restablece:

  • Dolor alrededor de las incisiones. Cuando se vaya inicialmente a casa, también puede sentir dolor en uno o en ambos hombros. El dolor proviene de cualquier gas residual que aún queda en el abdomen después de la cirugía. Este dolor debe desaparecer en unos días o una semana.
  • Dolor de garganta a raíz de la sonda de respiración que le ayudó a respirar durante la cirugía. Chupar pedazos de hielo o hacer gárgaras pueden calmarlo.
  • Náuseas y quizá vómitos. El cirujano puede recetarle medicamento para las náuseas si usted lo necesita.
  • Hematomas o enrojecimiento alrededor de las heridas. Esto desaparecerá por sí solo.
  • Problemas para respirar profundamente.

Actividad

Verifique que su hogar sea seguro a medida que se esté recuperando. Por ejemplo, retire tapetes para evitar tropezones y caídas. Asegúrese de que puede utilizar su ducha o bañera de manera segura. Pídale a alguien que se quede con usted por unos días hasta que pueda desplazarse mejor solo.

Empiece a caminar poco después de la cirugía. Comience sus actividades cotidianas tan pronto como se sienta capaz de hacerlo. Dé una vuelta por la casa, dúchese y use las escaleras en casa durante la primera semana. Si le duele cuando hace algo, suspenda esa actividad.

Posiblemente sea capaz de manejar después de 7 a 10 días si no está tomando analgésicos narcóticos. NO levante cosas pesadas ni haga esfuerzos durante las primeras 1 a 2 semanas después de la cirugía. Si levanta algo o hace un esfuerzo y siente dolor o un tirón en las incisiones, evite esa actividad.

Usted tal vez pueda regresar a un trabajo de oficina al cabo de unas semanas. Puede tomar hasta 6 a 8 semanas regresar a su nivel normal de energía.

Manejo del dolor

El médico le recetará analgésicos para su uso en la casa. Si usted está tomando pastillas para el dolor 3 o 4 veces al día, trate de tomárselas a las mismas horas cada día durante 3 a 4 días. Pueden surtir mejor efecto de esta manera. Pregúntele a su cirujano acerca de tomar acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno para el dolor en lugar de analgésicos narcóticos.

Pruebe levantándose y cambiando de sitio si está teniendo algo de dolor en el abdomen. Esto puede aliviar su dolor.

Presione con una almohada sobre su incisión cuando tenga tos o estornude para aliviar la molestia y proteger la incisión.

Cuidado de la herida

Si se utilizaron puntos, grapas o goma para cerrar la piel, puede retirar cualquier apósito (vendaje) y tomar una ducha el día después de la cirugía.

Si se usaron cintas quirúrgicas para cerrar la piel, cubra las heridas con una envoltura de plástico antes de ducharse durante la primera semana. NO intente quitarse las cintas con agua. Se desprenderán en aproximadamente una semana.

NO se moje en una bañera o jacuzzi (hidromasaje) ni vaya a nadar hasta que el cirujano le diga que puede hacerlo (por lo general 1 semana).

Prevención de infecciones

La mayoría de las personas llevan una vida normal y activa sin el bazo. Pero siempre hay un riesgo de infección. Esto se debe a que el bazo es parte del sistema inmunitario del cuerpo que ayuda a combatir las infecciones.

Después de que le extirpen el bazo, usted será más propenso a contraer infecciones.

  • Durante la primera semana después de la cirugía, revise su temperatura todos los días.
  • Coméntele al cirujano de inmediato si tiene fiebre, dolor de garganta, dolor de cabeza, dolor abdominal o diarrea, o una lesión que le rompe la piel.

Mantener las vacunas al día será muy importante. Pregúntele al médico si usted debe hacerse aplicar estas vacunas:

Medidas que puede tomar para ayudar a prevenir infecciones:

  • Coma alimentos saludables para mantener el sistema inmunitario fuerte.
  • Evite las multitudes por las primeras 2 semanas después de regresar a su hogar.
  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón. Pida a sus familiares que hagan lo mismo.
  • Consiga tratamiento para cualquier mordedura, ya sea de humanos o de animales, inmediatamente.
  • Protéjase la piel cuando vaya a acampar o de excursión o cuando realice otras actividades al aire libre. Use mangas largas y pantalones.
  • Coméntele al médico si planea viajar fuera del país.
  • Coméntele a todos sus proveedores de atención médica que lo atienden (dentistas, médicos, enfermeros o enfermeros practicantes) que usted no tiene bazo.
  • Usted puede incluso comprar y usar un brazalete que le indique que usted no tiene bazo.

Cuándo llamar al médico

Llame al cirujano o al personal de enfermería si tiene alguno de los siguientes:

  • Temperatura de 101°F (38.3°C) o superior
  • Incisiones que están sangrando, están rojas o calientes al tacto, o supuran una secreción espesa o lechosa de color amarillo, verde o similar al pus
  • Sus analgésicos no están funcionando
  • Le cuesta trabajo respirar
  • Tos que no desaparece
  • No puede beber ni comer
  • Le aparece una erupción cutánea y se siente enfermo

Referencias

Mier F, Hunter JG. Laparoscopic splenectomy. In: Cameron JL, Cameron AM, eds. Current Surgical Therapy. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:1505-1509.

Poulose BK, Holzman MD. The spleen. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 56.

Volver arriba Sólo texto

 

Actualizado: 3/12/2019

Versión en inglés revisada por: Debra G. Wechter, MD, FACS, general surgery practice specializing in breast cancer, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos