English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Mantenerse activo cuando se tiene una cardiopatía

Es importante hacer ejercicio regularmente cuando tiene una enfermedad cardíaca. La actividad física puede fortalecer su músculo cardíaco y ayudarle a controlar su presión arterial y los niveles de colesterol.

Nombres Alternativos

Cardiopatía - actividad; EAC - actividad; Enfermedad de las arterias coronarias - actividad; Angina - actividad

El ejercicio y su corazón

Realizar ejercicio regularmente cuando se tiene una cardiopatía es importante.

El ejercicio puede fortalecer el miocardio (músculo del corazón). También puede ayudarlo a mantenerse más activo sin dolor en el pecho ni otros síntomas.

El ejercicio puede ayudar a bajar la presión arterial y el colesterol. Si tiene diabetes, puede ayudarle a controlar su azúcar en la sangre.

Hacer ejercicio regularmente le puede ayudar a bajar de peso y también se sentirá mejor.

El ejercicio también le ayudará a mantener los huesos fuertes.

Hable siempre con su proveedor de atención médica antes de empezar un programa de ejercicios. Es necesario constatar que el ejercicio que le gustaría hacer será seguro para usted. Esto es particularmente importante si:

  • Recientemente tuvo un ataque cardíaco.
  • Ha estado experimentando dolor de pecho o presión en el pecho o dificultad para respirar.
  • Tiene diabetes.
  • Recientemente le realizaron un procedimiento o una cirugía del corazón.

Tipos de ejercicio que puede hacer

El proveedor le dirá qué ejercicio es el mejor para usted. Hable con él antes de empezar un nuevo programa de ejercicios. Consulte también antes de realizar una actividad más difícil.

La actividad aeróbica emplea el corazón y los pulmones por un período de tiempo largo. Igualmente, le ayuda al corazón a usar mejor el oxígeno y mejora la circulación. Usted desea que su corazón trabaje un poco más cada vez, pero no hacerlo trabajar demasiado fuerte.

Comience lentamente. Escoja una actividad aeróbica como caminar, nadar, trotar suavemente o montar en bicicleta. Haga esto por lo menos de 3 a 4 veces por semana.

Haga siempre 5 minutos de estiramiento o camine un poco para calentar los músculos y el corazón antes de hacer ejercicio. Tome un tiempo para enfriarse después de hacer ejercicio. Haga la misma actividad pero a un ritmo más lento.

Tome períodos de reposo antes de cansarse demasiado. Si se siente cansado o tiene cualquier síntoma en el corazón, pare. Use ropa cómoda para el ejercicio que esté haciendo.

Cuando haga calor, practique ejercicio en la mañana o en la noche. Tenga cuidado de no llevar puestas demasiadas capas de ropa. También puede ir a caminar a un centro comercial techado.

Cuando haga frío, cúbrase la nariz y la boca al ejercitarse al aire libre. Vaya a un centro comercial techado si está nevando o haciendo mucho frío como para hacer ejercicio afuera. Pregúntele al proveedor si ESTÁ DE ACUERDO con que usted haga ejercicio cuando la temperatura esté bajo cero.

El entrenamiento de resistencia con pesas puede mejorar su fuerza y ayudar a los músculos a trabajar mejor juntos. Esto puede facilitar la realización de actividades diarias. Estos ejercicios son buenos para usted. Pero tenga presente que no le ayudan a su corazón como lo hace el ejercicio aeróbico.

Revise primero su rutina de entrenamiento con pesas con su proveedor. Tómelo con calma y no se esfuerce demasiado. Es mejor hacer más series de ejercicios más ligeros que entrenar demasiado fuerte cuando usted tiene una cardiopatía.

Es posible que necesite la asesoría de un fisioterapeuta o entrenador. Cualquiera de ellos puede mostrarle cómo hacer los ejercicios de la manera correcta. Cerciórese de respirar en forma regular, cambie entre el trabajo de la parte superior e inferior del cuerpo. Descanse con frecuencia.

Usted puede ser candidato para un programa de rehabilitación cardíaca formal. Pregúntele al proveedor si puede recomendarlo.

Regule el ritmo y conozca sus límites

Si el ejercicio que hace le exige demasiado esfuerzo al corazón, puede presentar dolor y otros síntomas, tales como:

  • Vértigo o mareo
  • Dolor en el pecho
  • Pulso o latidos cardíacos irregulares
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas

Es importante que le preste atención a estos signos de advertencia. Suspenda lo que está haciendo. Descanse.

Sepa cómo tratar los síntomas cardíacos si se presentan.

Lleve siempre consigo algunas píldoras de nitroglicerina.

Si se presentan síntomas, anote lo que estaba haciendo y la hora del día. Comparta esta información con el proveedor. Si estos síntomas son graves o no desaparecen cuando usted suspende la actividad, hágaselo saber a su proveedor enseguida. El proveedor puede aconsejarlo acerca del ejercicio durante sus citas médicas regulares.

Conozca su frecuencia del pulso en reposo. Conozca también cuál es una frecuencia del pulso segura al hacer ejercicio. Trate de tomarse el pulso durante el ejercicio. De esta manera, usted puede saber si el corazón le está latiendo a una frecuencia segura para dicho ejercicio. Si es demasiado alta, vaya más despacio. Vuélvalo a tomar después del ejercicio para ver si regresa a la normalidad al cabo de aproximadamente 10 minutos.

Usted se puede tomar el pulso en la zona de la muñeca debajo de la base del dedo pulgar. Utilice el índice y el tercer dedo de la mano opuesta para localizar su pulso y contar el número de latidos por minuto.

Tome mucha agua. Descanse frecuentemente durante el ejercicio u otras actividades extenuantes.

Cuándo llamar al médico

Llame si siente:

  • Dolor, presión, rigidez o pesadez en el pecho, el brazo, el cuello o la mandíbula
  • Dificultad para respirar
  • Dolores por gases o indigestión
  • Entumecimiento en los brazos
  • Sudor o si pierde color
  • Mareos

Los cambios en su angina pueden significar que su cardiopatía está empeorando. Llame al proveedor si su angina:

  • Se vuelve más fuerte
  • Ocurre con mayor frecuencia
  • Dura más tiempo
  • Ocurre cuando usted no está en actividad o cuando está descansando
  • No mejora cuando toma su medicamento

También llame si usted no puede realizar tanto ejercicio como está acostumbrado a hacer.

Referencias

Fihn SD, Blankenship JC, Alexander KP, et al. 2014 ACC/AHA/AATS/PCNA/SCAI/STS focused update of the guideline for the diagnosis and management of patients with stable ischemic heart disease: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines, and the American Association for Thoracic Surgery, Preventive Cardiovascular Nurses Association, Society for Cardiovascular Angiography and Interventions, and Society of Thoracic Surgeons. Circulation. 2014;130:1749-1767. PMID: 25070666 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25070666.

Morrow DA, de Lemos JA. Stable ischemic heart disease. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 61.

Ridker PM, Libby P, Buring JE. Risk markers and primary prevention of coronary heart disease. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 45.

Thompson PD, Ades PA. Exercise-based, comprehensive cardiac rehabilitation. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 54.

Volver arriba Sólo texto

 

Actualizado: 7/25/2018

Versión en inglés revisada por: Michael A. Chen, MD, PhD, Associate Professor of Medicine, Division of Cardiology, Harborview Medical Center, University of Washington Medical School, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos