English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Alta de niños con asma

Asma pediátrica - alta; Sibilancia - alta; Enfermedad reactiva en las vías respiratorias - alta

Su hijo tiene asma, lo que causa que las vías respiratorias de los pulmones se hinchen y estrechen. Ahora que su hijo va a regresar a casa desde el hospital, siga las instrucciones del proveedor de atención médica acerca de cómo cuidar de su hijo. Use la información de abajo como un recordatorio.

Cuando está en el hospital

En el hospital, el proveedor ayudó a su hijo a respirar mejor. Esto probablemente involucró darle oxígeno a través de una mascarilla y medicamentos para abrir las vías respiratorias de los pulmones.

Qué esperar en el hogar

Probablemente su hijo todavía tendrá síntomas de asma después de que salga del hospital. Estos síntomas abarcan:

  • Sibilancias y tos que pueden durar hasta 5 días
  • Puede llevar hasta una semana volver a dormir y comer normalmente

Es posible que necesite dejar de trabajar un tiempo para cuidar de su hijo.

Encárguese del asma de su hijo en el hogar

Asegúrese de conocer los síntomas de asma que debe vigilar en su hijo.

Usted debe saber cómo tomar la lectura del flujo máximo de su hijo y lo que esto significa.

  • Conozca el mejor puntaje personal de su hijo.
  • Conozca cuál es la lectura del flujo máximo de su hijo que le indica que el asma está empeorando.
  • Conozca cuál es la lectura del flujo máximo de su hijo que significa que usted necesita llamar al proveedor de su hijo.

Lleve consigo el número de teléfono del proveedor de su hijo.

Los desencadenantes pueden empeorar los síntomas de asma. Conozca cuáles desencadenantes empeoran el asma de su hijo y qué hacer cuando esto suceda. Los desencadenantes comunes son:

Sepa cómo prevenir o tratar los síntomas de asma que surgen cuando su hijo está activo. Estos factores también podrían desencadenar su asma:

  • Aire frío o seco.
  • Aire contaminado o con humo.
  • Pasto que acaba de ser podado.
  • Empezar y suspender una actividad demasiado rápido. Trate de asegurarse de que su hijo realice calentamiento antes de estar muy activo y que se enfríe gradualmente (vuelva a la calma) después.

Infórmese sobre los medicamentos para el asma de su hijo y la forma como se deben tomar. Estos incluyen:

Mantenga el cigarrillo lejos de su hijo

Nadie debe fumar en el hogar. Esto lo incluye a usted, a los visitantes, a las niñeras de su hijo y a cualquier otra persona que vaya a su casa.

Los fumadores deben fumar afuera y llevar puesto un saco. El saco impedirá que las partículas de humo se les peguen a la ropa, así que este debe dejarse afuera o lejos del niño.

Pregúnteles a las personas que trabajan en la guardería, el preescolar o la escuela del niño, y a cualquier persona que lo cuide, si fuman. Si lo hacen, verifique que fumen lejos de su hijo.

La escuela y el asma

Los niños con asma necesitan mucho apoyo en la escuela. Pueden necesitar ayuda del personal de la escuela para mantener el asma bajo control y poder realizar las actividades escolares.

La escuela debe tener un plan de acción para el asma. Las personas que deben tener una copia de dicho plan abarcan:

  • El docente de su hijo
  • La enfermera de la escuela
  • El director de la escuela
  • Profesores y entrenadores del gimnasio

Su hijo debe estar en capacidad de tomar los medicamentos para el asma en la escuela cuando sea necesario.

El personal escolar debe conocer los desencadenantes del asma de su hijo. Su hijo debe poder irse a otro lugar para alejarse de los desencadenantes del asma, de ser necesario.

Cuándo llamar a su médico

Llame al proveedor de su hijo si el niño tiene cualquiera de las siguientes características:

  • Dificultad para respirar
  • Los músculos del pecho se contraen con cada respiración
  • Respiración de más de 50 a 60 veces por minuto (cuando no está llorando)
  • Está haciendo un ruido de gruñido
  • Se está sentando con los hombros encogidos
  • La piel, las uñas, las encías, los labios o el área alrededor de los ojos tienen un color azulado o grisáceo
  • Extremadamente cansado
  • No está muy activo
  • Tiene cojera o el cuerpo flácido
  • Tiene aleteo en las fosas nasales cuando respira

Igualmente llame al proveedor si su hijo:

  • Pierde el apetito
  • Está irritable
  • Tiene problemas para dormir

Volver arriba Sólo texto

 

Actualizado: 5/20/2018

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos