English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Vía intravenosa periférica en bebés

PIV - bebés; Vía periférica - bebés; Vía intravenosa periférica - bebés; Vía intravenosa periférica - neonatal

Una vía intravenosa periférica (PIV, por sus siglas en inglés) es una sonda o tubo plástico pequeño y corto, llamado catéter. Un proveedor de atención médica la coloca a través de la piel dentro de una vena en el cuero cabelludo, en la mano, el brazo o el pie. Este artículo aborda la PIV en los bebés.

Información

¿POR QUÉ SE UTILIZA UNA PIV?

Un proveedor usa una PIV para suministrarle líquidos o medicamentos a un bebé.

¿CÓMO SE COLOCA UNA PIV?

El proveedor:

  • Limpiará la piel.
  • Introducirá el pequeño catéter con una aguja en el extremo a través de la piel dentro de la vena.
  • Una vez que la PIV esté en la posición apropiada, se retirará la aguja. El catéter permanecerá en la vena.
  • La PIV se conectará a un pequeño tubo de plástico que, a su vez, va conectado a una bolsa intravenosa.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS DE UNA PIV?

Las PIV pueden ser muy difíciles de colocar en un bebé, especialmente si está muy obeso, enfermo o es muy pequeño. En algunos casos, el proveedor no puede ponerla. Si esto sucede, se necesita otra terapia.

Las PIV pueden dejar de funcionar después de un corto periodo de tiempo. Si esto sucede, se quitará y se colocará una nueva.

Si una PIV se sale de la vena, el líquido de la vía intravenosa puede ingresar al cuerpo. Cuando esto sucede, la vía intravenosa se considera "infiltrada". El sitio de la vía intravenosa lucirá hinchado y puede estar rojo. Algunas veces, una infiltración puede ocasionar que la piel y el tejido resulten muy irritados. El bebé puede resultar con una quemadura tisular si el medicamento es realmente irritante para la piel. En algunos casos especiales, se pueden inyectar medicamentos dentro de la piel con el fin de reducir el riesgo de daño cutáneo prolongado a raíz de la infiltración.

Cuando un bebé necesita líquidos o medicamentos intravenosos durante un largo período de tiempo, se utiliza una sonda PICC. Las vías intravenosas normales duran de 1 a 3 días antes de que se presente sangrado y necesiten ser reemplazadas. Una PICC puede permanecer durante 2 a 3 semanas o más.

Referencias

Center of Disease Control and Prevention website. Guidelines for the prevention of intravascular catheter-related infections, 2011. www.cdc.gov/infectioncontrol/guidelines/BSI/index.html. Accessed November 24, 2017.

Said MM, Rais-Bahrami K. Peripheral intravenous line placement. In: MacDonald MG, Ramasethu J, Rais-Bahrami K, eds. Atlas of Procedures in Neonatology. 5th ed. Philadelphia, PA: Wolters Kluwer/Lippincott Williams & Wilkins; 2013:chap 27.

Santillanes G, Claudius I. Pediatric vascular access and blood sampling techniques. In: Roberts J, ed. Roberts and Hedges' Clinical Procedures in Emergency Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 19.

Volver arriba Sólo texto

  • Vía intravenosa periférica - ilustración

    Es un catéter plástico corto y pequeño que se coloca a través de la piel dentro de una vena, usualmente en la mano, el codo o el pie, y ocasionalmente en la cabeza. Esta vía intravenosa periférica se utiliza para administrarle líquidos y medicamentos al bebé.

    Vía intravenosa periférica

    ilustración

  • Vía intravenosa periférica - ilustración

    Es un catéter plástico corto y pequeño que se coloca a través de la piel dentro de una vena, usualmente en la mano, el codo o el pie, y ocasionalmente en la cabeza. Esta vía intravenosa periférica se utiliza para administrarle líquidos y medicamentos al bebé.

    Vía intravenosa periférica

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 12/13/2017

Versión en inglés revisada por: Kimberly G Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos