English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Tomografía computarizada de la columna lumbosacra

TC de la columna; TC - columna lumbosacra; Dolor lumbar - TC; DL - TC

Es una tomografía computarizada de la parte baja de la columna y tejidos circundantes.

Forma en que se realiza el examen

A usted se le pedirá que se acueste sobre una mesa estrecha que se desliza hacia el centro del escáner para la tomografía computarizada. Será necesario que se acueste boca arriba para este examen.

Una vez dentro del escáner, el haz de rayos X de la máquina rota a su alrededor.

Los pequeños detectores que están dentro del escáner miden la cantidad de rayos X que atraviesan la parte del cuerpo que debe ser estudiada. Una computadora toma esta información y la utiliza para crear muchas imágenes, llamadas cortes. Estas imágenes se pueden almacenar, ver en un monitor o imprimir en una película. Se pueden crear modelos tridimensionales de órganos juntando los cortes individuales.

Usted debe estar quieto durante el examen, debido a que el movimiento ocasiona imágenes borrosas. Es posible que le pidan contener la respiración durante períodos cortos.

En algunos casos, se puede inyectar un tinte a base de yodo, llamado medio de contraste, en una vena antes de tomar las imágenes. Este medio de contraste puede resaltar áreas específicas dentro del cuerpo, lo cual crea una imagen más clara.

En otros casos, se realiza una tomografía computarizada de la columna lumbosacra después de la inyección de un medio de contraste en el conducto raquídeo durante una punción lumbar, para evaluar posteriormente la presión sobre los nervios.

El procedimiento generalmente dura unos pocos minutos.

Preparación para el examen

Usted debe quitarse todas las joyas u otros objetos metálicos antes del examen. Estos pueden causar imágenes imprecisas y borrosas.

Si necesita una punción lumbar, le pueden pedir que deje de tomar su medicamento anticoagulante o antiinflamatorios (AINE) por varios días antes del procedimiento. Consulte con su médico con antelación.

Lo que se siente durante el examen

El procedimiento con rayos X es indoloro. Algunas personas pueden sentir incomodidad por el hecho de acostarse sobre una mesa dura.

El medio de contraste puede causar una ligera sensación de ardor, un sabor metálico en la boca y una sensación de calor en el cuerpo. Estas sensaciones son normales y generalmente desaparecen al cabo de unos pocos segundos.

Razones por las que se realiza el examen

Una tomografía computarizada crea rápidamente imágenes detalladas del cuerpo. Una tomografía computarizada de la columna lumbosacra puede evaluar fracturas y cambios de la columna, como los debidos a la artritis o las deformidades.

Significado de los resultados anormales

La tomografía computarizada de la columna lumbosacra puede revelar las siguientes afecciones o enfermedades:

Riesgos

El tipo de contraste más común que se inyecta en la vena contiene yodo. Si a una persona con alergia a este elemento se le administra este tipo de medio de contraste, se pueden presentar ronchas, picazón, náuseas, dificultad respiratoria u otros síntomas.

Si usted padece problemas renales, diabetes o está con diálisis para el riñón, hable con su proveedor de atención médica antes del examen acerca de sus riesgos.

Las tomografías computarizadas y otros exámenes con rayos X se vigilan y controlan estrictamente para garantizar que se utilice la menor cantidad de radiación. El riesgo asociado con cualquier tomografía individual es pequeño. Este se incrementa a media que se llevan a cabo muchas más tomografías.

En algunos casos, una tomografía computarizada aun se puede efectuar si los beneficios superan con creces a los riesgos. Por ejemplo, puede ser más riesgoso no practicar el examen, si su proveedor piensa que usted podría tener cáncer.

Las mujeres embarazadas o lactantes deben consultar con su proveedor acerca del riesgo de las tomografías computarizadas para el bebé. La radiación durante el embarazo puede afectar al bebé y el medio de contraste utilizado con la TC puede ingresar en la leche maternal.

Referencias

Shaw AS, Prokop M. Computed tomography. In: Adam A, Dixon AK, Gillard JH, Schaefer-Prokop CM, eds. Grainger & Allison's Diagnostic Radiology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2015:chap 4.

Thomsen HS, Reimer P. Intravascular contrast media for radiography, CT, MRI, and ultrasound. In: Adam A, Dixon AK, Gillard JH, Schaefer-Prokop CM, eds. Grainger & Allison's Diagnostic Radiology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2015:chap 2.

Volver arriba Sólo texto

  • TC - ilustración

    TC significa tomografía computarizada. En este procedimiento, un delgado haz de rayos X es rotado alrededor del área del cuerpo que va a ser visualizada. A través de procesos matemáticos muy complicados llamados algoritmos, la computadora puede generar imágenes tridimensionales de una sección del cuerpo. La TC es muy minuciosa y proporciona al médico excelente información.

    TC

    ilustración

  • Columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral está dividida en varias secciones. Las vértebras cervicales forman el cuello. Las vértebras torácicas comprenden la porción del tórax y tienen costillas adheridas a ellas. Las vértebras lumbares son las vértebras restantes que están por debajo del último hueso torácico y en la parte superior del sacro. Las vértebras sacros están rodeadas por los huesos de la pelvis y el cóccix representa las vértebras terminales o rastros de la cola.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Vértebras lumbares (parte baja de la espalda) - ilustración

    Estas son las cinco vértebras de la parte baja de la espalda. La última vértebra (en la esquina superior izquierda de la fotografía) se une al sacro y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento torácico de la espalda. Las vértebras son más anchas y fuertes que los otros huesos de la columna, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la parte baja de la espalda, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al cinco y se conocen como L1, L2, L3, etc., empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras lumbares (parte baja de la espalda)

    ilustración

  • Vértebras torácicas (parte media de la espalda) - ilustración

    Éstas son las doce vértebras de la parte media de la espalda. La última vértebra (a la izquierda de la fotografía) se une a la columna lumbar (inferior) y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento cervical de la espalda (cuello). Las vértebras son más anchas y fuertes que los huesos cervicales, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la espalda media, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al doce y se conocen como T1, T2, T3, et cetera, empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras torácicas (parte media de la espalda)

    ilustración

  • Vértebras lumbares - ilustración

    Hay cinco vértebras lumbares ubicadas en la parte baja de la espalda. Estas vértebras son las que reciben la mayor presión y son la porción de la espalda que soporta peso. Las vértebras lumbares son las que permiten movimientos tales como flexión y extensión y algunas flexiones laterales.

    Vértebras lumbares

    ilustración

  • TC - ilustración

    TC significa tomografía computarizada. En este procedimiento, un delgado haz de rayos X es rotado alrededor del área del cuerpo que va a ser visualizada. A través de procesos matemáticos muy complicados llamados algoritmos, la computadora puede generar imágenes tridimensionales de una sección del cuerpo. La TC es muy minuciosa y proporciona al médico excelente información.

    TC

    ilustración

  • Columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral está dividida en varias secciones. Las vértebras cervicales forman el cuello. Las vértebras torácicas comprenden la porción del tórax y tienen costillas adheridas a ellas. Las vértebras lumbares son las vértebras restantes que están por debajo del último hueso torácico y en la parte superior del sacro. Las vértebras sacros están rodeadas por los huesos de la pelvis y el cóccix representa las vértebras terminales o rastros de la cola.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Vértebras lumbares (parte baja de la espalda) - ilustración

    Estas son las cinco vértebras de la parte baja de la espalda. La última vértebra (en la esquina superior izquierda de la fotografía) se une al sacro y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento torácico de la espalda. Las vértebras son más anchas y fuertes que los otros huesos de la columna, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la parte baja de la espalda, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al cinco y se conocen como L1, L2, L3, etc., empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras lumbares (parte baja de la espalda)

    ilustración

  • Vértebras torácicas (parte media de la espalda) - ilustración

    Éstas son las doce vértebras de la parte media de la espalda. La última vértebra (a la izquierda de la fotografía) se une a la columna lumbar (inferior) y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento cervical de la espalda (cuello). Las vértebras son más anchas y fuertes que los huesos cervicales, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la espalda media, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al doce y se conocen como T1, T2, T3, et cetera, empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras torácicas (parte media de la espalda)

    ilustración

  • Vértebras lumbares - ilustración

    Hay cinco vértebras lumbares ubicadas en la parte baja de la espalda. Estas vértebras son las que reciben la mayor presión y son la porción de la espalda que soporta peso. Las vértebras lumbares son las que permiten movimientos tales como flexión y extensión y algunas flexiones laterales.

    Vértebras lumbares

    ilustración

 

Actualizado: 8/15/2018

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos