English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Pústulas

Las pústulas son, llenas de pus, llagas pequeñas, inflamadas similares a ampollas (lesiones) en la superficie de la piel.

Consideraciones

Las pústulas son comunes cuando hay acné y foliculitis (inflamación del folículo piloso). Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más frecuentes en estas áreas siguientes:

  • La espalda
  • La cara
  • Sobre el esternón
  • Los hombros
  • Las áreas que presentan sudoración como la ingle y las axilas

Las pústulas pueden ser un signo de una infección. Deben ser examinadas por un proveedor de atención médica y pueden necesitar ser evaluadas (mediante cultivo) en busca de bacterias y hondos.

Referencias

Habif TP. Principles of diagnosis and anatomy. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 1.

Marks JG, Miller JJ. Pustules. In: Marks JG, Miller JJ, eds. Lookingbill and Marks' Principles of Dermatology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 12.

Volver arriba Sólo texto

  • Pústulas - superficiales en el brazo - ilustración

    La infección de las capas más externas de la piel, especialmente cuando es causada por estafilococos, puede producir pústulas, las cuales se ven como pequeñas ampollas llenas de un material espeso amarillento.

    Pústulas - superficiales en el brazo

    ilustración

  • Acné - vista de cerca de lesiones pustulosas - ilustración

    Las lesiones del acné generalmente contienen pus. Esta fotografía muestra unas pequeñas pústulas acneicas rodeadas de inflamación (eritema), vistas de cerca.

    Acné - vista de cerca de lesiones pustulosas

    ilustración

  • Acné - quístico en el rostro - ilustración

    La localización más común del acné es en la cara. Aquí se pueden ver pústulas rojas (eritematosas), de 4 a 6 milímetros, algunas con cicatrices unidas y canales fistulosos (pasajes conectados). El acné severo puede tener un profundo impacto psicológico y puede causar cicatrices. Actualmente existen tratamientos efectivos disponibles para este tipo de acné.

    Acné - quístico en el rostro

    ilustración

  • Dermatitis por contacto - pustular - ilustración

    Este es un primer plano de una dermatitis que consiste en una lesión o placa roja (eritematosa) y extensa, que presenta áreas de contenido purulento (pústulas).

    Dermatitis por contacto - pustular

    ilustración

  • Pústulas - superficiales en el brazo - ilustración

    La infección de las capas más externas de la piel, especialmente cuando es causada por estafilococos, puede producir pústulas, las cuales se ven como pequeñas ampollas llenas de un material espeso amarillento.

    Pústulas - superficiales en el brazo

    ilustración

  • Acné - vista de cerca de lesiones pustulosas - ilustración

    Las lesiones del acné generalmente contienen pus. Esta fotografía muestra unas pequeñas pústulas acneicas rodeadas de inflamación (eritema), vistas de cerca.

    Acné - vista de cerca de lesiones pustulosas

    ilustración

  • Acné - quístico en el rostro - ilustración

    La localización más común del acné es en la cara. Aquí se pueden ver pústulas rojas (eritematosas), de 4 a 6 milímetros, algunas con cicatrices unidas y canales fistulosos (pasajes conectados). El acné severo puede tener un profundo impacto psicológico y puede causar cicatrices. Actualmente existen tratamientos efectivos disponibles para este tipo de acné.

    Acné - quístico en el rostro

    ilustración

  • Dermatitis por contacto - pustular - ilustración

    Este es un primer plano de una dermatitis que consiste en una lesión o placa roja (eritematosa) y extensa, que presenta áreas de contenido purulento (pústulas).

    Dermatitis por contacto - pustular

    ilustración

 

Actualizado: 10/8/2018

Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos