English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Hemorragia digestiva

Hemorragia digestiva baja; Sangrado intestinal; Hemorragia digestiva alta; Hematoquecia

Se refiere a cualquier sangrado que se origine en el tubo digestivo.

El sangrado puede provenir de cualquier sitio a lo largo del tubo digestivo, pero a menudo se divide en:

  • Hemorragia digestiva alta: El tubo digestivo alto incluye el esófago (el conducto que va desde la boca hasta el estómago), el estómago y la primera parte del intestino delgado.
  • Hemorragia digestiva baja: El tubo digestivo bajo incluye la mayor parte del intestino delgado, el intestino grueso, el recto y el ano.

Consideraciones

La cantidad de hemorragia digestiva puede ser tan pequeña que solo puede detectarse en una prueba de laboratorio como el examen de sangre oculta en heces. Otros signos de hemorragia digestiva incluyen:

  • Heces alquitranosas y oscuras
  • Cantidades más grandes de sangre que salen del recto
  • Cantidades pequeñas de sangre en el inodoro, en el papel higiénico o en vetas en las heces (excrementos)
  • Vómito de sangre

El sangrado profuso del tubo digestivo puede ser peligroso. Sin embargo, incluso las cantidades muy pequeñas de sangrado que ocurren durante un período largo de tiempo pueden llevar a problemas tales como anemia o hemogramas bajos.

Una vez que se encuentra el sitio donde se ha producido, existen numerosas terapias disponibles para detener la hemorragia o tratar la causa.

Causas

La hemorragia digestiva puede deberse a afecciones que no son serias, como:

  • Fisura anal
  • Hemorroides

Sin embargo, la hemorragia digestiva puede ser un signo de enfermedades y afecciones más serias, como los siguientes cánceres del tubo digestivo:

  • Cáncer de colon
  • Cáncer del intestino delgado
  • Cáncer del estómago
  • Pólipos intestinales (una afección precancerosa)

Otras posibles causas de hemorragia digestiva incluyen:

  • Vasos sanguíneos anormales en el revestimiento de los intestinos (también llamados angiodisplasia)
  • Divertículo sangrante o diverticulosis
  • Enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa
  • Várices esofágicas
  • Esofagitis
  • Úlcera gástrica (estómago)
  • Intususcepción (intestino que se introduce en sí mismo)
  • Desgarro de Mallory-Weiss
  • Divertículo de Meckel
  • Lesión por radiación al intestino

Cuidados en el hogar

Existen exámenes coprológicos caseros para detectar sangre microscópica que se pueden recomendar para personas con anemia o para un examen de detección de cáncer de colon.

Cuándo contactar a un profesional medico

Llame a su proveedor de atención médica si:

Lo que se puede esperar en el consultorio medico

Su proveedor puede diagnosticar la hemorragia digestiva durante un examen al momento de la visita al consultorio.

La hemorragia digestiva puede ser una afección de emergencia que requiera atención médica inmediata. El tratamiento puede implicar:

  • Transfusiones de sangre.
  • Líquidos y medicamentos intravenosos.
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD). Una sonda delgada con una cámara en el extremo se pasa a través de la boca hasta el esófago, el estómago y el intestino delgado.
  • Se coloca una sonda a través de la boca hasta el estómago para vaciar los contenidos estomacales (lavado gástrico).

Una vez estabilizada la afección, se lleva a cabo un examen físico, incluyendo una revisión abdominal detallada. Igualmente, se le harán preguntas acerca de los síntomas, como:

  • ¿Cuándo notó por primera vez los síntomas?
  • ¿Tuvo heces negras, alquitranosas o sangre roja en las heces?
  • ¿Ha vomitado sangre?
  • ¿Vomitó un material que se parece a desecho de café?
  • ¿Tiene antecedentes de úlcera péptica o de úlcera duodenal?
  • ¿Alguna vez ha tenido síntomas como estos antes?
  • ¿Qué otros síntomas se presentan?

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

  • Tomografía computarizada del abdomen
  • Resonancia magnética del abdomen
  • Radiografía abdominal
  • Angiografía
  • Gammagrafía del sangrado (gammagrafía con glóbulos rojos marcados)
  • Pruebas de la coagulación sanguínea
  • Endoscopia con cápsula (cámara en forma de cápsula que se traga para visualizar el intestino delgado)
  • Colonoscopia
  • Conteo sanguíneo completo (CSC), pruebas de coagulación, conteo de plaquetas y otros exámenes de laboratorio
  • Enteroscopia
  • Sigmoidoscopia
  • EGD o endoscopia esofagogastroduodenal

Referencias

Kovacs TO, Jensen DM. Gastrointestinal hemorrhage. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 135.

Meguerdichian DA, Goralnick E. Gastrointestinal bleeding. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 27.

Savides TJ, Jensen DM. Gastrointestinal bleeding. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology/Diagnosis/Management. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 20.

Volver arriba Sólo texto

  • Sangrado del tracto gastrointestinal - serie - Anatomía normal

    Presentación

  •  
  • Prueba de sangre oculta en heces - ilustración

    Una prueba de sangre oculta en heces es un examen no invasivo con el que se detecta la presencia de sangre escondida en las heces. La sangre en las heces que no es visible a menudo es el primero, y en muchos casos el único, signo de advertencia de que la persona tiene una enfermedad colorrectal, incluyendo el cáncer de colon.

    Prueba de sangre oculta en heces

    ilustración

  • Sangrado del tracto gastrointestinal - serie - Anatomía normal

    Presentación

  •  
  • Prueba de sangre oculta en heces - ilustración

    Una prueba de sangre oculta en heces es un examen no invasivo con el que se detecta la presencia de sangre escondida en las heces. La sangre en las heces que no es visible a menudo es el primero, y en muchos casos el único, signo de advertencia de que la persona tiene una enfermedad colorrectal, incluyendo el cáncer de colon.

    Prueba de sangre oculta en heces

    ilustración

 

Actualizado: 12/27/2018

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos