English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Heces con olor fétido

Heces malolientes; Heces con mal olor

Son heces con muy mal olor. Con mucha frecuencia, tienen que ver con lo que uno come, pero pueden ser una señal de una afección.

Consideraciones

Las heces normalmente tienen un olor desagradable. La mayoría de las veces es un olor familiar. Las heces que tienen un olor extremadamente desagradable y anormal pueden deberse a ciertas afecciones. Estas heces con olor fétido también tienen causas normales, como los cambios en la alimentación.

Causas

Las causas pueden incluir:

Cuidados en el hogar

Los cuidados en el hogar dependen de lo que esté causando el problema. Las medidas que se pueden tomar incluyen:

  • Acate las instrucciones del proveedor de atención médica.
  • Si le han mandado una dieta especial, sígala al pie de la letra.
  • Si tiene diarrea, beba más líquidos para no deshidratarse.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene:

  • Heces negras o pálidas frecuentes
  • Sangre en las heces
  • Cambios en las heces relacionados con la dieta
  • Escalofríos
  • Cólicos
  • Fiebre
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica. Las preguntas pueden ser:

  • ¿Cuándo notó el cambio por primera vez?
  • ¿Tienen las heces un color anormal (especialmente de color pálido o color arcilla)?
  • ¿Tuvo heces negras (melena)?
  • ¿Es difícil que las heces se vayan por el inodoro?
  • ¿Qué tipo de dieta ha ingerido recientemente?
  • ¿Mejora o empeora el olor al cambiar la dieta?
  • ¿Qué otros síntomas tiene?

Su proveedor puede tomar una muestra de materia fecal. Se pueden necesitar otros exámenes.

Referencias

Hogenauer C, Hammer HF. Maldigestion and malabsorption. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 104.

McQuaid KR. Approach to the patient with gastrointestinal disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 132.

Swartz MH. The abdomen. In: Swartz MH, ed. Textbook of Physical Diagnosis. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 14.

Volver arriba Sólo texto

  • Anatomía digestiva inferior - ilustración

    El alimento pasa desde el estómago al intestino delgado y en este último es donde se presenta la absorción de todos los nutrientes. Lo que no haya sido absorbido en el intestino delgado pasa al colon, en donde la mayor parte del agua es absorbida a partir de los residuos de los alimentos. Luego, los residuos son eliminados del cuerpo como heces.

    Anatomía digestiva inferior

    ilustración

  • Anatomía digestiva inferior - ilustración

    El alimento pasa desde el estómago al intestino delgado y en este último es donde se presenta la absorción de todos los nutrientes. Lo que no haya sido absorbido en el intestino delgado pasa al colon, en donde la mayor parte del agua es absorbida a partir de los residuos de los alimentos. Luego, los residuos son eliminados del cuerpo como heces.

    Anatomía digestiva inferior

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 6/21/2018

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos