English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Dolor de oído

Otalgia; Dolor - el oído; Dolor de oídos

Es un dolor agudo, sordo o urente en uno o en ambos oídos. El dolor puede ser temporal o constante. Las afecciones conexas abarcan:

Consideraciones

Los síntomas de una infección del oído pueden incluir:

Muchos niños presentarán hipoacusia leve durante o inmediatamente después de una infección del oído. La mayoría de las veces, el problema desaparece. La hipoacusia permanente es infrecuente, pero el riesgo aumenta con el número de infecciones.

Causas

La trompa de Eustaquio va desde la parte media de cada oído hasta la parte posterior de la garganta. Esta trompa drena líquido que se produce en el oído medio. Si la trompa de Eustaquio resulta bloqueada, se puede acumular líquido. Esto puede llevar a presión por detrás del tímpano o a una infección del oído.

En los adultos, es menos probable que el dolor de oído sea debido a una infección en este órgano. El dolor que se siente en el oído puede provenir de otro lugar, como de la articulación en la mandíbula (articulación temporomandibular), los dientes o la garganta. Esto se llama dolor "referido".

Las causas del dolor de oído pueden abarcar:

El dolor de oído en un niño o bebé puede deberse a una infección. Otras causas pueden abarcar:

  • Irritación del conducto auditivo externo por el uso de aplicadores de algodón.
  • Jabón o champú que quedan en el oído.

Cuidados en el hogar

Las siguientes medidas pueden ayudar en caso de dolor de oído:

  • Colocar una compresa fría o paños húmedos fríos en el oído externo durante 20 minutos para reducir el dolor.
  • Masticar puede ayudar a aliviar el dolor y la presión de una infección del oído. (La goma de mascar puede ser un peligro de ahogamiento para niños pequeños).
  • Descansar en una posición erguida en lugar de acostarse puede reducir la presión en el oído medio.
  • Las gotas óticas de venta libre se pueden emplear para aliviar el dolor siempre y cuando el tímpano no presente ruptura.
  • Los analgésicos de venta libre, como el paracetamol o el ibuprofeno, pueden proporcionar un alivio en el dolor de oído para los adultos y los niños. (NO le dé ácido acetilsalicílico [aspirin] a los niños).

Para el dolor de oído causado por cambio de altitud como sucede en un avión:

  • Tragar o masticar goma de mascar a medida que el avión desciende.
  • Dejar que los bebés chupen biberón o se amamanten.

Los siguientes pasos pueden ayudar a prevenir dolores de oído:

  • Evite fumar cerca de los niños. El tabaquismo pasivo es una causa importante de las infecciones del oído en los niños.
  • Prevenga infecciones del oído externo no poniendo objetos en el oído.
  • Seque las orejas bien después de bañarse o nadar.
  • Tome medidas para controlar las alergias. Trate de evitar los desencadenantes de las alergias.
  • Pruebe con un aerosol nasal de esteroides para ayudar a reducir las infecciones del oído. (Sin embargo, los descongestionantes y antihistamínicos de venta libre no previenen las infecciones del oído.)

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si:

  • Su hijo presenta una fiebre alta o dolor intenso o parece estar más enfermo de lo normal por una infección de oído.
  • Su hijo tiene nuevos síntomas como mareo, dolor de cabeza, inflamación alrededor del oído o debilidad en los músculos faciales.
  • El dolor intenso cesa repentinamente (esto puede ser un signo de ruptura del tímpano).
  • Los síntomas (dolor, fiebre o irritabilidad) empeoran o no mejoran al cabo de 24 a 48 horas.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y evaluará el oído, la nariz y la garganta.

El dolor, la sensibilidad o el enrojecimiento de la apófisis mastoides por detrás del oído en el cráneo a menudo es un signo de una infección seria.

Referencias

Bauer CA, Jenkins HA. Otologic symptoms and syndromes. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 156.

Haddad J, Dodhia SN. General considerations in evaluation of the ear. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 654.

Klein JO. Otitis externa, otitis media, and mastoiditis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 62.

O'Handley JG, Tobin EJ, Shah AR. Otorhinolaryngology In: Rakel RE, Rakel DP, eds. Textbook of Family Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 18.

Volver arriba Sólo texto

  • Anatomía del oído - ilustración

    El oído consta de estructuras externas, medias e internas. El tímpano y los 3 huesecillos conducen el sonido desde el tímpano hasta la cóclea (caracol).

    Anatomía del oído

    ilustración

  • Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo - ilustración

    Las estructuras externas del oído pueden ayudar a diagnosticar algunas condiciones por la presencia o la ausencia de puntos de referencia normales y rasgos anormales tales como pliegues en el lóbulo de la oreja, orificios y excrecencias preauriculares.

    Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo

    ilustración

  • Anatomía del oído - ilustración

    El oído consta de estructuras externas, medias e internas. El tímpano y los 3 huesecillos conducen el sonido desde el tímpano hasta la cóclea (caracol).

    Anatomía del oído

    ilustración

  • Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo - ilustración

    Las estructuras externas del oído pueden ayudar a diagnosticar algunas condiciones por la presencia o la ausencia de puntos de referencia normales y rasgos anormales tales como pliegues en el lóbulo de la oreja, orificios y excrecencias preauriculares.

    Hallazgos médicos basados en la anatomía del oído externo

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 2/19/2018

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Internal review and update on 03/28/2019 by by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos