English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Nistagmo

Movimientos del ojo de un lado a otro; Movimientos involuntarios del ojo; Movimientos oculares rápidos de lado a lado; Movimientos incontrolables de los ojos; Movimientos oculares - incontrolables

Es un término para describir movimientos rápidos e involuntarios de los ojos que pueden ser:

  • De un lado a otro (nistagmo horizontal)
  • Arriba y abajo (nistagmo vertical)
  • Rotatorio (nistagmo rotatorio o de torsión)

Según la causa, estos movimientos pueden ser en un ojo o en ambos.

El nistagmo puede afectar la visión, el equilibrio y la coordinación. 

Consideraciones

Los movimientos oculares involuntarios del nistagmo son causados por anomalías de funcionamiento en las áreas del cerebro que controlan los movimientos de los ojos. La parte del oído interno que percibe el movimiento y la posición (el laberinto) ayuda a controlar los movimientos oculares.

Hay dos formas de nistagmo:

  • Síndrome de nistagmo infantil (SNI) que está presente al nacer (congénito).
  • Nistagmo adquirido que se presenta posteriormente en la vida debido a una enfermedad o lesión.

Causas

NISTAGMO QUE ESTÁ PRESENTE AL NACER (síndrome de nistagmo infantil o SNI).

El síndrome de nistagmo infantil generalmente es leve. No se vuelve más grave y no está relacionado con ningún otro trastorno.

Las personas con esta afección no son conscientes de los movimientos del ojo, pero otras pueden verlos. Si estos movimientos son pronunciados, la agudeza visual (agudeza de la visión) puede estar por debajo de 20/20. La cirugía puede mejorar la visión.

El nistagmo puede ser causado por enfermedades congénitas del ojo. Aunque esto es poco frecuente, un especialista ocular (oftalmólogo) debe evaluar a cualquier niño que padezca nistagmo para verificar la presencia de la enfermedad ocular.

NISTAGMO ADQUIRIDO

La causa más común de nistagmo adquirido son ciertos fármacos o medicamentos. La fenitoína (Dilantin), un medicamento anticonvulsivo, el exceso de alcohol o cualquier sedante puede alterar el funcionamiento del laberinto.

Otras causas abarcan:

Cualquier enfermedad cerebral, como esclerosis múltiple o tumores cerebrales, puede causar nistagmo si se presenta daño a las áreas que controlan el movimiento de los ojos.

Cuidados en el hogar

Es posible que necesite hacer cambios en el hogar para ayudar con el mareo, los problemas visuales o los trastornos del sistema nervioso.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor de atención médica si tiene síntomas de nistagmo o cree que podría tener esta afección.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor tomará una historia clínica cuidadosa y llevará a cabo un examen físico completo, enfocándose en el sistema nervioso y el oído interno. El proveedor le puede solicitar que use un par de lentes que aumentan el tamaño de los ojos como parte de la evaluación.

Para examinar el nistagmo, el proveedor puede usar el siguiente procedimiento:

  • Usted girará durante alrededor de 30 segundos, se detendrá e intentará fijar la mirada en un objeto.
  • Los ojos se moverán primero lentamente en una dirección y luego se moverán rápidamente en la dirección opuesta.

Si usted tiene nistagmo debido a una enfermedad, estos movimientos oculares dependerán de la causa.

Se pueden realizar los siguientes exámenes:

No existe ningún tratamiento para la mayoría de casos de nistagmo congénito. El tratamiento para el nistagmo adquirido depende de la causa. En algunos casos, el nistagmo es irreversible. En los casos debidos a medicamentos o infección, el nistagmo por lo regular desaparece después de que la causa mejora.

Algunos tratamientos pueden ayudar a mejorar la función visual de las personas con el síndrome de nistagmo infantil:

  • Prismas
  • Cirugía como la tenotomía
  • Terapias farmacológicas para el nistagmo infantil

Referencias

Lavin PJM. Neuro-ophthalmology: ocular motor system. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 44.

Proudlock FA, Gottlob I. Nystagmus in childhood. In: Lambert SR, Lyons CJ, eds. Taylor and Hoyt's Pediatric Ophthalmology and Strabismus. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 89.

Quiros PA, Chang MY. Nyastagmus, saccadic intrusions, and oscillations. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 9.19.

Volver arriba Sólo texto

  • Anatomía interna y externa del ojo - ilustración

    La córnea permite que la luz penetre en el ojo. A medida que la luz pasa a través del ojo, el iris cambia su forma al expandirse y permitir que pase más luz o al contraerse y permitir que pase menos luz para cambiar el tamaño de la pupila. Posteriormente, el cristalino cambia de forma para permitir un enfoque cuidadoso de luz en la retina. La luz excita los fotoreceptores que, paulatinamente, mediante un proceso químico, transmiten señales nerviosas al cerebro a través del nervio óptico. Finalmente, el cerebro procesa estos impulsos nerviosos y los traduce en forma de visión.

    Anatomía interna y externa del ojo

    ilustración

  • Anatomía interna y externa del ojo - ilustración

    La córnea permite que la luz penetre en el ojo. A medida que la luz pasa a través del ojo, el iris cambia su forma al expandirse y permitir que pase más luz o al contraerse y permitir que pase menos luz para cambiar el tamaño de la pupila. Posteriormente, el cristalino cambia de forma para permitir un enfoque cuidadoso de luz en la retina. La luz excita los fotoreceptores que, paulatinamente, mediante un proceso químico, transmiten señales nerviosas al cerebro a través del nervio óptico. Finalmente, el cerebro procesa estos impulsos nerviosos y los traduce en forma de visión.

    Anatomía interna y externa del ojo

    ilustración

 

Actualizado: 3/12/2019

Versión en inglés revisada por: Alireza Minagar, MD, MBA, Professor, Department of Neurology, LSU Health Sciences Center, Shreveport, LA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos