English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Rubéola congénita

Es una afección que ocurre en un bebé cuya madre está infectada con el virus que causa la rubéola. Congénita significa que la afección está presente desde el nacimiento.

Causas

La rubéola congénita ocurre cuando el virus de la rubéola en la madre afecta al feto en los primeros 3 meses del embarazo. Después del cuarto mes, si la mujer tiene una infección de rubéola, es menos probable que la infección ocasione daños al feto.

La cantidad de bebés que nacen con rubéola congénita es mucho menor desde que se desarrolló la vacuna para la rubéola.

Las mujeres embarazadas que no estén vacunadas contra la rubéola y que no hayan padecido esta enfermedad están en riesgo de infectarse e infectar a sus bebés nonatos.

Síntomas

Los síntomas en el bebé pueden incluir:

  • Córneas opacas o pupila de apariencia blanca
  • Sordera
  • Retraso del desarrollo
  • Somnolencia excesiva
  • Irritabilidad
  • Bajo peso al nacer
  • Funcionamiento mental debajo del promedio (discapacidad intelectual)
  • Convulsiones
  • Cabeza de tamaño pequeño
  • Erupción cutánea al nacer

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica de su hijo realizará exámenes de sangre y de orina para verificar si hay presencia del virus.

Tratamiento

No hay un tratamiento específico para la rubéola congénita. Los síntomas se tratan de la manera apropiada.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico para un niño con rubéola congénita depende de la gravedad de los problemas. Los defectos cardíacos a menudo se pueden corregir. El daño al sistema nervioso es permanente.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden involucrar muchas partes del cuerpo.

Ojos:

  • Opacidad en el cristalino del ojo (cataratas)
  • Daño en el nervio óptico (glaucoma)
  • Inflamación de la retina (retinitis)

Corazón:

  • Vaso sanguíneo que normalmente se cierra después del nacimiento permanece abierto (conducto arterial persistente)
  • Estrechamiento de la arteria mayor que proporciona sangre rica en oxígeno al corazón (estenosis de la arteria pulmonar)
  • Otros defectos cardíacos

Sistema nervioso central:

  • Discapacidad intelectual
  • Dificultad con el movimiento físico (discapacidad motriz)
  • Cabeza pequeña debido al desarrollo insuficiente del cerebro
  • Infección cerebral (encefalitis)
  • Infección en la columna vertebral y el tejido alrededor del cerebro (meningitis)

Otras:

  • Sordera
  • Bajo conteo plaquetario
  • Agrandamiento del hígado y el bazo
  • Tono muscular anormal
  • Enfermedad ósea

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Tiene inquietudes acerca de la rubéola congénita.
  • No está segura si recibió la vacuna contra la rubéola.
  • Usted o sus hijos necesitan una vacuna contra la rubéola.

Prevención

La vacunación antes del embarazo puede prevenir la rubéola congénita. Las mujeres embarazadas que no hayan sido vacunadas deben evitar el contacto con personas que tengan el virus de la rubéola.

Referencias

Gershon AA. Rubella virus (German measles). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 154.

Mason WH. Rubella. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 247.

Reef SE. Rubella (German measles). In Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 368.

Volver arriba Sólo texto

  • Rubéola en la espalda del niño - ilustración

    La rubéola también se conoce como sarampión de tres días. Hoy en día es poco común debido a la efectividad de la vacuna, la cual se administra en combinación con la del sarampión y las paperas. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Rubéola en la espalda del niño

    ilustración

  • Síndrome de la rubéola - ilustración

    El síndrome de la rubéola o rubéola congénita se refiere a un grupo de anomalías físicas que el bebé manifiesta como resultado de la infección materna y posterior infección fetal con el virus de la rubéola. Este síndrome se caracteriza porque el bebé presenta erupción y peso bajo al nacer, cabeza pequeña, anomalías cardíacas, problemas visuales y fontanelas protuberantes.

    Síndrome de la rubéola

    ilustración

  • Rubéola en la espalda del niño - ilustración

    La rubéola también se conoce como sarampión de tres días. Hoy en día es poco común debido a la efectividad de la vacuna, la cual se administra en combinación con la del sarampión y las paperas. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Rubéola en la espalda del niño

    ilustración

  • Síndrome de la rubéola - ilustración

    El síndrome de la rubéola o rubéola congénita se refiere a un grupo de anomalías físicas que el bebé manifiesta como resultado de la infección materna y posterior infección fetal con el virus de la rubéola. Este síndrome se caracteriza porque el bebé presenta erupción y peso bajo al nacer, cabeza pequeña, anomalías cardíacas, problemas visuales y fontanelas protuberantes.

    Síndrome de la rubéola

    ilustración

 

Actualizado: 5/14/2017

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos