English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Blefaritis

Inflamación de párpado; Disfunción de la glándula de Meibomio

Es la inflamación, irritación, comezón y enrojecimiento de los párpados. Esto ocurre con más frecuencia en el borde del párpado donde crecen las pestañas. Los residuos similares a la caspa también se acumulan en la base de las pestañas.

Causas

Se desconoce la razón exacta de la blefaritis. Se cree que puede ser causada por:

  • Un sobrecrecimiento de bacterias.
  • Una disminución o alteración de los aceites normales producidos por el párpado.

Es más probable que la blefaritis se observe en personas con:

  • Una afección cutánea llamada dermatitis seborreica o seborrea. Este problema compromete el cuero cabelludo, las cejas, los párpados, la piel detrás de las orejas y los pliegues de la nariz.
  • Las alergias que afectan las pestañas (menos común).
  • Proliferación excesiva de bacterias que normalmente se encuentran en la piel.
  • Rosácea, la cual es una afección cutánea que provoca una erupción roja en la cara.

Síntomas

Los síntomas incluyen:

Usted puede sentir como si tuviera arena o polvo en el ojo cuando parpadea. Algunas veces, las pestañas se pueden caer. Los párpados pueden resultar cicatrizados si la afección continúa por largo tiempo.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica casi siempre puede hacer el diagnóstico observando los párpados durante un examen ocular. Se pueden tomar fotografías especiales de las glándulas que producen aceite para los párpados para ver si están o no están saludables.

Tratamiento

La limpieza diaria de los bordes del párpado ayudará a eliminar las bacterias y aceites en exceso. El proveedor podría recomendar el uso de champú para bebés o productos limpiadores especiales. Usar un ungüento antibiótico sobre el párpado o tomar píldoras de antibióticos puede ayudar a tratar el problema. También puede servir tomar suplementos de aceite de pescado.

Si tiene blefaritis:

  • Aplique compresas tibias en los ojos durante 5 minutos, al menos 2 veces al día.
  • Después de las compresas tibias, frote suavemente a lo largo del párpado con una solución de agua tibia y un champú para bebés que no produzca lágrimas, en donde este se encuentra con la pestaña, usando un hisopo de algodón.

Recientemente han desarrollado un aparato que puede calentar y masajear los párpados para incrementar el flujo de los aceites de las glándulas. No es claro aún el papel que juega este aparato.

Un medicamento que contiene ácido hipocloroso, el cual se rocía en los párpados, ha demostrado ser útil en determinados casos de blefaritis, especialmente cuando también se presenta rosácea.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico casi siempre es bueno con tratamiento. Es posible que se necesite mantener el párpado limpio para prevenir que el problema reaparezca. El tratamiento continuo aliviará el enrojecimiento y ayudará a que los ojos estén más cómodos.

Los orzuelos y chalazión son más frecuentes en las personas con blefaritis.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte a su proveedor si los síntomas empeoran o NO mejoran después de una limpieza cuidadosa de los párpados durante varios días.

Prevención

La limpieza cuidadosa de los párpados ayudará a reducir las probabilidades de tener blefaritis. Trate las afecciones de la piel que se le pueden sumar al problema.

Referencias

Blackie CA, Coleman CA, Holland EJ. The sustained effect (12 months) of a single-dose vectored thermal pulsation procedure for meibomian gland dysfunction and evaporative dry eye. Clin Ophthalmol. 2016;10:1385-1396. PMID: 27555745 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27555745.

Isteitiya J, Gadaria-Rathod N, Fernandez KB, Asbell PA. Blepharitis. In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 4.4.

Yanoff M, Cameron JD. Diseases of the visual system. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 423.

Volver arriba Sólo texto

  • El ojo - ilustración

    El ojo es el órgano de la vista. Éste es un globo hueco casi esférico lleno de líquidos (humores). La capa o túnica externa (la esclerótica o blanco del ojo y la córnea) es fibrosa y protectora. La capa de la media (compuesta por la coroides, el cuerpo ciliar y el iris) es vascular. La capa más interna (retina) es nerviosa o sensorial. Los líquidos del ojo están separados por el cristalino en humor vítreo (detrás del cristalino) y humor acuoso (delante del cristalino). El cristalino en sí es flexible y está suspendido por ligamentos que le permiten cambiar de forma para enfocar la luz en la retina, la cual está compuesta de neuronas sensoriales.

    El ojo

    ilustración

  • Blefaritis - ilustración

    La blefaritis es una inflamación de los folículos de las pestañas en los márgenes de los párpados, debido a un crecimiento excesivo de bacterias, que normalmente están presentes en la piel.

    Blefaritis

    ilustración

  • El ojo - ilustración

    El ojo es el órgano de la vista. Éste es un globo hueco casi esférico lleno de líquidos (humores). La capa o túnica externa (la esclerótica o blanco del ojo y la córnea) es fibrosa y protectora. La capa de la media (compuesta por la coroides, el cuerpo ciliar y el iris) es vascular. La capa más interna (retina) es nerviosa o sensorial. Los líquidos del ojo están separados por el cristalino en humor vítreo (detrás del cristalino) y humor acuoso (delante del cristalino). El cristalino en sí es flexible y está suspendido por ligamentos que le permiten cambiar de forma para enfocar la luz en la retina, la cual está compuesta de neuronas sensoriales.

    El ojo

    ilustración

  • Blefaritis - ilustración

    La blefaritis es una inflamación de los folículos de las pestañas en los márgenes de los párpados, debido a un crecimiento excesivo de bacterias, que normalmente están presentes en la piel.

    Blefaritis

    ilustración

 

Actualizado: 8/28/2018

Versión en inglés revisada por: Franklin W. Lusby, MD, ophthalmologist, Lusby Vision Institute, La Jolla, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos