English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Depresión en los adultos mayores

Depresión en las personas de edad avanzada

La depresión es una enfermedad mental. Es un trastorno del estado de ánimo en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante semanas o por más tiempo.

La depresión en los adultos mayores es un problema generalizado, pero no es una parte normal del envejecimiento. Con frecuencia, no se reconoce ni recibe tratamiento.

Causas

En los adultos mayores, los cambios en la vida pueden incrementar el riesgo de depresión o llevar a que la depresión existente empeore. Algunos de estos cambios son:

  • Mudanza del hogar, como por ejemplo a un centro de la tercera edad
  • Dolor o padecimiento crónico
  • Hijos que dejan el hogar
  • Cónyuge y amigos cercanos que mueren
  • Pérdida de la independencia (por ejemplo, problemas para cuidarse sin ayuda o movilizarse, o pérdida de los privilegios para conducir)

La depresión también puede estar relacionada con un padecimiento físico, como:

El consumo excesivo de alcohol o de determinados medicamentos (como los somníferos) puede empeorar la depresión.

Síntomas

Muchos de los síntomas usuales de depresión se pueden ver. Sin embargo, la depresión en los adultos mayores puede ser difícil de detectar. Los síntomas comunes como fatiga, falta de apetito y problemas para dormir también pueden ser parte del proceso de envejecimiento o de un padecimiento físico. Como resultado de esto, la depresión temprana puede ser ignorada o confundida con otras afecciones que son comunes en los adultos mayores.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico. Le hará preguntas sobre su historia clínica y los síntomas.

Los análisis de sangre y orina se pueden hacer para buscar una enfermedad física.

Es probable que se requiera de un especialista en salud mental para ayudar con el diagnóstico y el tratamiento.

Tratamiento

Los primeros pasos del tratamiento son:

  • Tratar cualquier padecimiento que pueda estar causando los síntomas.
  • Suspender cualquier medicamento que pueda estar empeorando los síntomas.
  • Evitar el alcohol y los somníferos. 

Si estas medidas no sirven, los antidepresivos y la psicoterapia a menudo ayudan.

Los médicos generalmente prescriben dosis más bajas de antidepresivos para las personas mayores e incrementan la dosis en forma más lenta que en los adultos más jóvenes.

Para manejar mejor la depresión en el hogar:

  • Haga ejercicio regularmente, si el proveedor dice que está BIEN.
  • Rodéese de personas cariñosas y positivas, y realice actividades agradables.
  • Aprenda buenos hábitos de sueño.
  • Aprenda a vigilar los signos tempranos de depresión y sepa cómo reaccionar si esto sucede.
  • Beba menos alcohol y evite las drogas ilícitas. 
  • Hable de sus sentimientos con alguien de confianza.
  • Tome los medicamentos correctamente y hable de cualquier tipo de efectos secundarios con el proveedor.

Expectativas (pronóstico)

La depresión con frecuencia responde al tratamiento. El desenlace clínico generalmente será mejor para aquellas personas que tengan acceso a servicios sociales, familia y amigos que puedan ayudarlos a mantenerse activos y ocupados.

La complicación más preocupante de la depresión es el suicidio. Los hombres representan la mayoría de los suicidios entre las personas mayores. Los divorciados o viudos están en mayor riesgo.

Las familias deben prestar mucha atención a familiares mayores que estén deprimidos y vivan solos. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si se la pasa sintiendo tristeza, minusvalía o desesperanza, o si llora con frecuencia. Asimismo, consulte si está teniendo dificultad para enfrentar situaciones estresantes en la vida y desea una remisión a psicoterapia.

Acuda a la sala de urgencias más cercana o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si está pensando en cometer suicidio (atentar contra su propia vida).

Si usted está cuidando de un familiar en edad avanzada y piensa que dicha persona podría tener depresión, póngase en contacto con el proveedor.

Referencias

Abbasi O, Burke WJ. Depression. In: Ham RJ, Sloane PD, Warshaw GA, Potter JF, Flaherty E, eds. Ham's Primary Care Geriatrics: A Case-Based Approach. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 18.

Fox C, Hameed Y, Maidment I, Laidlaw K, Hilton A, Kishita N. Mental illness in older adults. In: Fillit HM, Rockwood K, Young J, eds. Brocklehurst's Textbook of Geriatric Medicine and Gerontology. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 56.

Siu AL; US Preventive Services Task Force (USPSTF), Bibbins-Domingo K, et al. Screening for depression in adults: US Preventive Services Task Force recommendation statement. JAMA. 2016;315(4):380-387. PMID: 26813211 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26813211.

Volver arriba Sólo texto

  • Depresión en las personas mayores - ilustración

    Los ancianos se encuentran en alto riesgo de padecer depresión debido a que tienen más probabilidades que los jóvenes a haber padecido enfermedades, la muerte de personas amadas, problemas funcionales y pérdida de la independencia. El efecto acumulativo de las experiencias negativas durante la vida puede ser insoportable para las personas mayores.

    Depresión en las personas mayores

    ilustración

  • Depresión en las personas mayores - ilustración

    Los ancianos se encuentran en alto riesgo de padecer depresión debido a que tienen más probabilidades que los jóvenes a haber padecido enfermedades, la muerte de personas amadas, problemas funcionales y pérdida de la independencia. El efecto acumulativo de las experiencias negativas durante la vida puede ser insoportable para las personas mayores.

    Depresión en las personas mayores

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 7/8/2018

Versión en inglés revisada por: Ryan James Kimmel, MD, Medical Director of Hospital Psychiatry at the University of Washington Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos