English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Dedo del pie en martillo

Es una deformidad de un dedo del pie. El extremo de dicho dedo está doblado hacia abajo.

Causas

En su mayoría, el dedo del pie en martillo afecta el segundo dedo. Sin embargo, también puede afectar los otros dedos del pie. El dedo gira hacia una posición similar a una garra.

La causa más común de dedo del pie en martillo es usar zapatos cortos y estrechos que queden demasiado apretados. El dedo del pie es forzado a estar en una posición flexionada. Los músculos y los tendones en el dedo se aprietan y se vuelven más cortos.

La aparición de dedo del pie en martillo es más probable en:

  • Mujeres que usan zapatos que no ajusten bien o que frecuentemente usan tacones altos
  • Niños que usan zapatos que les queden pequeños

La afección puede estar presente al nacer (congénita) o desarrollarse con el paso del tiempo.

En raras ocasiones, todos los dedos del pie están afectados. Esto puede ser causado por un problema con los nervios o la médula espinal.

Síntomas

La articulación de la mitad del dedo del pie está doblada. La parte final del dedo del pie se dobla hacia abajo en una deformidad similar a una garra. Al principio, usted puede mover y estirar el dedo, pero con el tiempo, ya no podrá hacerlo y le dolerá.

Con frecuencia, se forma un callo sobre la parte superior del dedo del pie y se detecta una callosidad en la planta del pie.

Caminar o usar zapatos puede ser doloroso.

Pruebas y exámenes

Un examen físico del pie confirmará si usted tiene dedo del pie en martillo. El proveedor de atención médica puede detectar disminución o dolor en el movimiento de los dedos del pie.

Tratamiento

Los casos leves del dedo del pie en martillo en niños se pueden tratar con manipulación y colocación de férula en el dedo afectado.

Los siguientes cambios en el calzado pueden ayudar a aliviar los síntomas:

  • Para evitar que el dedo del pie en martillo empeore, use calzado de un tamaño apropiado o zapatos amplios por comodidad.
  • Evite los tacones altos en lo posible.
  • Use zapatos con plantillas suaves para aliviar la presión sobre el dedo del pie.
  • Proteja la articulación que protruye con cojinetes para callos o cojinetes de fieltro.

Un médico especialista en pies (podólogo) le puede elaborar dispositivos para los pies llamados enderezadores o reguladores del dedo del pie en martillo. También es posible comprarlos en una tienda.

Los ejercicios pueden servir. Usted puede probar ejercicios de estiramiento suaves si el dedo del pie no está ya en una posición fija. Recoger una toalla con los dedos de los pies puede ayudar a estirar y enderezar los pequeños músculos en el pie.

Para un caso serio de dedo del pie en martillo, usted necesitará una operación para enderezar la articulación.

  • La cirugía con frecuencia implica cortar o mover tendones y ligamentos.
  • Algunas veces, es necesario conectar (fusionar) los huesos a cada lado de la articulación.

La mayoría de las veces, usted se irá a casa el mismo día de la cirugía. Usted podrá poner peso sobre su talón para movilizarse durante el período de recuperación. El dedo del pie aún puede estar rígido después de la cirugía y puede estar más corto.

Expectativas (pronóstico)

Si la afección se trata de manera temprana, a menudo se puede evitar la cirugía. El tratamiento reducirá el dolor y los problemas para caminar.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si usted tiene un dedo del pie en martillo, consulte a su proveedor si:

  • Desarrolla ampollas o callos gruesos en los dedos de los pies
  • Desarrolla llagas o úlceras que se enrojecen e hinchan en los dedos de los pies
  • El dolor empeora
  • Tiene dificultad para caminar o para usar zapatos cómodamente

Prevención

Evite el uso de calzado demasiado corto o estrecho. Revise con frecuencia el tamaño de los zapatos de los niños, especialmente durante períodos de rápido crecimiento.

Referencias

Murphy AG. Lesser toe abnormalities. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 83.

Montero DP. Hammer toe. In: Frontera, WR, Silver JK, Rizzo TD Jr, eds. Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 88.

Winell JJ, Davidson RS. The foot and toes. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 674.

Volver arriba Sólo texto

  • Dedo de pie en martillo - ilustración

    El dedo del pie en martillo es una afección por la que un dedo del pie se dobla hacia abajo como una garra. Uno puede nacer con un dedo del pie en martillo o desarrollarlo por el uso de zapatos cortos y angostos. Los síntomas del dedo del pie en martillo son dolor de pie, formación de callosidades en la planta del pie o callos en la parte de arriba del dedo afectado. El tratamiento de los casos leves y en los niños puede incluir la manipulación del pie y colocación de una férula en el dedo del pie afectado. Los casos más severos pueden requerir cirugía para enderezar la articulación del dedo del pie.

    Dedo de pie en martillo

    ilustración

  • Dedo de pie en martillo - ilustración

    El dedo del pie en martillo es una afección por la que un dedo del pie se dobla hacia abajo como una garra. Uno puede nacer con un dedo del pie en martillo o desarrollarlo por el uso de zapatos cortos y angostos. Los síntomas del dedo del pie en martillo son dolor de pie, formación de callosidades en la planta del pie o callos en la parte de arriba del dedo afectado. El tratamiento de los casos leves y en los niños puede incluir la manipulación del pie y colocación de una férula en el dedo del pie afectado. Los casos más severos pueden requerir cirugía para enderezar la articulación del dedo del pie.

    Dedo de pie en martillo

    ilustración

 

Actualizado: 8/15/2018

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos