English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Callos y callosidades

Callosidades y callos

Son capas de piel engrosadas. Estas son causadas por la repetitiva presión o fricción en el punto donde el callo o la callosidad se presenta.

Causas

Los callos y las callosidades son causados por presión o fricción en la piel. Un callo es piel engrosada que se forma en la parte de arriba o en un lado de un dedo del pie. La mayoría de las veces es causado por calzado que no ajusta bien. Una callosidad es piel engrosada en las manos o en las plantas de los pies.

El engrosamiento de la piel es una reacción protectora. Por ejemplo, los granjeros o remeros tienen callosidades en las manos que impiden que desarrollen ampollas dolorosas. Las personas con juanetes con frecuencia desarrollan una callosidad en el juanete, debido al roce contra el zapato.

Ni los callos ni las callosidades son afecciones graves.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • La piel está endurecida y gruesa.
  • La piel puede ser escamosa y seca.
  • Se encuentran áreas de piel gruesa y endurecida en las manos, los pies u otras zonas que pueden sufrir fricción o presión.
  • Las zonas afectadas pueden ser dolorosas y pueden sangrar.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica hará el diagnóstico después de examinar la piel. En la mayoría de los casos, no se requieren exámenes.

Tratamiento

Prevenir la fricción es el único tratamiento que se necesita.

Para tratar los callos:

  • Si un calzado que no ajusta bien los está causando. Cambiarse a un calzado que ajuste mejor ayudará a eliminar el problema la mayoría de las veces.
  • Proteja la piel con parches para callos en forma de dona mientras esté sanado. Los puede comprar en la mayoría de las farmacias.

Para tratar las callosidades:

  • Estas a menudo ocurren por un exceso de presión que se ejerce sobre la piel debido a un problema subyacente como los juanetes o dedos en martillo. El tratamiento apropiado de cualquier afección subyacente debe prevenir la reaparición de estas callosidades.
  • El uso de guantes para proteger las manos durante las actividades que causen fricción, como la jardinería y el levantamiento de pesas, ayuda a prevenir las callosidades.

Si se produce una infección o úlcera en una zona de un callo o callosidad, es posible que un proveedor deba extirpar el tejido. Probablemente sea necesario tomar antibióticos.

Expectativas (pronóstico)

Los callos y las callosidades son graves en pocas ocasiones. Deben mejorar con el tratamiento adecuado y no deben causar problemas a largo plazo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de los callos y callosidades son inusuales. Las personas con diabetes son propensas a úlceras e infecciones y deben examinar regularmente sus pies para identificar estos problemas de inmediato. Este tipo de lesiones requieren atención médica.

Cuándo contactar a un profesional médico

Revise muy bien los pies si padece diabetes o entumecimiento en los pies o en los dedos.

De otro modo, el problema se puede resolver cambiando a un calzado que ajuste mejor o usando guantes.

Llame a su proveedor si:

  • Es diabético y nota problemas en los pies.
  • Piensa que su callosidad o su callo no está mejorando con el tratamiento.
  • Presentan síntomas continuos de dolor, enrojecimiento, calor o secreción de la zona.

Referencias

American Diabetes Association. Standard of medical care in diabetes-2019 abridged for primary care providers. Clin Diabetes. 2019;37(1):11-34. PMID: 30705493. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30705493.

Murphy GA. Lesser toe abnormalities. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 83.

Smith ML. Environmental and sports-related skin diseases. In: Bolognia JL, Schaffer JV, Cerroni L, eds. Dermatology. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 88.

Volver arriba Sólo texto

  • Cllosidades y callos - ilustración

    Las callosidades y los callos se forman en la piel debido a la presión o la fricción repetitiva. Una callosidad es una pequeña área sensible de piel engrosada que se presenta en la parte superior o lateral de un dedo del pie. Un callo es un área de piel áspera y gruesa que se presenta debido a una presión o irritación repetitiva en un área de la piel. Los callos regularmente se desarrollan en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

    Cllosidades y callos

    ilustración

  • Capas de la piel - ilustración

    La piel es el órgano más grande del cuerpo. La piel y sus derivados (cabello, uñas y glándulas sebáceas y sudoríparas), conforman el sistema tegumentario. Entre las principales funciones de la piel está la protección. Ésta protege al organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura. La piel contiene secreciones que pueden destruir bacterias y la melanina, que es un pigmento químico que sirve como defensa contra los rayos ultravioleta que pueden dañar las células de la piel. Otra función importante de la piel es la regulación de la temperatura corporal. Cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, lo cual hace que la sangre, que es caliente, no entre a la piel, por lo que ésta adquiere la temperatura del medio frío al que está expuesta. El calor se conserva debido a que los vasos sanguíneos no continúan enviando calor hacia el cuerpo. Entre sus principales funciones está el que la piel es un órgano sorprendente porque siempre protege al organismo de agentes externos.

    Capas de la piel

    ilustración

  • Cllosidades y callos - ilustración

    Las callosidades y los callos se forman en la piel debido a la presión o la fricción repetitiva. Una callosidad es una pequeña área sensible de piel engrosada que se presenta en la parte superior o lateral de un dedo del pie. Un callo es un área de piel áspera y gruesa que se presenta debido a una presión o irritación repetitiva en un área de la piel. Los callos regularmente se desarrollan en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.

    Cllosidades y callos

    ilustración

  • Capas de la piel - ilustración

    La piel es el órgano más grande del cuerpo. La piel y sus derivados (cabello, uñas y glándulas sebáceas y sudoríparas), conforman el sistema tegumentario. Entre las principales funciones de la piel está la protección. Ésta protege al organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura. La piel contiene secreciones que pueden destruir bacterias y la melanina, que es un pigmento químico que sirve como defensa contra los rayos ultravioleta que pueden dañar las células de la piel. Otra función importante de la piel es la regulación de la temperatura corporal. Cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, lo cual hace que la sangre, que es caliente, no entre a la piel, por lo que ésta adquiere la temperatura del medio frío al que está expuesta. El calor se conserva debido a que los vasos sanguíneos no continúan enviando calor hacia el cuerpo. Entre sus principales funciones está el que la piel es un órgano sorprendente porque siempre protege al organismo de agentes externos.

    Capas de la piel

    ilustración

 

Actualizado: 5/13/2019

Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos