English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Proctitis

Inflamación - recto; Inflamación rectal

Es la inflamación del recto. Esta puede causar molestia, sangrado y la secreción de moco o pus.

Causas

Existen muchas causas de proctitis. Pueden agruparse de la siguiente manera:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Enfermedad autoinmunitaria
  • Sustancias dañinas
  • Infección que no se transmite sexualmente
  • Enfermedad de transmisión sexual (ETS)

La proctitis causada por enfermedades de transmisión sexual es común entre personas que practican relaciones sexuales anales. Las enfermedades de transmisión sexual que pueden causar proctitis incluyen gonorrea, herpes, clamidia y linfogranuloma venéreo.

Las infecciones que no se transmiten por vía sexual son menos comunes que la proctitis relacionada con ETS. Un tipo de proctitis que no es a raíz de una ETS es una infección en los niños que es causada por la misma bacteria que ocasiona la amigdalitis estreptocócica.

La proctitis autoinmunitaria se asocia con enfermedades como colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn. Si la inflamación es en el recto solamente, puede aparecer y desaparecer o desplazarse hacia el intestino delgado.

La proctitis también puede ser causada por algunos medicamentos, radioterapia a la próstata o pelvis o introducción de sustancias dañinas en el recto.

Los factores de riesgo incluyen:

Síntomas

Los síntomas incluyen:

Pruebas y exámenes

Los exámenes que se pueden necesitar incluyen:

Tratamiento

La mayoría de las veces, la proctitis desaparecerá cuando se trate la causa del problema. Se usan antibióticos si una infección está causando el problema.

Los corticosteroides o los supositorios o enemas de mesalamina pueden aliviar los síntomas de algunas personas.

Expectativas (pronóstico)

Si se realiza el tratamiento, el resultado es alentador.

Complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si tiene síntomas de proctitis.

Prevención

El comportamiento sexual seguro puede ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad.

Referencias

Abdelnaby A, Downs JM. Diseases of the anorectum. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology/Diagnosis/Management. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 129.

Centers for Disease Control and Prevention website. 2015 Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines. www.cdc.gov/std/tg2015/proctitis.htm. Updated June 4, 2015. Accessed April 9, 2019.

Coates WC. Disorders of the anorectum. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 86.

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases website. Proctitis. www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/proctitis/all-content. Updated August 2016. Accessed April 9, 2019.

Volver arriba Sólo texto

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Recto - ilustración

    El recto es la porción final del intestino grueso el cual vacía las heces del cuerpo a través del ano.

    Recto

    ilustración

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Recto - ilustración

    El recto es la porción final del intestino grueso el cual vacía las heces del cuerpo a través del ano.

    Recto

    ilustración

 

Actualizado: 3/26/2019

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos