English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Pericarditis - constrictiva

Pericarditis por constricción cardíaca

La pericarditis constrictiva es una inflamación prolongada (crónica) de la cubierta en forma de saco del corazón (el pericardio) con engrosamiento y cicatrización.

Las afecciones conexas incluyen:

Causas

La mayoría de las veces, la pericarditis constrictiva ocurre debido a cosas que provocan el desarrollo de inflamación alrededor del corazón, como:

Las causas menos frecuentes abarcan:

  • Acumulación anormal de líquido en la cubierta del corazón. Esto puede ocurrir debido a infección o como complicación de una cirugía.
  • Mesotelioma

La afección también puede desarrollarse sin causa aparente.

La afección es infrecuente en niños.

Síntomas

Cuando usted tiene pericarditis constrictiva, la inflamación hace que la cubierta del corazón se vuelva gruesa y rígida. Esto provoca que dicho órgano tenga dificultad para expandirse apropiadamente cuando palpita. En consecuencia, las cámaras cardíacas no se llenan con suficiente sangre. La sangre se represa detrás del corazón, provocando su hinchazón y otros síntomas de insuficiencia cardíaca.

Los síntomas de pericarditis constrictiva crónica incluyen:

Pruebas y exámenes

La pericarditis constrictiva es muy difícil de diagnosticar. Los signos y síntomas son similares a otras afecciones como la miocardiopatía restrictiva y el taponamiento cardíaco. Su proveedor de atención médica necesita descartar estas afecciones al hacer un diagnóstico.

Un examen físico puede mostrar que las venas del cuello sobresalen. Esto indica presión aumentada alrededor del corazón. Cuando esto pasa debido a una pericarditis constrictiva se le llama signo de Kussmaul. El proveedor puede notar ruidos cardíacos distantes o débiles al auscultar el tórax con un estetoscopio. También se puede escuchar un golpeteo.

El examen físico también puede revelar hinchazón del hígado y líquido en el área ventral.

Se pueden ordenar los siguientes exámenes:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es mejorar el funcionamiento cardíaco. Se debe identificar la causa y tratarla. Dependiendo de la fuente del problema, el tratamiento puede incluir antibióticos, medicamentos antituberculosos u otros tratamientos.

Con frecuencia, se usan diuréticos ("pastillas de agua") en pequeñas dosis para ayudarle al cuerpo a eliminar el exceso de líquido. Los analgésicos se pueden necesitar para la molestia.

Algunas personas pueden necesitar la disminución de su actividad. Igualmente se puede aconsejar una dieta baja en sodio.

Si otros métodos NO controlan el problema, se puede necesitar una cirugía llamada pericardiectomía. Esto implica cortar o extirpar la cicatriz y parte de la cubierta con forma de saco que envuelve al corazón.

Expectativas (pronóstico)

La pericarditis constrictiva puede ser potencialmente mortal si se deja sin tratamiento.

Sin embargo, la cirugía para tratar la afección tiene una alta tasa de complicaciones. Por esta razón, casi siempre se hace en personas que tienen síntomas graves.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene síntomas de pericarditis constrictiva.

Prevención

En algunos casos, la pericarditis constrictiva no se puede prevenir.

Sin embargo, las afecciones que puedan llevar a la pericarditis constrictiva se deben tratar de manera adecuada.

Referencias

Jouriles NJ. Pericardial and Myocardial Disease. In Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2018:chap 72.

LeWinter MM, Imazio M. Pericardial diseases. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 83.

Little WC, Oh JK. Pericardial diseases. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 77.

Volver arriba Sólo texto

  • Pericardio - ilustración

    El pericardio es un saco delgado de dos capas que rodea el corazón. Entre las dos capas hay un líquido que lubrica constantemente las superficies y permite que el corazón se mueva fácilmente durante la contracción.

    Pericardio

    ilustración

  • Pericarditis constrictiva - ilustración

    La pericarditis es un trastorno causado por inflamación del pericardio, el saco que recubre al corazón. El engrosamiento o contractura progresiva del pericardio hace que éste pierda elasticidad, lo cual impide su dilatación y hace que se produzca una disminución en el llenado de las cámaras del corazón. En consecuencia, se reduce la cantidad de la sangre que el corazón bombea y hay retorno de la sangre hacia la parte posterior de éste, lo cual produce síntomas de insuficiencia cardíaca. La pericarditis constrictiva puede comprometer la vida de no tratarse a tiempo.

    Pericarditis constrictiva

    ilustración

  • Pericardio - ilustración

    El pericardio es un saco delgado de dos capas que rodea el corazón. Entre las dos capas hay un líquido que lubrica constantemente las superficies y permite que el corazón se mueva fácilmente durante la contracción.

    Pericardio

    ilustración

  • Pericarditis constrictiva - ilustración

    La pericarditis es un trastorno causado por inflamación del pericardio, el saco que recubre al corazón. El engrosamiento o contractura progresiva del pericardio hace que éste pierda elasticidad, lo cual impide su dilatación y hace que se produzca una disminución en el llenado de las cámaras del corazón. En consecuencia, se reduce la cantidad de la sangre que el corazón bombea y hay retorno de la sangre hacia la parte posterior de éste, lo cual produce síntomas de insuficiencia cardíaca. La pericarditis constrictiva puede comprometer la vida de no tratarse a tiempo.

    Pericarditis constrictiva

    ilustración

 

Actualizado: 5/16/2018

Versión en inglés revisada por: Michael A. Chen, MD, PhD, Associate Professor of Medicine, Division of Cardiology, Harborview Medical Center, University of Washington Medical School, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos