English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Fuga de LCR

Hipotensión intracraneal; Pérdida de líquido cefalorraquídeo

Una pérdida de LCR es un escape del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. Este fluído se llama líquido cefalorraquídeo (LCR).

Causas

Cualquier ruptura o agujero en la membrana que rodea el cerebro y la médula espinal (duramadre) puede permitir que se escape el líquido que rodea esos órganos. Cuando esto sucede, desciende la presión que existe alrededor del cerebro y la médula espinal.

Las causas de la pérdida a través de la duramadre incluyen:

  • Ciertas cirugías de la cabeza, el cerebro o la columna
  • Traumatismo craneal
  • Colocación de sondas para administrar anestesia epidural o analgésicos
  • Punción raquídea (punción lumbar)

Algunas veces no se puede encontrar ninguna causa. Esto se denomina pérdida espontánea de LCR.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Un dolor de cabeza que empeora al incorporarse y mejora al acostarse. Puede estar asociado con sensibilidad a la luz, náuseas y rigidez en el cuello.
  • Drenaje de LCR del oído (rara vez).
  • Drenaje de LCR de la nariz (rara vez).

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico y le preguntará sobre sus síntomas.  Los exámenes pueden abarcar:

Tratamiento

Según la causa de la fuga, muchos síntomas mejoran por sí solos después de unos cuantos días. Generalmente se recomienda guardar reposo completo durante algunos días. Tomar más líquidos, especialmente bebidas con cafeína, puede ayudar a reducir o detener la fuga y puede aliviar el dolor de cabeza.

El dolor de cabeza se puede tratar con analgésicos y líquidos. Si este dolor persiste por más de una semana después de haberse realizado una punción lumbar, se puede llevar a cabo un procedimiento para bloquear el orificio a través del cual se está presentando la fuga de líquido. Esto se denomina parche sanguíneo, debido a que se puede utilizar un coágulo de sangre para tapar la fuga. En la mayoría de los casos, esto hace que desaparezcan los síntomas. En raras ocasiones, se necesita cirugía para reparar una ruptura en la duramadre y detener el dolor de cabeza.

Si se presentan síntomas de infección (fiebre, escalofríos o cambios del estado mental), necesitan tratamiento con antibióticos.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico es usualmente bueno dependiendo de la causa y en la mayoría de los casos se presenta una curación espontánea sin síntomas perdurables.

Si la fuga de LCR sigue reapareciendo, la presión alta del líquido cefalorraquídeo (hidrocefalia) podría ser la causa y debería tratarse.

Posibles complicaciones

Se pueden presentar complicaciones si la causa es una cirugía o un traumatismo. Las infecciones después de una cirugía o traumatismo pueden llevar a que se presenten meningitis y complicaciones graves, como la hinchazón del cerebro, y necesitan tratarse de inmediato.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Tiene dolor de cabeza que empeora al incorporarse, particularmente si ha tenido un traumatismo craneal reciente, una cirugía o un parto con anestesia epidural.
  • Tiene un traumatismo craneal moderado y luego presenta un dolor de cabeza que empeora al incorporarse o tiene una secreción de líquido claro y delgado por la nariz o el oído.

Prevención

La mayoría de fugas de LCR son una complicación de una cirugía o punción raquídea. El proveedor debe usar la aguja más pequeña posible al realizar una punción raquídea. 

Referencias

Osorio JA, Saigal R, Chou D. Neurologic complications of common spine operations. In: Steinmetz MP, Benzel EC, eds. Benzel's Spine Surgery. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 202.

Rosenberg GA. Brain edema and disorders of cerebrospinal fluid circulation. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 88.

Volver arriba Sólo texto

  • Fuga de LCR - ilustración

    El líquido cefalorraquídeo es el líquido que se encuentra en y alrededor de los órganos del sistema nervioso central (SNC), el cerebro y la médula espinal. Protege al encéfalo y a la médula espinal al actuar como un cojín de líquido. Este líquido permite que los órganos floten, protegiéndolos de golpes o traumas. Dentro del cráneo, el líquido cefalorraquídeo es contenido por la duramadre que cubre al encéfalo. Cualquier trauma o desgarro en la duramadre puede permitir que el líquido se filtre, creando una situación de emergencia.

    Fuga de LCR

    ilustración

  • Fuga de LCR - ilustración

    El líquido cefalorraquídeo es el líquido que se encuentra en y alrededor de los órganos del sistema nervioso central (SNC), el cerebro y la médula espinal. Protege al encéfalo y a la médula espinal al actuar como un cojín de líquido. Este líquido permite que los órganos floten, protegiéndolos de golpes o traumas. Dentro del cráneo, el líquido cefalorraquídeo es contenido por la duramadre que cubre al encéfalo. Cualquier trauma o desgarro en la duramadre puede permitir que el líquido se filtre, creando una situación de emergencia.

    Fuga de LCR

    ilustración

 

Actualizado: 4/30/2018

Versión en inglés revisada por: Amit M. Shelat, DO, FACP, Attending Neurologist and Assistant Professor of Clinical Neurology, SUNY Stony Brook, School of Medicine, Stony Brook, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos