English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Infecciones de las glándulas salivales

Parotiditis; Sialoadenitis

Las infecciones de las glándulas salivales afectan a las glándulas productoras de la saliva. La infección puede ser causada por bacterias o virus.

Hay 3 pares de glándulas salivales mayores:

  • Glándulas parótidas: son las dos glándulas más grandes. Hay una en cada mejilla sobre la mandíbula y en frente de las orejas. La inflamación de una o más de estas glándulas se denomina parotitis o paratiditis.
  • Glándulas submandibulares: son dos glándulas que se encuentran justo debajo de ambos lados de la mandíbula y llevan la saliva al piso de la boca debajo de la lengua.
  • Glándulas sublinguales: estas dos glándulas se encuentran justo debajo de la parte frontal del piso de la boca.

Todas las glándulas salivales secretan saliva en la boca. La saliva entra a la boca a través de los conductos que se abren en diversos lugares de la misma.

Causas

Las infecciones de las glándulas salivales son algo comunes y pueden reaparecer en algunas personas.

Las infecciones virales, como las paperas, tienden a afectar las glándulas salivales. (Las paperas con mucha frecuencia involucran a la glándula salival parótida.) Las paperas hoy en día se consideran poco frecuente en niños gracias a la inmunización con la vacuna triple viral.

Las infecciones bacterianas generalmente son el resultado de:

Síntomas

Los síntomas incluyen:

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica o dentista llevarán a cabo un examen para examinar las glándulas agrandadas. También puede presentar drenaje de pus hacia la boca. A menudo la glándula presenta dolor.

Se puede realizar una tomografía computarizada, una resonancia magnética o un ultrasonido si el proveedor sospecha de un absceso o para buscar sialolitos.

Su proveedor puede recomendar un examen de sangre para detectar paperas si varias glándulas están implicadas. 

Tratamiento

En algunos casos, no se necesita tratamiento alguno.

El tratamiento recomendado por su proveedor puede incluir:

  • Antibióticos si hay fiebre o drenaje de pus, o si la infección es bacteriana. Los antibióticos no son efectivos contra las infecciones virales.
  • Si hay un absceso, se puede realizar una cirugía para drenarlo o una aspiración.
  • Un nuevo procedimiento, llamado sialoendoscopia, en el que se utiliza una pequeña cámara e instrumentos para diagnosticar y tratar infecciones y otros problemas de las glándulas salivales.

Las medidas de cuidados en el hogar que puede llevar a cabo para ayudar con su recuperación incluyen:

  • Practique una buena higiene oral. Cepille sus dientes y use hilo dental al menos dos veces al día. Esto puede ayudar con la curación y a prevenir que la infección se extienda.
  • Enjuague su boca con enjuagues de agua tibia con sal (media cucharada o 3 g de sal en 1 taza o 240 mL de agua) para aliviar el dolor y mantener la boca húmeda.
  • Para acelerar la curación, suspenda el cigarillo si usted es fumador.
  • Tome mucha agua y coma caramelos de limón sin azúcar para aumentar el flujo de saliva en la boca y reducir la hinchazón.
  • Aplique un masaje en la glándula con calor.
  • Use compresas calientes en la glándula inflamada.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las infecciones de las glándulas salivales desaparecen por sí solas o se curan con tratamiento. Algunas infecciones reaparecerán. Las complicaciones son poco frecuentes.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Tiene síntomas de una infección de la glándula salival.
  • Le han diagnosticado una infección de la glándula salival y los síntomas empeoran.
  • Consiga atención médica de inmediato si tiene una fiebre alta, dificultad para respirar o para tragar.

Prevención

En muchos de los casos, no se puede prevenir las infecciones de la glándula salival. Una buena higiene oral puede prevenir algunos casos de infección bacteriana.

Referencias

Elluru RG. Physiology of the salivary glands. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 83.

Jackson NM, Mitchell JL, Walvekar RR. Inflammatory disorders of the salivary glands. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 85.

Volver arriba Sólo texto

  • Glándulas de la cabeza y el cuello - ilustración

    Hay diversos pares de glándulas salivales en diferentes ubicaciones: un par principal frente a los oídos (glándulas parótidas); dos pares principales en el piso de la boca (glándulas sublinguales y submaxilares) y varios pares menores dentro de los labios, mejillas y lengua.

    Glándulas de la cabeza y el cuello

    ilustración

  • Glándulas de la cabeza y el cuello - ilustración

    Hay diversos pares de glándulas salivales en diferentes ubicaciones: un par principal frente a los oídos (glándulas parótidas); dos pares principales en el piso de la boca (glándulas sublinguales y submaxilares) y varios pares menores dentro de los labios, mejillas y lengua.

    Glándulas de la cabeza y el cuello

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 8/1/2017

Versión en inglés revisada por: Ashutosh Kacker, MD, FACS, Professor of Clinical Otolaryngology, Weill Cornell Medical College, and Attending Otolaryngologist, New York-Presbyterian Hospital, New York, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos