English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Terigión

Es un tumor no canceroso que comienza en el tejido delgado y transparente (conjuntiva) del ojo. Este tumor cubre la parte blanca del ojo (esclerótica) y se extiende hasta la córnea. Con frecuencia, está ligeramente elevado y contiene vasos sanguíneos visibles. El problema puede ocurrir en uno o en ambos ojos.

Causas

La causa exacta se desconoce. Es más común en personas que tienen mucha exposición a la luz solar o al viento, como en el caso de las personas que trabajan al aire libre.

Los factores de riesgo son exposición en áreas soleadas, polvorientas, arenosas o de mucho viento. Los granjeros, los pescadores y las personas que habitan cerca del ecuador a menudo resultan afectados. El terigión es poco común en los niños.

Síntomas

El síntoma principal de un terigión, comúnmente conocido como carnosidad del ojo, es una zona indolora de tejido blanquecino elevado que tiene vasos sanguíneos sobre el borde interno o externo de la córnea. Algunas veces, el terigión no tiene síntomas. Sin embargo, puede inflamarse y causar ardor, irritación o una sensación como de que hay algo extraño en el ojo. La visión puede resultar afectada si el tumor se extiende lo suficiente sobre la córnea.

Pruebas y exámenes

El diagnóstico se confirma con un examen físico de los ojos y párpados. En la mayoría de los casos, no se necesitan exámenes especiales.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el tratamiento implica el uso de gafas de sol y lágrimas artificiales. El uso de lágrimas artificiales para mantener los ojos húmedos puede ayudar a evitar que el terigión resulte inflamado y se haga más grande. Las gotas oculares con esteroides suaves se pueden emplear para calmar la inflamación si esta se presenta. La cirugía se puede utilizar para extirpar el tumor por razones estéticas o si este obstruye la visión.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los terigiones no causa problemas y no requiere tratamiento quirúrgico. Si el terigión afecta la córnea, extirparlo puede dar buenos resultados.

Posibles complicaciones

La inflamación continua puede llevar a que un terigión se extienda hacia la córnea. Un terigión puede retornar después de haber sido extirpado.

Cuándo contactar a un profesional médico

Las personas con terigión deben ser vistas por un oftalmólogo cada año. Esto permitirá que la afección se trate antes de que afecte la visión.

Consulte a su oftalmólogo si ha tenido un terigión en el pasado y los síntomas reaparecen.

Prevención

Tomar medidas para proteger los ojos de la luz ultravioleta puede ayudar a prevenir esta afección. Esto incluye usar gafas de sol y un sombrero con ala.

Referencias

Folberg R. The eye. In: Kumar V, Abbas AK, Aster JC, eds. Robbins and Cotran Pathologic Basis of Disease. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 29.

Shtein RM, Sugar A. Pterygium and conjunctival degenerations.In: Yanoff M, Duker JS, eds. Ophthalmology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 4.9.

Tan DTH, Chong EW. Management of Pterygium. In: Mannis MJ, Holland EJ, eds. Cornea. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 141.

Volver arriba Sólo texto

  • Anatomía del ojo - ilustración

    La córnea es la capa transparente que cubre el frente del ojo. La córnea trabaja con el lente del ojo para enfocar imágenes en la retina.

    Anatomía del ojo

    ilustración

  • Anatomía del ojo - ilustración

    La córnea es la capa transparente que cubre el frente del ojo. La córnea trabaja con el lente del ojo para enfocar imágenes en la retina.

    Anatomía del ojo

    ilustración

 

Actualizado: 9/30/2018

Versión en inglés revisada por: Audrey Tai, DO, MS, Assistant Clinical Professor (Voluntary), University of California - Irvine, Irvine, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos