English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Disquitis

Inflamación discal

Es la hinchazón (inflamación) e irritación del espacio entre los huesos de la columna (espacio de los discos intervertebrales).

Causas

La disquitis es una afección poco común. Generalmente se observa en niños menores de 10 años y en adultos cercanos a los 50 años de edad. Afecta más a los hombres que a las mujeres.

La disquitis puede ser causada por una infección viral o bacteriana. También puede ser causada por otra inflamación, como las enfermedades autoinmunitarias. En estas afecciones el sistema inmunitario por error ataca a ciertas células dentro del cuerpo.

Las vértebras del cuello y la espalda baja son las más comúnmente afectadas.

Síntomas

Los síntomas pueden abarcar cualquiera de los siguientes:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico en el niño y le hará preguntas acerca de sus síntomas.

Los exámenes que se pueden ordenar abarcan cualquiera de los siguientes:

Tratamiento

El objetivo es tratar la causa de la inflamación y reducir el dolor. El tratamiento puede incluir cualquiera de lo siguiente:

  • Antibióticos si la infección fue causada por bacterias
  • Medicamentos antiinflamatorios si la causa es una enfermedad autoinmunitaria
  • Medicamentos para el dolor como los antiinflamatorios no esteroides (AINE)
  • Reposo en cama o el uso de un corsé para impedir que la espalda se mueva
  • Cirugía si otros métodos no funcionan 

Expectativas (pronóstico)

Los niños con una infección se deben recuperar por completo después del tratamiento. Es casos poco frecuentes, el dolor de espalda persiste.

En casos de enfermedad autoinmunitaria, el pronóstico depende de la afección subyacente. Estas son con frecuencia enfermedades crónicas que necesitan atención médica a largo plazo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden abarcar:

  • Dolor de espalda persistente (poco frecuente)
  • Efectos secundarios de los medicamentos

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte a su proveedor si su hijo presenta dolor de espalda que no desaparece, o problemas para pararse y caminar que parecen inusuales para la edad de su hijo.

Referencias

Camillo FX. Infections and tumors of the spine. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 42.

Hong DK, Gutierrez K. Diskitis. In: Long S, Prober CG, Fischer M, eds. Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 78.

Volver arriba Sólo texto

  • Columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral está dividida en varias secciones. Las vértebras cervicales forman el cuello. Las vértebras torácicas comprenden la porción del tórax y tienen costillas adheridas a ellas. Las vértebras lumbares son las vértebras restantes que están por debajo del último hueso torácico y en la parte superior del sacro. Las vértebras sacros están rodeadas por los huesos de la pelvis y el cóccix representa las vértebras terminales o rastros de la cola.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Disco intervertebral - ilustración

    La columna vertebral está compuesta de 26 huesos que brindan soporte axial al tronco y suministran protección a la médula espinal que corre a través de su cavidad central. Entre cada vértebra se encuentra un disco intervertebral. Los discos están llenos de una sustancia gelatinosa, llamada núcleo pulposo, que suministra amortiguación a la columna espinal. El anillo fibroso es un anillo cartilaginoso que rodea el núcleo pulposo y que lo mantiene intacto cuando se aplican fuerzas a la columna espinal. Los discos intervertebrales permiten la flexibilidad de la columna y actúan como amortiguadores durante las actividades diarias tales como caminar, correr y saltar.

    Disco intervertebral

    ilustración

  • Columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral está dividida en varias secciones. Las vértebras cervicales forman el cuello. Las vértebras torácicas comprenden la porción del tórax y tienen costillas adheridas a ellas. Las vértebras lumbares son las vértebras restantes que están por debajo del último hueso torácico y en la parte superior del sacro. Las vértebras sacros están rodeadas por los huesos de la pelvis y el cóccix representa las vértebras terminales o rastros de la cola.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Disco intervertebral - ilustración

    La columna vertebral está compuesta de 26 huesos que brindan soporte axial al tronco y suministran protección a la médula espinal que corre a través de su cavidad central. Entre cada vértebra se encuentra un disco intervertebral. Los discos están llenos de una sustancia gelatinosa, llamada núcleo pulposo, que suministra amortiguación a la columna espinal. El anillo fibroso es un anillo cartilaginoso que rodea el núcleo pulposo y que lo mantiene intacto cuando se aplican fuerzas a la columna espinal. Los discos intervertebrales permiten la flexibilidad de la columna y actúan como amortiguadores durante las actividades diarias tales como caminar, correr y saltar.

    Disco intervertebral

    ilustración

 

Actualizado: 8/15/2018

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos