English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Hernia umbilical

Es una protuberancia hacia afuera (protrusión) del revestimiento abdominal o de los órganos abdominales a través del área alrededor del ombligo.

Causas

Una hernia umbilical en un bebé se presenta cuando el músculo a través del cual pasa el cordón umbilical no se cierra por completo después del nacimiento.

Las hernias umbilicales son comunes en los bebés. Ocurren con una frecuencia ligeramente mayor en los bebés afroamericanos. La mayoría de las hernias umbilicales no están relacionadas con ninguna enfermedad. Algunas hernias están asociadas con afecciones poco frecuentes, como el síndrome de Down.

Síntomas

Una hernia puede variar de ancho de menos de 1 centímetro (cm) a más de 5 cm.

Se presenta una hinchazón blanda sobre el ombligo que protruye cuando el bebé está sentado, llora o hace un esfuerzo. La protuberancia puede ser plana cuando el bebé está quieto y acostado boca arriba. Las hernias umbilicales generalmente son indoloras.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica generalmente encuentra la hernia durante un examen físico.

Tratamiento

La mayoría de las hernias en los niños sanan por sí solas. La cirugía para reparar la hernia se necesita solo en los siguientes casos:

  • La hernia no sana después de que el niño cumple 3 o 4 años. 
  • El intestino u otros tejidos protruyen y pierden su riego sanguíneo (resultan estrangulados), lo cual es una situación de emergencia que requiere cirugía de inmediato.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las hernias umbilicales mejoran sin tratamiento cuando el niño tiene de 3 a 4 años. Si se requiere cirugía,  generalmente resulta efectiva.

Posibles complicaciones

El estrangulamiento del tejido del intestino es poco común, pero es grave y requiere cirugía de inmediato.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor o acuda al servicio de urgencias si el bebé está muy irritable o parece tener dolor abdominal intenso o si la hernia se torna sensible, inflamada o cambia de color.

Prevención

No se conoce ninguna forma de prevenir una hernia umbilical. El hecho de drenar o fajar una hernia umbilical no hace que ésta desaparezca.

Referencias

Carlo WA, Ambalavanan N. The umbilicus. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 105.

Weber TR. Umbilical and other abdominal wall hernias. In: Holcomb GW, Murphy JP, Ostlie DJ, eds. Ashcraft's Pediatric Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 49.

Volver arriba Sólo texto

  • Hernia umbilical - ilustración

    La hernia umbilical es una protrusión del peritoneo y líquido, omento, o de una parte de uno o varios órganos abdominales que sobresalen a través del anillo umbilical. El anillo umbilical es el tejido muscular y fibroso que se encuentra alrededor del ombligo. Las hernias pequeñas casi siempre se cierran espontáneamente sin tratamiento entre el primer y segundo año de vida. Éstas generalmente son indoloras y son frecuentes en los niños menores de un año.

    Hernia umbilical

    ilustración

  • Hernia umbilical - ilustración

    La hernia umbilical es una protrusión del peritoneo y líquido, omento, o de una parte de uno o varios órganos abdominales que sobresalen a través del anillo umbilical. El anillo umbilical es el tejido muscular y fibroso que se encuentra alrededor del ombligo. Las hernias pequeñas casi siempre se cierran espontáneamente sin tratamiento entre el primer y segundo año de vida. Éstas generalmente son indoloras y son frecuentes en los niños menores de un año.

    Hernia umbilical

    ilustración

 

Actualizado: 9/5/2017

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos