English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Placenta previa

Sangrado vaginal - placenta previa; Embarazo - placenta previa

Es un problema del embarazo en el cual la placenta crece en la parte más baja de la matriz (útero) y cubre toda la abertura hacia el cuello uterino o una parte de esta.

La placenta crece durante el embarazo y alimenta al feto. El cuello uterino es la abertura hacia la vía del parto.

Causas

Durante el embarazo, la placenta se desplaza a medida que el útero se estira y crece. Al inicio del embarazo, es muy común que la placenta esté en la parte baja del útero. Pero a medida que el embarazo avanza, la placenta se desplaza hacia la parte superior de este. Hacia el tercer trimestre, la placenta debe estar cerca de la parte superior del útero, de manera que el cuello uterino esté despejado para el parto.

Algunas veces, la placenta cubre parcial o totalmente el cuello uterino. Esto se denomina placenta previa.

Existen diferentes formas de placenta previa:

  • Marginal: La placenta está al lado del cuello uterino, pero no cubre la abertura.
  • Parcial: La placenta cubre parte de la abertura cervical.
  • Completa: La placenta cubre toda la abertura cervical.

La placenta previa ocurre en 1 de cada 200 embarazos. Es más común en mujeres que tienen:

  • Un útero anormalmente formado
  • Muchos embarazos previos
  • Embarazos múltiples como gemelos, trillizos
  • Cicatrización del revestimiento del útero debido a antecedentes de cirugía, cesárea o aborto
  • Fertilización in vitro

Las mujeres que fuman, consumen cocaína o tienen niños a una edad avanzada también pueden tener un mayor riesgo.

Síntomas

El síntoma principal de la placenta previa es un sangrado vaginal súbito. Algunas mujeres también presentan cólicos. El sangrado a menudo comienza cerca del final del segundo trimestre o empezando el tercer trimestre.

El sangrado puede ser intenso y potencialmente mortal. Puede detenerse por sí solo, pero puede empezar de nuevo días o semanas después.

El trabajo de parto algunas veces empieza al cabo de varios días después del sangrado abundante. Algunas veces, es posible que el sangrado no ocurra hasta después del comienzo del trabajo de parto.

Pruebas y exámenes

El médico puede diagnosticar esta afección con una ecografía del embarazo.

Tratamiento

Su proveedor evaluará cuidadosamente el riesgo de sangrado comparado con el riesgo de un parto prematuro para el bebé. Después de las 36 semanas, dar a luz al bebé puede ser el mejor tratamiento.

Casi todas las mujeres con placenta previa necesitan una cesárea. Si la placenta cubre todo o parte del cuello uterino, un parto vaginal puede causar sangrado intenso. Esto puede ser mortal para la madre y el bebé.

Si la placenta está cerca del cuello uterino o está cubriendo una parte de este, el proveedor puede recomendar:

  • Reducir actividades
  • Guardar reposo en cama
  • Descanso de la pelvis, lo cual significa no tener relaciones sexuales, no  usar tampones ni practicarse duchas

No se debe colocar nada en la vagina.

Es posible que usted deba permanecer en el hospital para que el equipo de atención médica pueda monitorearlos cuidadosamente a usted y al bebé.

Otros tratamiento que usted puede recibir incluyen:

  • Transfusiones sanguíneas
  • Medicamentos para prevenir un parto prematuro
  • Medicamentos para ayudar a que el embarazo continúe por lo menos hasta la semana 36
  • Inyección de un medicamento especial llamado Rhogam si su tipo de sangre es Rh negativo
  • Inyecciones de esteroides para ayudar a que los pulmones del bebé maduren

Se puede hacer una cesárea de emergencia si el sangrado es abundante y no se puede controlar.

Expectativas (pronóstico)

El mayor riesgo es el sangrado intenso que puede ser potencialmente mortal para la madre y el bebé. Si tiene mucho sangrado, el bebé tal vez necesite nacer de manera prematura, antes de que los órganos mayores, como los pulmones, se hayan desarrollado.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si tiene sangrado vaginal durante el embarazo. La placenta previa puede ser peligrosa tanto para usted como para el bebé.

Referencias

Francois KE, Foley MR. Antepartum and postpartum hemorrhage. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 18.

Hull AD, Resnik R. Placenta previa, placenta accreta, abruptio placentae, and vasa previa. In: Creasy RK, Resnik R, Iams JD, et al, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 46.

Salhi BA, Nagrani S. Acute complications of pregnancy. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 178.

Volver arriba Sólo texto

  • Operación cesárea - ilustración

    1. Se expone el útero a través de la pared abdominal y se hace una incisión en la membrana uterina. 2. Se separan los músculos del útero, haciendo un hueco para extraer al bebé. 3. Se extrae al bebé a través de la abertura de la pared uterina, después de lo cual se cierra el útero con suturas.

    Operación cesárea

    ilustración

  • El ultrasonido en el embarazo - ilustración

    El ultrasonido se ha convertido en un procedimiento estándar que se utiliza durante el embarazo. Éste puede mostrar el crecimiento fetal y detectar un número creciente de condiciones tales como meningocele, enfermedades cardíacas congénitas, anomalías renales, hidrocefalia, anencefalia, pie zambo y otras deformidades. El ultrasonido no produce radiación ionizante, por lo que se considera un procedimiento muy seguro tanto para la madre como para el feto.

    El ultrasonido en el embarazo

    ilustración

  • Anatomía de la placenta normal - ilustración

    La placenta proporciona oxígeno y nutrientes al feto y facilita la eliminación de desechos, como el dióxido de carbono, a través del cordón umbilical.

    Anatomía de la placenta normal

    ilustración

  • Placenta previa - ilustración

    La placenta previa es una condición del embarazo que consiste en que la placenta se implanta en la parte inferior del útero, obstruyendo parcial o totalmente la salida cervical hacia la vagina o canal de parto.

    Placenta previa

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    En la placenta, se intercambian los nutrientes, desechos y gases entre la sangre de la madre y la del bebé.

    Placenta

    ilustración

  • Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación en el cual se aprecia el tipo de proyección de la imagen en pantalla dividida que la madre puede observar durante el procedimiento, o que el técnico puede imprimir. Se observan el brazo izquierdo (al lado izquierdo de la pantalla) y las extremidades inferiores (al lado derecho de la pantalla) y las áreas blancas dentro de brazos y piernas son los huesos en formación.

    Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto

    ilustración

  • Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical - ilustración

    Ultrasonido Doppler normal a color, del cordón umbilical, a las 30 semanas de gestación. El cordón corresponde al área coloreada en el centro de la pantalla y los vasos del mismo están representados por diferentes colores. El cordón umbilical normalmente se compone de tres vasos sanguíneos, a saber, dos arterias y una vena y está conectado a la placenta, la cual está ubicada en la parte central izquierda de la imagen.

    Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical

    ilustración

  • Ultrasonido, normal placenta relajada - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación que muestra dos características interesantes. En primer plano, en el centro de la pantalla, se puede observar la placenta siguiendo la curvatura del útero. Al fondo y a la derecha, en el lugar que señala la cruz, se aprecia el rostro con todas las características faciales.

    Ultrasonido, normal placenta relajada

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    La placenta proporciona al feto el suministro de sangre y los nutrientes necesarios para su supervivencia.

    Placenta

    ilustración

  • Operación cesárea - ilustración

    1. Se expone el útero a través de la pared abdominal y se hace una incisión en la membrana uterina. 2. Se separan los músculos del útero, haciendo un hueco para extraer al bebé. 3. Se extrae al bebé a través de la abertura de la pared uterina, después de lo cual se cierra el útero con suturas.

    Operación cesárea

    ilustración

  • El ultrasonido en el embarazo - ilustración

    El ultrasonido se ha convertido en un procedimiento estándar que se utiliza durante el embarazo. Éste puede mostrar el crecimiento fetal y detectar un número creciente de condiciones tales como meningocele, enfermedades cardíacas congénitas, anomalías renales, hidrocefalia, anencefalia, pie zambo y otras deformidades. El ultrasonido no produce radiación ionizante, por lo que se considera un procedimiento muy seguro tanto para la madre como para el feto.

    El ultrasonido en el embarazo

    ilustración

  • Anatomía de la placenta normal - ilustración

    La placenta proporciona oxígeno y nutrientes al feto y facilita la eliminación de desechos, como el dióxido de carbono, a través del cordón umbilical.

    Anatomía de la placenta normal

    ilustración

  • Placenta previa - ilustración

    La placenta previa es una condición del embarazo que consiste en que la placenta se implanta en la parte inferior del útero, obstruyendo parcial o totalmente la salida cervical hacia la vagina o canal de parto.

    Placenta previa

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    En la placenta, se intercambian los nutrientes, desechos y gases entre la sangre de la madre y la del bebé.

    Placenta

    ilustración

  • Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación en el cual se aprecia el tipo de proyección de la imagen en pantalla dividida que la madre puede observar durante el procedimiento, o que el técnico puede imprimir. Se observan el brazo izquierdo (al lado izquierdo de la pantalla) y las extremidades inferiores (al lado derecho de la pantalla) y las áreas blancas dentro de brazos y piernas son los huesos en formación.

    Ultrasonido, normal - brazos y piernas del feto

    ilustración

  • Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical - ilustración

    Ultrasonido Doppler normal a color, del cordón umbilical, a las 30 semanas de gestación. El cordón corresponde al área coloreada en el centro de la pantalla y los vasos del mismo están representados por diferentes colores. El cordón umbilical normalmente se compone de tres vasos sanguíneos, a saber, dos arterias y una vena y está conectado a la placenta, la cual está ubicada en la parte central izquierda de la imagen.

    Ultrasonido, normal a color - del cordón umbilical

    ilustración

  • Ultrasonido, normal placenta relajada - ilustración

    Ultrasonido normal a las 19 semanas de gestación que muestra dos características interesantes. En primer plano, en el centro de la pantalla, se puede observar la placenta siguiendo la curvatura del útero. Al fondo y a la derecha, en el lugar que señala la cruz, se aprecia el rostro con todas las características faciales.

    Ultrasonido, normal placenta relajada

    ilustración

  • Placenta - ilustración

    La placenta proporciona al feto el suministro de sangre y los nutrientes necesarios para su supervivencia.

    Placenta

    ilustración

 

Actualizado: 4/19/2018

Versión en inglés revisada por: John D. Jacobson, MD, Professor of Obstetrics and Gynecology, Loma Linda University School of Medicine, Loma Linda Center for Fertility, Loma Linda, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos