English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Penfigoide ampolloso

Es un trastorno cutáneo caracterizado por ampollas.

Causas

El penfigoide ampolloso es un trastorno autoinmunitario que se presenta cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca y destruye tejido corporal saludable por error. El sistema inmunitario ataca específicamente las proteínas que adhieren la capa superior de la piel (epidermis) con la capa interna de la piel.

Este trastorno generalmente ocurre en personas mayores y es poco frecuente en personas jóvenes. Los síntomas aparecen y desaparecen. Esta afección generalmente desaparece al cabo de 5 años.

Síntomas

La mayoría de personas con este trastorno tienen picazón que puede ser severa. En la mayoría de los casos se presentan varias ampollas, llamadas bullas.

  • Las ampollas generalmente se encuentran en los brazos, las piernas o la parte media del cuerpo. Algunas personas también presentan ampollas en la boca.
  • Las ampollas pueden romperse y formar heridas abiertas (úlceras).

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica examinará su piel y le preguntará sobre sus síntomas.

Los exámenes que se pueden hacer para ayudar a diagnosticar esta afección incluyen:

Tratamiento

Se pueden prescribir potentes antinflamatorios llamados corticosteroides. Estos se pueden tomar por vía oral o se pueden aplicar en la piel. Generalmente es necesario recetar medicamentos que ayudan a debilitar (inhibir) el sistema inmunitario.

Los antibióticos de la familia de las tetraciclinas pueden ser útiles. La niacina (una vitamina del complejo B) algunas veces se administra juntamente con la tetraciclina.

Su proveedor puede sugerirle tomar medidas de cuidado personal. Estas pueden incluir:

  • Aplicar en la piel cremas que inhiban la picazón
  • Usar jabones ligeros y aplicar hidratantes en la piel después del baño
  • Proteger la parte de piel afectada de la exposición al sol o de heridas

Expectativas (pronóstico)

El penfigoide ampolloso por lo general responde bien al tratamiento. Los medicamentos generalmente dejan de tomarse después de varios años. Sin embargo, la enfermedad algunas veces se presenta nuevamente luego de haber terminado el tratamiento.

Posibles complicaciones

La complicación más común es la infección de la piel.

También se pueden presentar complicaciones como resultado del tratamiento, especialmente por tomar corticosteroides. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Póngase en contacto con su proveedor si presenta:

  • Ampollas inexplicables en la piel
  • Una erupción pruriginosa que continúa a pesar del tratamiento casero

Referencias

Habif TP. Vesicular and bullous diseases. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 16.

Scott M, Werth VP. Bullous pemphigoid. In: Lebwohl MG, Heymann WR, Berth-Jones J, Coulson I, eds. Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 32.

Volver arriba Sólo texto

  • Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas - ilustración

    El pénfigo está clasificado como una de las enfermedades que producen ampollas. Este es un acercamiento de las lesiones típicas. Las ampollas muy pequeñas se llaman vesículas y las ampollas grandes, como éstas, se denominan bullas.

    Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas

    ilustración

  • Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas - ilustración

    El pénfigo está clasificado como una de las enfermedades que producen ampollas. Este es un acercamiento de las lesiones típicas. Las ampollas muy pequeñas se llaman vesículas y las ampollas grandes, como éstas, se denominan bullas.

    Penfigoide buloso - vista de cerca de ampollas muy llenas

    ilustración

 

Actualizado: 5/2/2017

Versión en inglés revisada por: David L. Swanson, MD, Vice Chair of Medical Dermatology, Associate Professor of Dermatology, Mayo Medical School, Scottsdale, AZ. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos