English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Absceso de la piel

Absceso - piel; Absceso cutáneo; Absceso subcutáneo; SARM - abseso; Infección por estafilococo - abseso

Es una acumulación de pus dentro o sobre la piel.

Causas

Los abscesos cutáneos son comunes y afectan a personas de todas las edades. Se presentan cuando una infección provoca la acumulación de pus en la piel.

Los abscesos cutáneos se pueden presentar después de:

Un absceso cutáneo puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre o escalofrío, en algunos casos
  • Hinchazón local alrededor del punto afectado
  • Endurecimiento del tejido de la piel
  • Lesión cutánea que puede ser una úlcera abierta o cerrada, o un bulto
  • Enrojecimiento, sensibilidad y calor en la zona
  • Supuración de líquido o pus

Pruebas y exámenes

El médico puede diagnosticar el problema observando el área afectada. El líquido que supura de la lesión se puede enviar al laboratorio para un cultivo. Esto puede ayudar a identificar la causa de la infección.

Tratamiento

Se puede aplicar calor húmedo (por ejemplo, compresas calientes) para ayudar a que el absceso se vacíe y sane más rápido. NO comprima ni apriete el absceso.

Su proveedor puede abrir y limpiar el absceso. Si esto sucede:

  • Se aplica un anestésico en la piel
  • Se puede dejar una compresa en la herida para ayudarla a sanar

Se pueden necesitar antibióticos por vía oral para controlar la infección.

Si usted tiene una infección por Staphilococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) u otra infección por estafolococo, siga las intrucciones de cuidado personal en el hogar.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los abscesos cutáneos se pueden curar con el tratamiento apropiado. Las infecciones causadas por SARM responden a antibióticos específicos.

Posibles complicaciones

Las complicaciones que pueden suceder por un absceso incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si tiene cualquier signo de infección cutánea, incluso:

  • Drenaje de cualquier clase
  • Fiebre
  • Dolor
  • Enrojecimiento
  • Hinchazón

Hable con su proveedor de atención médica si aparecen nuevos síntomas durante o después del tratamiento para un absceso de piel.

Prevención

Mantenga limpia y seca la piel que circunda las heridas menores para prevenir una infección. Consulte con el médico si nota signos de infección y trate las infecciones pequeñas oportunamente.

Referencias

Ambrose G, Berlin D. Incision and drainage. In: Roberts JR, Custalow CB, Thomsen TW, eds. Roberts and Hedges' Clinical Procedures in Emergency Medicine and Acute Care. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 37.

Marks JG, Miller JJ. Localized erythema. In: Marks JG, Miller JJ, eds. Lookingbill and Marks' Principles of Dermatology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 15.

Que Y-A, Moreillon P. Staphylococcus aureus (including staphylococcal toxic shock syndrome). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 196.

Volver arriba Sólo texto

  • Capas de la piel - ilustración

    La piel es el órgano más grande del cuerpo. La piel y sus derivados (cabello, uñas y glándulas sebáceas y sudoríparas), conforman el sistema tegumentario. Entre las principales funciones de la piel está la protección. Ésta protege al organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura. La piel contiene secreciones que pueden destruir bacterias y la melanina, que es un pigmento químico que sirve como defensa contra los rayos ultravioleta que pueden dañar las células de la piel. Otra función importante de la piel es la regulación de la temperatura corporal. Cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, lo cual hace que la sangre, que es caliente, no entre a la piel, por lo que ésta adquiere la temperatura del medio frío al que está expuesta. El calor se conserva debido a que los vasos sanguíneos no continúan enviando calor hacia el cuerpo. Entre sus principales funciones está el que la piel es un órgano sorprendente porque siempre protege al organismo de agentes externos.

    Capas de la piel

    ilustración

  • Capas de la piel - ilustración

    La piel es el órgano más grande del cuerpo. La piel y sus derivados (cabello, uñas y glándulas sebáceas y sudoríparas), conforman el sistema tegumentario. Entre las principales funciones de la piel está la protección. Ésta protege al organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura. La piel contiene secreciones que pueden destruir bacterias y la melanina, que es un pigmento químico que sirve como defensa contra los rayos ultravioleta que pueden dañar las células de la piel. Otra función importante de la piel es la regulación de la temperatura corporal. Cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, lo cual hace que la sangre, que es caliente, no entre a la piel, por lo que ésta adquiere la temperatura del medio frío al que está expuesta. El calor se conserva debido a que los vasos sanguíneos no continúan enviando calor hacia el cuerpo. Entre sus principales funciones está el que la piel es un órgano sorprendente porque siempre protege al organismo de agentes externos.

    Capas de la piel

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 10/14/2018

Versión en inglés revisada por: Michael Lehrer, MD, Clinical Associate Professor, Department of Dermatology, University of Pennsylvania Medical Center, Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos