English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Impétigo

Estreptococo - impétigo; estafilococo - impétigo

Es una infección cutánea común.

Causas

El impétigo es causado por las bacterias estreptococos o estafilococos. El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) se está convirtiendo en una causa común.

La piel normalmente contiene muchos tipos de bacterias. Cuando hay una ruptura en la piel, las bacterias pueden ingresar al cuerpo y multiplicarse allí, lo cual causa inflamación e infección. Las rupturas en la piel pueden ocurrir por una lesión o un trauma en la piel o por mordidas de insectos, animales o humanos.

El impétigo también se puede presentar en la piel donde no hay una ruptura visible.

El impétigo es más frecuente en niños que viven en condiciones insalubres.

En los adultos, puede seguir a otro problema de la piel. También se puede desarrollar después de un resfriado u otro virus.

El impétigo se puede propagar a otras personas. Usted puede contraer esta infección a través de una persona que la tenga si el líquido que supura de las ampollas en la piel entra en contacto con una zona abierta de la piel.

Síntomas

Los síntomas del impétigo son:

  • Una o más ampollas que están llenas de pus y son fáciles de reventar. En los bebés, la piel es rojiza o de apariencia en carne viva donde una ampolla se ha reventado.
  • Ampollas que causan comezón, están llenas de un líquido amarillo o color miel, que supuran y forman costras. Erupción que puede comenzar como un solo punto, pero que se disemina a otras zonas debido al rascado.
  • Lesiones cutáneas en la cara, los labios, los brazos o las piernas que se propagan a otras zonas.
  • Ganglios linfáticos inflamados cerca de la infección.
  • Parches de impétigo en el cuerpo (en niños).

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica le examinará la piel para determinar si usted tiene impétigo.

Su proveedor de atención médica puede tomar una muestra de bacterias de la piel para cultivarlas en un laboratorio. Esto puede ayudar a determinar si el SARM es la causa. Se necesitan antibióticos específicos para tratar este tipo de bacteria.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es eliminar la infección y aliviar los síntomas.

Su proveedor le recetará una crema antibacteriana. Puede necesitar antibióticos por vía oral si la infección es grave.

Lave suavemente (NO FROTE) la piel varias veces al día. Use un jabón antibacterial para remover las costras y la secreción.

Expectativas (pronóstico)

Las úlceras del impétigo se curan lentamente. Las cicatrices son raras. La tasa de curación es muy alta, pero con frecuencia el problema reaparece en niños pequeños.

Posibles complicaciones

El impétigo puede llevar a:

  • Diseminación de la infección a otras partes del cuerpo (con frecuencia)
  • Insuficiencia renal (poco frecuente)
  • Daño permanente en la piel y cicatrización (muy poco frecuente)

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si tiene síntomas de impétigo.

Prevención

Prevenga la propagación de la infección.

  • Si tiene impétigo, use siempre un paño y toalla de manos limpios cada vez que se lave.
  • NO comparta toallas, prendas de vestir, máquinas de afeitar ni otros productos de aseo personal con nadie.
  • Evite tocar las ampollas que están supurando. 
  • Lávese las manos minuciosamente después de tocar la piel infectada.

Mantenga la piel limpia para prevenir la infección. Lave bien con agua y jabón las raspaduras y cortaduras menores. Puede usar jabón antibacterial suave.

Referencias

Habif TP. Bacterial infections. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 9.

Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF. Cutaneous bacterial infections. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 665.

Pasternack MS, Swartz MN. Cellulitis, necrotizing fasciitis, and subcutaneous tissue infections. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 95.

Volver arriba Sólo texto

  • Impétigo, ampollas en las nalgas - ilustración

    El impétigo es una infección cutánea superficial causada tanto por estreptococos como por estafilococos. Aquí aparece en las nalgas, pero en los niños se observa con más frecuencia en la cara, parte superior del tórax y brazos. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades -CDC- de los Estados Unidos)

    Impétigo, ampollas en las nalgas

    ilustración

  • Impétigo en la cara de un niño - ilustración

    El impétigo es una enfermedad contagiosa causada por el estreptococo o por el estafilococo que se ve con frecuencia en los niños y provoca una infección cutánea superficial. Ésta se manifiesta por costras amarillas o doradas que generalmente aparecen en el rostro, la parte superior del tronco y los brazos. Este niño también presenta una infección en la nariz.

    Impétigo en la cara de un niño

    ilustración

  • Impétigo, ampollas en las nalgas - ilustración

    El impétigo es una infección cutánea superficial causada tanto por estreptococos como por estafilococos. Aquí aparece en las nalgas, pero en los niños se observa con más frecuencia en la cara, parte superior del tórax y brazos. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades -CDC- de los Estados Unidos)

    Impétigo, ampollas en las nalgas

    ilustración

  • Impétigo en la cara de un niño - ilustración

    El impétigo es una enfermedad contagiosa causada por el estreptococo o por el estafilococo que se ve con frecuencia en los niños y provoca una infección cutánea superficial. Ésta se manifiesta por costras amarillas o doradas que generalmente aparecen en el rostro, la parte superior del tronco y los brazos. Este niño también presenta una infección en la nariz.

    Impétigo en la cara de un niño

    ilustración

 

Actualizado: 10/11/2018

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos