English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Terror nocturno en niños

Pavor nocturno; Trastorno de terror durante el sueño

Los terrores nocturnos (terrores al dormir) son trastornos del sueño en los cuales una persona se despierta rápidamente de su sueño en un estado aterrorizado.

Causas

Se desconoce la causa, pero los terrores nocturnos pueden desencadenarse por:

  • Fiebre
  • Falta de sueño
  • Períodos de tensión emocional, estrés o conflictos

Los terrores nocturnos son más comunes en los niños de entre 3 y 7 años de edad y mucho menos comunes después de eso. Pueden ser hereditarios. Se pueden presentar en adultos, especialmente cuando hay tensión emocional o consumo de alcohol.

Síntomas

Los terrores nocturnos son más comunes durante el primer tercio de la noche, con frecuencia entre medianoche y 2 de la mañana.

  • Los niños a menudo gritan y están muy asustados y confundidos. Golpean violentamente a su alrededor y con frecuencia no están conscientes de su entorno.
  • Es posible que el niño no sea capaz de responder cuando se le habla, se lo consuela o se lo despierta.
  • El niño puede estar sudando, respirando muy rápido (hiperventilación), tener una frecuencia cardíaca rápida y pupilas dilatadas.
  • El episodio puede durar de 10 a 20 minutos y luego el niño se vuelve a dormir.

La mayoría de los niños no son capaces de explicar lo que sucedió a la mañana siguiente. Con frecuencia, no hay ningún recuerdo del hecho cuando se despiertan al día siguiente.

Los niños con terrores nocturnos también pueden caminar dormidos.

En contraste, las pesadillas son más comunes en las primeras horas de la mañana. Pueden ocurrir después de que alguien ve películas o programas de televisión de terror o tiene una experiencia emocional. La persona puede recordar los detalles del sueño al despertar y no estará desorientada después del episodio.

Pruebas y exámenes

En muchos casos, no se necesitan más exámenes o pruebas. Si los episodios de terror nocturno son frecuentes, el niño debería ser evaluado por un proveedor de atención médica. Si es necesario, se puede hacer la prueba del sueño para descartar un trastorno del sueño.

Tratamiento

En muchos casos, un niño que experimenta un terror nocturno sólo necesita que lo consuelen.

Reducir el estrés o usar mecanismos de afrontamiento pueden reducir los terrores nocturnos. La psicoterapia o la asesoría pueden ser necesarias en algunos casos.

Los medicamentos recetados para usarlos a la hora de dormir a menudo reducirán los terrores nocturnos, pero rara vez se emplean para tratar este trastorno.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los niños superan los terrores nocturnos al crecer. Los episodios generalmente disminuyen después de los 10 años de edad.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita a su proveedor si:

  • Los terrores nocturnos ocurren con frecuencia
  • Interrumpen el sueño de manera regular
  • Están acompañados de otros síntomas
  • Los terrores nocturnos causan, o casi causan, lesiones

Prevención

El hecho de minimizar el estrés o usar mecanismos de afrontamiento pueden reducir los terrores nocturnos.

Referencias

American Academy of Pediatrics website. Nightmares and night terrors in preschoolers. www.healthychildren.org/English/ages-stages/preschool/Pages/Nightmares-and-Night-Terrors.aspx. Updated October 18, 2018. Accessed April 22, 2019.

Avidan AY. Non-rapid eye movement parasomnias: clinical spectrum, diagnostic features, and management. In: Kryger M, Roth T, Dement WC, eds. Principles and Practice of Sleep Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 102.

Owens JA. Sleep medicine. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 31.

Volver arriba Sólo texto

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 4/4/2019

Versión en inglés revisada por: Liora C. Adler, MD, Pediatric Emergency Medicine, Joe DiMaggio Children’s Hospital, Hollywood, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos