English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Síndrome del tunel tarsal

Disfunción del nervio tibial; Neuralgia tibial posterior; Neuropatía - nervio tibial posterior; Neuropatía periférica - nervio tibial; Atrapamiento del nervio tibial

Es una afección en la cual se comprime el nervio tibial. Este es el nervio en el tobillo que permite la sensibilidad o el movimiento de unas partes del pie. El síndrome del tunel tarsal puede ocasionar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular, principalmente en la planta del pie.

Causas

El síndrome del tunel tarsal es una forma inusual de neuropatía periférica. Se presenta cuando hay daño al nervio tibial.

El tunel tarsal es el área del pie donde los nervios entran a la parte posterior del tobillo. Normalmente, este tunel es estrecho. Cuando el nervio tibial se comprime, se producen los síntomas del síndrome del tunel tarsal.

La presión sobre el nervio puede producirse por cualquiera de las siguientes causas:

  • Hinchazón producida por una lesión tales como una torcedura de tobillo o un tendón cercano
  • Un crecimiento cercano como un espolón óseo, una masa en la articulación (quiste de ganglio), una vena inflamada (varicosa)
  • Pie plano o un arco del pie muy alto
  • Enfermedades generalizadas (sistémica) tales como diabetes, función tiroidea baja, artritis 

En algunos casos, no se puede encontrar ninguna causa.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Cambios en la sensibilidad en la parte inferior del pie y los dedos del pie, incluso sensación de ardor, entumecimiento, hormigueo u otra sensación anormal
  • Dolor en la parte inferior del pie y en los dedos del pie
  • Debilidad de los músculos del pie
  • Debilidad de los dedos del pie o del tobillo

En casos graves, los músculos del pie son muy débiles, y el pie se puede deformar.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica examinará sus pies y le hará preguntas sobre sus síntomas.

Durante el examen, su proveedor puede encontrar las siguientes señales:

  • Incapacidad para curvar los dedos del pie, flexionar el pie hacia abajo o girar el tobillo hacia adentro
  • Debilidad en el tobillo, pie o dedos del pie

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

Otros exámenes que se podrían ordenar incluyen exámenes de sangre y de imagenología, como una radiografía, un ultrasonido o una resonancia magnética.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de los síntomas. 

  • Su proveedor podría sugerirle primero reposo, ponerse hielo en el tobillo y evitar actividades que causen síntomas.
  • Los analgésicos de venta libre tales como los antiinflamatorios no esteroides (AINE), puede ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón.
  • Si la causa de los síntomas es un problema de los pies como el pie plano, se puede recetar un aparato ortopédico personalizado o un soporte.
  • La fisioterapia puede ayudar a fortalecer los músculos de los pies y mejorar la flexibilidad.
  • Inyecciones de esteroides en el tobillo pueden ser necesarias. 
  • La cirugía para agrandar el túnel tarsal o transferir el nervio puede ayudar a reducir la presión en el nervio tibial. 

Expectativas (pronóstico)

Es posible recuperarse completamente si la causa del síndrome del tunel tarsal se encuentra y se trata exitosamente. Algunas personas pueden tener una pérdida de movimiento o sensibilidad parcial o completa. La neuralgia puede ser muy molesta y durar mucho tiempo.

Posibles complicaciones

Si no se trata, el síndrome del tunel tarsal puede provocar lo siguiente:

  • Deformidad en el pie (de leve a grave)
  • Pérdida del movimiento en los dedos del pie (parcial o completa)
  • Lesión del pie recurrente o inadvertida
  • Pérdida de la sensibilidad en el pie o los dedos (parcial o completa)

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si se presentan los síntomas del síndrome del tunel tarsal. El diagnóstico y tratamiento oportunos incrementan la probabilidad de controlar los síntomas.

Referencias

Katirji B. Disorders of peripheral nerves. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 107.

Shy ME. Peripheral neuropathies. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 420.

Volver arriba Sólo texto

  • Nervio tibial - ilustración

    La disfunción del nervio tibial ocurre cuando este nervio sufre algún daño. Entre otros síntomas, se puede presentar adormecimiento, dolor, hormigueo y debilidad de la rodilla o pie. El nervio tibial se lesiona generalmente por fracturas u otras lesiones en la parte posterior de la rodilla o en la parte baja de la pierna. Éste puede verse afectado por enfermedades sistémicas tal como la diabetes mellitus. El nervio también puede sufrir daño por la presión de un tumor, absceso o por sangrado dentro de la rodilla. El tratamiento depende, por lo general, de la causa que haya producido el daño al nervio tibial.

    Nervio tibial

    ilustración

  • Nervio tibial - ilustración

    La disfunción del nervio tibial ocurre cuando este nervio sufre algún daño. Entre otros síntomas, se puede presentar adormecimiento, dolor, hormigueo y debilidad de la rodilla o pie. El nervio tibial se lesiona generalmente por fracturas u otras lesiones en la parte posterior de la rodilla o en la parte baja de la pierna. Éste puede verse afectado por enfermedades sistémicas tal como la diabetes mellitus. El nervio también puede sufrir daño por la presión de un tumor, absceso o por sangrado dentro de la rodilla. El tratamiento depende, por lo general, de la causa que haya producido el daño al nervio tibial.

    Nervio tibial

    ilustración

 

Actualizado: 3/11/2019

Versión en inglés revisada por: Alireza Minagar, MD, MBA, Professor, Department of Neurology, LSU Health Sciences Center, Shreveport, LA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos