English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Mal de Parkinson

Parálisis agitante; Parálisis con temblor

El mal de Parkinson provoca la muerte de ciertas células del cerebro, que son las que ayudan a controlar el movimiento y la coordinación. La enfermedad lleva a que se presente agitación (temblores) y dificultad para caminar y moverse.

Causas

Las neuronas utilizan un químico cerebral, llamado dopamina, para ayudar a controlar el movimiento muscular. Cuando se presenta el mal de Parkinson, las neuronas que producen dopamina mueren lentamente. Sin la dopamina, las células que controlan el movimiento no pueden enviar mensajes apropiados a los músculos. Esto hace que sea difícil controlarlos. Este daño empeora lentamente con el tiempo. Nadie sabe exactamente por qué estas neuronas se desgastan.

 

El mal de Parkinson en la mayoría de los casos se presenta después de los 50 años. Es uno de los problemas del sistema nervioso más comunes en adultos mayores.

  • La enfermedad tiende a afectar a los hombres más que a las mujeres, aunque las mujeres también presentan la enfermedad. El mal de Parkinson a veces es hereditario.
  • La enfermedad puede ocurrir en adultos jóvenes. En tales casos, a menudo se debe a los genes de la persona.
  • El mal de Parkinson es poco frecuente en niños.

Síntomas

Los síntomas pueden ser leves al principio. Por ejemplo, usted puede tener un temblor leve o una ligera sensación de que una pierna o pie está rígido y se arrastra. Los síntomas pueden afectar uno o ambos lados del cuerpo.

Los síntomas generales pueden abarcar:

  • Problemas con el equilibrio y la marcha
  • Músculos rígidos
  • Achaques y dolores musculares
  • Presión arterial baja al levantarse
  • Postura encorvada
  • Estreñimiento
  • Sudoración y no ser capaz de controlar la temperatura corporal
  • Parpadeo lento
  • Dificultad para deglutir
  • Babeo
  • Habla más tranquila y lenta, y voz monótona
  • Falta de expresión facial (como si estuviera usando una máscara)

Los problemas de movimiento pueden abarcar:

  • Dificultad para iniciar el movimiento, como comenzar a caminar o pararse de una silla
  • Dificultad para continuar el movimiento
  • Movimientos lentos
  • Pérdida de la motricidad fina de la mano (la escritura puede volverse pequeña y difícil de leer)
  • Dificultad para comer

Los síntomas de agitación (temblores):

  • Generalmente ocurren cuando las extremidades no se están moviendo. A esto se le denomina temblor en reposo
  • Ocurre cuando se extiende el brazo o la pierna
  • Desaparecen al moverse
  • Pueden empeorar cuando usted está cansado, excitado o estresado
  • Puede provocar frotamiento involuntario del pulgar y dedos de la mano (temblor del rodamiento de la píldora)
  • Finalmente, pueden ocurrir en la cabeza, los labios, la lengua y los pies

Otros síntomas pueden ser:

Pruebas y exámenes

Es posible que su proveedor de atención médica pueda diagnosticar el mal de Parkinson basándose en los síntomas y en el examen físico. Sin embargo, los síntomas pueden ser difíciles de evaluar, particularmente en los adultos mayores. Los síntomas son más fáciles de reconocer a medida que la enfermedad empeora.

El examen puede mostrar:

Su proveedor puede hacer algunos exámenes para descartar otros trastornos que puedan causar síntomas similares.

Tratamiento

No hay ninguna cura para el mal de Parkinson, pero el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas.

MEDICAMENTOS

Su proveedor le recetará medicamentos para ayudar a controlar los síntomas de temblores y movimientos.

En ciertos momentos del día, el medicamento puede dejar de hacer efecto y los síntomas pueden regresar. Si esto sucede, su proveedor posiblemente necesite cambiar alguno de los siguientes:

  • El tipo de medicamento
  • La dosis
  • La cantidad de tiempo entre las dosis
  • La forma de tomar el medicamento

También deberá tomar medicamentos que le ayuden con:

  • El estado de ánimo y los problemas de pensamiento
  • El alivio del dolor
  • Los problemas para dormir
  • La salivación (a menudo se utiliza la toxina botulínica)

Los medicamentos para el Parkinson pueden causar efectos secundarios graves, por ejemplo:

Coméntele a su proveedor inmediatamente si presenta estos efectos secundarios. Nunca cambie ni deje de tomar ningún medicamento sin antes hablar con su proveedor. Suspender algunos medicamentos para el mal de Parkinson puede llevar a una reacción grave. Colabore con su proveedor para encontrar un plan de tratamiento que funcione para usted.

A medida que la enfermedad empeora, es posible que los síntomas como postura encorvada, movimientos congelados y problemas del habla no reaccionen favorablemente a los medicamentos.

CIRUGÍA

La cirugía puede ser una opción para algunas personas. No cura el mal de Parkinson, pero puede ayudar a aliviar los síntomas. Los tipos de cirugía incluyen:

  • Estimulación cerebral profunda. Esto implica la colocación de estimuladores eléctricos en zonas del cerebro que controlan el movimiento.
  • Cirugía para destruir el tejido cerebral que causa los síntomas del Parkinson.
  • Se están estudiando los trasplantes de células madre y otros procedimientos.

ESTILO DE VIDA

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudarle a hacerle frente al mal de Parkinson:

  • Manténgase sano consumiendo una dieta saludable y no fumando.
  • Haga cambios en lo que come o lo que bebe si tiene problemas de deglución.
  • Use la terapia del habla para ayudarle a adaptarse a los cambios en la deglución y el habla.
  • Manténgase activo tanto como sea posible cuando se sienta bien. No exagere cuando su energía esté baja.
  • Descanse cuando sea necesario durante el día y evite el estrés.
  • Utilice la fisioterapia y la terapia ocupacional para ayudarle a ser independiente y reducir el riesgo de caídas.
  • Coloque pasamanos en toda la casa para ayudar a prevenir caídas. Póngalos en baños y a lo largo de las escaleras.
  • Cuando sea necesario, utilice dispositivos de ayuda para facilitar el desplazamiento. Esto puede incluir utensilios especiales, sillas de ruedas, elevadores de camas, sillas para ducha y caminadores.
  • Hable con trabajadores sociales u otros servicios de asesoría para que le ayuden a usted y a su familia a manejar el trastorno. También pueden ayudarle a conseguir ayuda externa, como servicios de comidas a domicilio.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo para el mal de Parkinson pueden ayudarle a hacerle frente a los cambios provocados por la enfermedad.

Expectativas (pronóstico)

Los medicamentos pueden ayudar a la mayoría de las personas con Parkinson. La medida y el tiempo por el que los medicamentos aliviarán los síntomas pueden ser muy diferentes en cada persona.

Este trastorno empeorará hasta que la persona esté totalmente incapacitada, aunque en algunas personas, esto puede tomar décadas. El mal de Parkinson puede llevar a una disminución de la función cerebral y a la muerte prematura. Los medicamentos pueden prolongar las funciones y la independencia.

Posibles complicaciones

El mal de Parkinson puede causar problemas como:

  • Dificultad para realizar las actividades diarias
  • Dificultad para tragar o para comer
  • Discapacidad (difiere de una persona a otra)
  • Lesiones por caídas
  • Neumonía por inhalar saliva o por atragantarse con alimentos
  • Efectos secundarios de las medicinas

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Presenta síntomas del mal de Parkinson.
  • Los síntomas empeoran.
  • Aparecen síntomas nuevos.

Si toma medicamentos para el mal de Parkinson, informe a su proveedor sobre la presencia de efectos secundarios, que pueden incluir:

  • Cambios en la lucidez mental, el comportamiento o el estado anímico
  • Comportamiento delirante
  • Mareo
  • Alucinaciones
  • Movimientos involuntarios
  • Pérdida de las funciones mentales
  • Náuseas y vómitos
  • Confusión o desorientación graves

Llame también al proveedor si la enfermedad empeora y cuidar a la persona en la casa ya no es posible.

Referencias

Connolly BS, Lang AE. Pharmacological treatment of Parkinson disease: a review. JAMA. 2014;311(16):1670-1683. PMID: 24756517 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24756517.

Fox SH, Katzenschlager R, Lim SY, et al; Movement Disorder Society Evidence-Based Medicine Committee. International Parkinson and Movement Disorder Society evidence-based medicine review: Update on treatments for the motor symptoms of Parkinson's disease. Mov Disord. 2018;33(8):1248-1266. PMID: 29570866 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29570866.

Jankovic J. Parkinson disease and other movement disorders. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 96.

Odekerken VJ, Boel JA, Schmand BA, et al. GPi vs STN deep brain stimulation for Parkinson disease: three-year follow-up. Neurology. 2016;86(8):755-761. PMID: 26819458 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26819458.

Okun MS, Lang AE. Parkinsonism. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 381.

Radder DLM, Sturkenboom IH, van Nimwegen M, et al. Physical therapy and occupational therapy in Parkinson's disease. Int J Neurosci. 2017;127(10):930-943. PMID: 28007002 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28007002.

Volver arriba Sólo texto

  • Sustancia negra y el mal de Parkinson - ilustración

    El mal de Parkinson es un trastorno lentamente progresivo que afecta el movimiento, el control muscular y el equilibrio. Parte del proceso patológico se desarrolla a medida que las células son destruidas en ciertas partes del tallo cerebral, particularmente la masa de células en media luna, conocida como sustancia negra. Las células nerviosas en la sustancia negra envían fibras a los tejidos localizados en ambos lados del cerebro y allí las células liberan neurotransmisores esenciales que ayudan a controlar el movimiento y la coordinación.

    Sustancia negra y el mal de Parkinson

    ilustración

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central consta del cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

  • Sustancia negra y el mal de Parkinson - ilustración

    El mal de Parkinson es un trastorno lentamente progresivo que afecta el movimiento, el control muscular y el equilibrio. Parte del proceso patológico se desarrolla a medida que las células son destruidas en ciertas partes del tallo cerebral, particularmente la masa de células en media luna, conocida como sustancia negra. Las células nerviosas en la sustancia negra envían fibras a los tejidos localizados en ambos lados del cerebro y allí las células liberan neurotransmisores esenciales que ayudan a controlar el movimiento y la coordinación.

    Sustancia negra y el mal de Parkinson

    ilustración

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central consta del cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 1/19/2018

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Department of Neurology, Cooper Medical School at Rowan University, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Internal review and update on 07/10/2019 by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos