English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Delirio

Síndrome cerebral agudo; Estado de confusión aguda

Es una confusión grave y repentina debido a cambios rápidos en la actividad cerebral que ocurren con enfermedad física o mental.

Causas

El delirio es causado con mayor frecuencia por enfermedad física o mental y, por lo general, es temporal y reversible. Muchos trastornos causan delirio. A menudo, las afecciones son las que no le permiten al cerebro recibir oxígeno u otras sustancias. También pueden causar la acumulación de químicos peligrosos (toxinas) en el cerebro. El delirio es frecuente en la Unidad de cuidados intensivos (UCI) especialmente en los adultos mayores.

Las causas incluyen:

Síntomas

El delirio implica un cambio rápido entre estados mentales (por ejemplo, desde letargo hasta agitación y luego otra vez a letargo).

Los síntomas incluyen:

  • Cambios en la lucidez mental (por lo regular más alerta en la mañana, menos alerta en la noche)
  • Cambios en la sensibilidad (sensación) y la percepción
  • Cambios en el nivel de conciencia o conocimiento
  • Cambios en el movimiento (por ejemplo, puede ser de movimiento lento o hiperactivo)
  • Cambios en los patrones del sueño, somnolencia
  • Confusión (desorientación) en cuanto a tiempo o lugar
  • Disminución en la memoria y recuerdos a corto plazo
  • Pensamiento desorganizado, como hablar de una manera que no tiene sentido
  • Cambios emocionales o de personalidad, como ira, agitación, depresión, irritabilidad y euforia
  • Incontinencia
  • Movimientos desencadenados por cambios del sistema nervioso
  • Problemas para concentrarse

Pruebas y exámenes

Los siguientes exámenes pueden arrojar resultados anormales:

  • Un examen del sistema nervioso (evaluación neurológica), incluso pruebas de la sensibilidad (sensaciones), pensamiento (función cognitiva) y función motora
  • Estudios neuropsicológicos

También se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes o pruebas:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es controlar o neutralizar la causa de los síntomas. El tratamiento depende de la afección causante del delirio. Es posible que la persona tenga que ser hospitalizada por un corto tiempo.

La suspensión o cambio de los medicamentos que empeoran la confusión o que no son necesarias pueden mejorar considerablemente el funcionamiento cognitivo.

Se deben tratar los trastornos que contribuyen a la confusión. Estos pueden incluir:

El tratamiento de trastornos de salud mental o física suele mejorar considerablemente la función cognitiva.

Es posible que se requieran medicamentos para controlar los comportamientos agresivos o agitados. Por lo general, se comienzan a administrar en dosis muy bajas y se ajustan en la medida de lo necesario.

Algunas personas con delirio se pueden beneficiar del uso de audífonos, gafas o cirugía de cataratas.

Otros tratamientos que pueden servir:

Expectativas (pronóstico)

Las afecciones agudas causantes del delirio pueden ocurrir con trastornos prolongados (crónicos) que causan demencia. Los síndromes cerebrales agudos pueden ser reversibles al tratar la causa.

El delirio suele durar solo alrededor de 1 semana. Se necesitan varias semanas para que la función cognitiva regrese a sus niveles normales. La recuperación total es común, pero depende de la causa subyacente del delirio.

Posibles complicaciones

Los problemas que pueden resultar del delirio incluyen:

  • Pérdida de la capacidad para desempeñarse o cuidar de sí mismo
  • Pérdida de la capacidad para interactuar
  • Progresión a estupor o coma
  • Efectos secundarios de los medicamentos utilizadas para tratar el trastorno

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor de atención médica si hay un rápido cambio en el estado mental.

Prevención

El tratamiento de las afecciones que causen delirio puede reducir su riesgo. En personas hospitalizadas, evitar o usar bajas dosis de sedantes, el tratamiento oportuno de trastornos metabólicos e infecciones y el uso de programas de orientación en la realidad reducirán el peligro de delirio en aquellas personas en situación de alto riesgo.

Referencias

Inouye SK. Delirium or acute mental status change in the older patient. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 28.

Irwin SA, Pirrello RD, Hirst JM, Buckholz GT, Ferris FD. Clarifying delirium management: practical, evidenced-based, expert recommendations for clinical practice. J Palliat Med. 2013;16(4):423-435. PMID: 23480299 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23480299.

Mendez MF, Padilla CR. Delirium. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 4.

Oldham MA, Flanagan NM, Khan A, Boukrina O, Marcantonio ER. Responding to ten common delirium misconceptions with best evidence: an educational review for clinicians. J Neuropsychiatry Clin Neurosci. 2017;30(1):51-57 PMID: 28876970 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28876970.

Volver arriba Sólo texto

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central consta del cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

  • El cerebro - ilustración

    Las áreas principales del cerebro tienen una o más funciones específicas.

    El cerebro

    ilustración

  • Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico - ilustración

    El sistema nervioso central consta del cerebro y la médula espinal. El sistema nervioso periférico está constituido por todos los nervios periféricos.

    Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

    ilustración

  • El cerebro - ilustración

    Las áreas principales del cerebro tienen una o más funciones específicas.

    El cerebro

    ilustración

 

Actualizado: 11/22/2017

Versión en inglés revisada por: Luc Jasmin, MD, PhD, FRCS (C), FACS, Department of Surgery at Providence Medical Center, Medford, OR; Department of Surgery at Ashland Community Hospital, Ashland, OR; Department of Maxillofacial Surgery at UCSF, San Francisco, CA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos