English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Distrofia muscular de Becker

Distrofia muscular seudohipertrófica benigna; Distrofia de Becker

Es un trastorno hereditario que consiste en una debilidad muscular de las piernas y de la pelvis que empeora lentamente.

Causas

La distrofia muscular de Becker es muy similar a la distrofia muscular de Duchenne. La diferencia principal es que empeora a una tasa mucho más lenta y es menos común.

El trastorno se transmite de padres a hijos (hereditario). El hecho de tener antecedentes familiares de la afección aumenta el riesgo.

La distrofia muscular de Becker ocurre en aproximadamente 3 a 6 de cada 100,000 nacimientos. La enfermedad se detecta mayormente en varones.

Síntomas

Las mujeres rara vez presentan síntomas. Los hombres manifestarán síntomas si heredan el gen defectuoso. Los síntomas aparecen más a menudo en varones entre los 5 y los 15 años, pero pueden comenzar más tarde.

La debilidad muscular de la parte baja del cuerpo, que incluye las piernas y la zona de la pelvis, empeora lentamente causando:

  • Dificultad para caminar que empeora con el tiempo; hacia la edad de 25 a 30 años la persona por lo general es incapaz de caminar
  • Caídas frecuentes
  • Dificultad para levantarse del piso y trepar escaleras
  • Dificultad para correr, brincar y saltar
  • Pérdida de masa muscular
  • Caminar de puntillas
  • La debilidad muscular en los brazos, el cuello y otras áreas no es tan grave como en la parte inferior del cuerpo.

Otros síntomas pueden abarcar:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica hará un examen del sistema nervioso (neurológico) y de los músculos. Igualmente, es importante una historia clínica cuidadosa, debido a que los síntomas son similares a la distrofia muscular de Duchenne. Sin embargo, la distrofia muscular de Becker empeora mucho más lentamente.

Un examen puede encontrar:

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

Tratamiento

No existe cura conocida para la distrofia muscular de Becker. Sin embargo, hay muchas drogas nuevas que actualmente están siendo probadas en ensayos clínicos que muestran promesas significativas en el tratamiento de esta enfermedad. El objetivo actual del tratamiento es controlar los síntomas para maximizar la calidad de vida de la persona. Algunos proveedores recetan esteroides para ayudarle al paciente a que se mantenga caminando por el mayor tiempo posible.

Se estimula la actividad. La inactividad (como el reposo en cama) puede empeorar la enfermedad muscular. La fisioterapia puede ser de gran ayuda para mantener la fortaleza muscular. Los aparatos ortopédicos, tales como corsés y sillas de ruedas, pueden mejorar la movilidad y el autocuidado.

Se puede recomendar la asesoría genética. Las hijas de un hombre con distrofia muscular de Becker muy probablemente portarán el gen defectuoso y podrían pasárselo a sus hijos.

Grupos de apoyo

Usted puede aliviar el estrés causado por la enfermedad uniéndose a un grupo de apoyo de distrofia muscular, en donde los miembros comparten experiencias y problemas en común.

Expectativas (pronóstico)

La distrofia muscular de Becker ocasiona una discapacidad que empeora lentamente. Sin embargo, el grado de discapacidad varía. Algunos hombres pueden necesitar una silla de ruedas. Otras pueden solo necesitar ayuda para caminar como bastones o dispositivos ortopédicos.

La expectativa de vida generalmente se acorta si hay problemas cardíacos y respiratorios.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

Prevención

Se puede aconsejar la asesoría genética si hay antecedentes familiares de la distrofia muscular de Becker.

Referencias

Amato AA. Disorders of the skeletal muscle. In: Daroff RB, Jankovic J, Mazziotta JC, Pomeroy SL, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 110.

Sarnat HB. Muscular dystrophies. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 609.

Selcen D. Muscle diseases. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 421.

Volver arriba Sólo texto

  • Músculos superficiales anteriores - ilustración

    Los músculos superficiales están cerca de la superficie de la piel. Los músculos que se encuentran más cerca del hueso o de los órganos internos son conocidos como músculos profundos.

    Músculos superficiales anteriores

    ilustración

  • Músculos profundos anteriores - ilustración

    El tejido muscular está principalmente compuesto de células contráctiles. Estas células tienen la capacidad de producir movimiento.

    Músculos profundos anteriores

    ilustración

  • Tendones y músculos - ilustración

    Los tendones conectan los músculos a sus orígenes e inserciones óseas.

    Tendones y músculos

    ilustración

  • Músculos de la pierna inferior - ilustración

    Los componentes musculares de la pierna inferior son el gastrocnemio, el sóleo, el peroneo largo, el tibial anterior, el extensor digital largo y el tendón de Aquiles.

    Músculos de la pierna inferior

    ilustración

  • Músculos superficiales anteriores - ilustración

    Los músculos superficiales están cerca de la superficie de la piel. Los músculos que se encuentran más cerca del hueso o de los órganos internos son conocidos como músculos profundos.

    Músculos superficiales anteriores

    ilustración

  • Músculos profundos anteriores - ilustración

    El tejido muscular está principalmente compuesto de células contráctiles. Estas células tienen la capacidad de producir movimiento.

    Músculos profundos anteriores

    ilustración

  • Tendones y músculos - ilustración

    Los tendones conectan los músculos a sus orígenes e inserciones óseas.

    Tendones y músculos

    ilustración

  • Músculos de la pierna inferior - ilustración

    Los componentes musculares de la pierna inferior son el gastrocnemio, el sóleo, el peroneo largo, el tibial anterior, el extensor digital largo y el tendón de Aquiles.

    Músculos de la pierna inferior

    ilustración

 

Actualizado: 2/27/2018

Versión en inglés revisada por: Joseph V. Campellone, MD, Department of Neurology, Cooper Medical School at Rowan University, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos