English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Infección aguda por citomegalovirus (CMV)

Mononucleosis por CMV; Citomegalovirus; CMV; Citomegalovirus humano: HCMV

Es una afección causada por un tipo de virus del herpes.

Causas

La infección con CMV es muy común. Esta infección se propaga por medio de:

  • Transfusión sanguínea
  • Trasplante de órganos
  • Gotitas de la respiración
  • Saliva
  • Contacto sexual
  • Orina
  • Lágrimas

La mayoría de las personas entra en contacto con el CMV en algún momento de su vida. Pero usualmente, son personas con un sistema inmunitario debilitado, tales como aquellas que tienen VIH/sida, quienes se enferman a raíz de la infección con CMV. Algunas personas con una infección por CMV que por lo demás están sanas desarrollan un síndrome similar a la mononucleosis.

El CMV es un tipo del virus del herpes. Todos los virus del herpes permanecen en el cuerpo durante toda la vida después de la infección. Si su sistema inmunitario se ve debilitado en el futuro, este virus puede tener la posibilidad de reactivarse y causar síntomas.  

Síntomas

Muchas personas están expuestas al CMV temprano en la vida, pero no se dan cuenta de ello porque no presentan síntomas, o tienen síntomas leves parecidos a los de un resfriado común. Estos pueden incluir:

El CMV puede causar infecciones en diferentes partes del cuerpo. Los síntomas varían dependiendo de la zona afectada. Ejemplos de las partes del cuerpo que se pueden infectar por el CMV son:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y palpará el área del abdomen. El hígado y el bazo pueden estar sensibles al presionarlos suavemente (palparlos). Es posible que tenga una erupción cutánea.

Se pueden hacer exámenes de laboratorio especiales, como la prueba de RCP en suero para ADN de CMV, para buscar sustancias en la sangre que sean producidas por el citomegalovirus. Igualmente, se pueden hacer otros exámenes, como una prueba de anticuerpos para CMV, para verificar la respuesta del cuerpo a la infección por CMV.

Otros exámenes pueden incluir:

Tratamiento

La mayoría de las personas se recupera en un período de 4 a 6 semanas sin medicamentos. Se requiere reposo, algunas veces por un mes o más para recuperar los niveles plenos de actividad. Los analgésicos y las gárgaras con agua tibia con sal pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Los medicamentos antivirales generalmente no se usan en personas con un sistema inmunitario sano.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico es bueno con tratamiento. Los síntomas se pueden aliviar en unas pocas semanas a meses.

Posibles complicaciones

La complicación más común es la infección de garganta. Las complicaciones menos frecuentes incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su proveedor si tiene síntomas de infección por CMV.

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si presenta un dolor fuerte agudo y súbito en la parte superior izquierda del abdomen. Esto podría ser un signo de ruptura del bazo, lo cual puede requerir cirugía de emergencia.

Prevención

La infección por CMV puede ser contagiosa si la persona infectada entra en contacto cercano o íntimo con otra persona. Se deben evitar los besos y el contacto sexual con una persona infectada.

El virus también se puede diseminar entre los niños pequeños en las guarderías.

Al planear transfusiones de sangre o trasplantes de órganos, se puede examinar el estado del donante para detectar CMV con el fin de evitar transmitírselo a un receptor que no haya tenido una infección por CMV.

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention website. Cytomegalovirus (CMV) and congenital CMV infection. www.cdc.gov/cmv/clinical/index.html. Updated June 6, 2018. Accessed October 8, 2018.

Crumpacker CS. Cytomegalovirus (CMV). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 140.

Drew WL. Cytomegalovirus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 376.

Volver arriba Sólo texto

  • Mononucleosis - microfotografía de células - ilustración

    Esta es una célula de Downey o linfocito infectado de mononucleosis, ya sea por el virus de Epstein-Barr o por el citomegalovirus. Las células de Downey se clasifican en los tipos I, II y III. Esta es una célula de Downey tipo II.

    Mononucleosis - microfotografía de células

    ilustración

  • Mononucleosis - microfotografía de células - ilustración

    Este es un linfocito que ha sido infectado con el virus de Epstein-Barr (VEB) o citomegalovirus (CMV) en la mononucleosis infecciosa, y es comúnmente conocido como célula de Downey. Las células de Downey tienen tres clasificaciones tipo I, tipo II o tipo III. Esta es una célula de Downey tipo I.

    Mononucleosis - microfotografía de células

    ilustración

  • Mononucleosis infecciosa #3 - ilustración

    El virus de Epstein-Barr es el causante de la mononucleosis infecciosa, infección viral que provoca temperaturas altas, dolor de garganta e hinchazón de los ganglios linfáticos. La mononucleosis infecciosa puede ser contagiosa si la persona infectada tiene contacto cercano o íntimo con otra, ya sea de naturaleza sexual o a través de la saliva.

    Mononucleosis infecciosa #3

    ilustración

  • Infectious mononucleosis - ilustración

    Algunos de los síntomas de la mononucleosis son inflamación de los ganglios linfáticos, ardor de garganta, fatiga y dolor de cabeza. Esta enfermedad es causada por el virus Epstein-Barr y, generalmente, es autolimitante. La mayoría de los pacientes se recupera espontáneamente en 4 a 6 semanas sin medicamentos.

    Infectious mononucleosis

    ilustración

  • Mononucleosis - microfotografía de la célula - ilustración

    Esta imagen muestra linfocitos (un tipo de glóbulos blancos) atípicos grandes, los cuales son un hallazgo común en las enfermedades virales, en especial las causadas por el virus de Epstein Barr (responsable de la mononucleosis infecciosa), las enfermedades por citomegalovirus y, en ocasiones, la hepatitis infecciosa. Aquí se observa un ejemplo de una célula de Downey tipo I.

    Mononucleosis - microfotografía de la célula

    ilustración

  • Mononucleosis - boca - ilustración

    La mononucleosis infecciosa es causada por el virus Epstein-Barr. En los adolescentes y adultos jóvenes por lo general se manifiesta como ardor de garganta con granos blanquecinos (exudado), como se muestra en esta fotografía. También es común que se presente agrandamiento de los ganglios linfáticos y fatiga.

    Mononucleosis - boca

    ilustración

  • Anticuerpos - ilustración

    Los antígenos son moléculas grandes, (generalmente proteínas) localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.

    Anticuerpos

    ilustración

  • Mononucleosis - microfotografía de células - ilustración

    Esta es una célula de Downey o linfocito infectado de mononucleosis, ya sea por el virus de Epstein-Barr o por el citomegalovirus. Las células de Downey se clasifican en los tipos I, II y III. Esta es una célula de Downey tipo II.

    Mononucleosis - microfotografía de células

    ilustración

  • Mononucleosis - microfotografía de células - ilustración

    Este es un linfocito que ha sido infectado con el virus de Epstein-Barr (VEB) o citomegalovirus (CMV) en la mononucleosis infecciosa, y es comúnmente conocido como célula de Downey. Las células de Downey tienen tres clasificaciones tipo I, tipo II o tipo III. Esta es una célula de Downey tipo I.

    Mononucleosis - microfotografía de células

    ilustración

  • Mononucleosis infecciosa #3 - ilustración

    El virus de Epstein-Barr es el causante de la mononucleosis infecciosa, infección viral que provoca temperaturas altas, dolor de garganta e hinchazón de los ganglios linfáticos. La mononucleosis infecciosa puede ser contagiosa si la persona infectada tiene contacto cercano o íntimo con otra, ya sea de naturaleza sexual o a través de la saliva.

    Mononucleosis infecciosa #3

    ilustración

  • Infectious mononucleosis - ilustración

    Algunos de los síntomas de la mononucleosis son inflamación de los ganglios linfáticos, ardor de garganta, fatiga y dolor de cabeza. Esta enfermedad es causada por el virus Epstein-Barr y, generalmente, es autolimitante. La mayoría de los pacientes se recupera espontáneamente en 4 a 6 semanas sin medicamentos.

    Infectious mononucleosis

    ilustración

  • Mononucleosis - microfotografía de la célula - ilustración

    Esta imagen muestra linfocitos (un tipo de glóbulos blancos) atípicos grandes, los cuales son un hallazgo común en las enfermedades virales, en especial las causadas por el virus de Epstein Barr (responsable de la mononucleosis infecciosa), las enfermedades por citomegalovirus y, en ocasiones, la hepatitis infecciosa. Aquí se observa un ejemplo de una célula de Downey tipo I.

    Mononucleosis - microfotografía de la célula

    ilustración

  • Mononucleosis - boca - ilustración

    La mononucleosis infecciosa es causada por el virus Epstein-Barr. En los adolescentes y adultos jóvenes por lo general se manifiesta como ardor de garganta con granos blanquecinos (exudado), como se muestra en esta fotografía. También es común que se presente agrandamiento de los ganglios linfáticos y fatiga.

    Mononucleosis - boca

    ilustración

  • Anticuerpos - ilustración

    Los antígenos son moléculas grandes, (generalmente proteínas) localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.

    Anticuerpos

    ilustración

 

Actualizado: 9/22/2018

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos