English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Hemofilia B

Enfermedad de Christmas; Hemofilia por el factor IX; Trastorno hemorrágico - hemofilia B

Es un trastorno hemorrágico hereditario causado por una falta del factor IX de coagulación de la sangre. Sin suficiente cantidad de este factor, la sangre no se puede coagular apropiadamente para controlar el sangrado.

Causas

Cuando sangra, se lleva a cabo una serie de reacciones en el cuerpo para ayudar a formar los coágulos de sangre. El proceso se llama cascada de la coagulación. Involucra unas proteínas especiales llamadas factores de coagulación o coagulantes. Puede tener un mayor riesgo de sangrar en exceso si uno o más de estos factores faltan o no funcionan como deberían.

El factor IX (nueve) es uno de estos factores de coagulación. La hemofilia B es el resultado de la incapacidad del cuerpo para producir suficiente factor IX. La hemofilia B es causada por un rasgo hereditario recesivo ligado al cromosoma X, con el gen defectuoso localizado en el cromosoma X.

Las mujeres tienen dos copias del cromosoma X. Si el gen del factor IX en uno de los cromosomas no funciona, el gen en el otro cromosoma puede hacer el trabajo de producir suficiente factor IX.

Los hombres tienen únicamente un cromosoma X. Si el gen del factor IX falta en el cromosoma X de un niño, él tendrá hemofilia B. Por esta razón, la mayoría de las personas con hemofilia B son hombres.

Si una mujer tiene un gen defectuoso del factor IX, se considera una portadora, lo cual significa que puede transmitirles dicho gen defectuoso a sus hijos. Los niños nacidos de tales mujeres tienen un 50% de probabilidad de padecer hemofilia B y las niñas tienen un 50% de probabilidad de ser portadoras.

Todas las hijas de hombres hemofílicos son portadoras del gen defectuoso.

Los factores de riesgo para la hemofilia B incluyen:

  • Antecedentes familiares de sangrado
  • Ser hombre

Síntomas

La gravedad de los síntomas puede variar. El sangrado prolongado es el síntoma principal de la enfermedad. A menudo se observa por primera vez cuando el bebé es circuncidado. Otros problemas de sangrado por lo general aparecen cuando el bebé comienza a gatear y caminar.

Los casos leves pueden pasar inadvertidos hasta una edad posterior en la vida. Los síntomas se pueden presentar por primera vez después de una cirugía o una lesión. La hemorragia interna puede ocurrir en cualquier sitio.

Los síntomas pueden incluir:

Pruebas y exámenes

Si usted es la primera persona en la familia que tiene un presunto trastorno hemorrágico, su proveedor de atención médica ordenará una serie de exámenes llamados estudio de coagulación. Una vez que se haya identificado la anomalía específica, otros miembros de la familia requerirán exámenes para diagnosticar el trastorno.

Los exámenes para diagnosticar la hemofilia B incluyen:

Tratamiento

El tratamiento incluye la reposición del factor de la coagulación que falta. Usted recibirá concentrados del factor IX. La cantidad que reciba depende de:

  • La gravedad del sangrado
  • El sitio del sangrado
  • Su peso y talla

Para prevenir una crisis hemorrágica, a las personas con hemofilia y a sus familias se les puede enseñar la forma de administrar concentrados del factor IX en sus hogares, ante los primeros signos de sangrado. Las personas con formas graves de la enfermedad pueden requerir infusiones preventivas regulares.

Si usted padece hemofilia grave, es posible que también necesite tomar concentrado del factor IX antes de una cirugía o de determinados tipos de procedimientos dentales.

A usted le deben aplicar la vacuna contra la hepatitis B. Las personas con hemofilia son más propensas a padecer hepatitis, debido a que pueden recibir productos de la sangre.

Algunas personas con hemofilia B desarrollan anticuerpos para el factor IX. Estos anticuerpos se llaman inhibidores. Los inhibidores atacan al factor IX por lo que deja de funcionar. En tales casos, se puede administrar un factor de coagulación sintético llamado VIIa.

Grupos de apoyo

Puede aliviar el estrés de la enfermedad uniéndose a un grupo de apoyo para la hemofilia. Compartir con otros que tienen experiencias y problemas en común puede ayudarle a no sentirse solo.

Expectativas (pronóstico)

Con tratamiento, la mayoría de las personas con hemofilia B son capaces de llevar vidas relativamente normales.

Si tiene hemofilia B, debe hacerse chequeos regulares con un hematólogo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Problemas articulares prolongados, lo cual puede requerir una artroplastia
  • Sangrado en el cerebro (hemorragia intracerebral)
  • Trombosis debido al tratamiento

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Se presentan síntomas de un trastorno hemorrágico
  • A un miembro de la familia le han diagnosticado hemofilia B
  • Usted tiene hemofilia B y planea tener hijos; la asesoría genética está disponible

Prevención

Se puede recomendar la asesoría genética. Por medio de exámenes, se pueden identificar las mujeres portadoras del gen de la hemofilia.

Se pueden hacer pruebas durante el embarazo en un bebé que esté en el vientre materno. 

Referencias

Carcao M, Moorehead P, Lillicrap D. Hemophilia A and B. In: Hoffman R, Benz EJ, Silberstein LE, et al, eds. Hematology: Basic Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 135.

Scott JP, Flood VH. Hereditary clotting factor deficiencies (bleeding disorders). In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 476.

Srivastava A, Brewer AK, Mauser-Bunschoten EP, et al; Treatment Guidelines Working Group on Behalf of The World Federation Of Hemophilia. Guidelines for the management of hemophilia. Haemophilia. 2013;19(1):e1-e47. PMID: 22776238 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22776238.

Volver arriba Sólo texto

  • Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectados los niños - ilustración

    Existen varios trastornos genéticos recesivos asociados al cromosoma X, tales como la hemofilia y la distrofia muscular. Estos se heredan a través de un defecto genético en el cromosoma X. La mujer tiene dos cromosomas X, uno heredado de su madre y otro del padre. El hombre posee un cromosoma X procedente de su madre y un cromosoma Y heredado del padre. Si un niño recibe el cromosoma X de su madre, la herencia de la anomalía relacionada con esa copia del cromosoma X será la causa del defecto.

    Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectados los niños

    ilustración

  • Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectadas las niñas - ilustración

    Existen varios trastornos genéticos recesivos asociados al cromosoma X, tales como la hemofilia y la distrofia muscular. éstos se heredan a través de un defecto genético en el cromosoma X. La mujer tiene dos cromosomas X, uno heredado de su madre y otro del padre. El hombre posee un cromosoma X procedente de su madre y un cromosoma Y heredado del padre. Las mujeres pueden recibir el gen defectuoso por un cromosoma X defectuoso ya sea de su madre o de su padre, si éste presenta la enfermedad. En cualquier caso, la niña será portadora y probablemente le transmitirá el defecto a su hija. Una niña no exhibe el trastorno de la misma forma en que un niño lo haría porque ella tiene dos cromosomas X y el dominante compensa el defecto en el X recesivo. Sólo si ambos padres de una mujer tienen el defecto en sus cromosomas X, ella presentará una forma más leve de la enfermedad.

    Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectadas las niñas

    ilustración

  • Defectos genéticos recesivos ligados al cromosoma X - ilustración

    Existen varios trastornos genéticos recesivos asociados al cromosoma X, tales como la hemofilia y la distrofia muscular. Estos se heredan a través de un defecto genético en el cromosoma X. La mujer tiene dos cromosomas X, uno heredado de su madre y otro del padre. El hombre posee un cromosoma X procedente de su madre y un cromosoma Y heredado del padre. Si una mujer presenta un defecto en uno de sus cromosomas X y el cromosoma X del padre es normal, existe un 25% de posibilidades por cada embarazo de tener una niña sana; una niña portadora del defecto; un niño sano; o un niño con el trastorno.

    Defectos genéticos recesivos ligados al cromosoma X

    ilustración

  • Células sanguíneas - ilustración

    La sangre consta de glóbulos rojos, plaquetas y diversos tipos de glóbulos blancos.

    Células sanguíneas

    ilustración

  • Coágulos sanguíneos - ilustración

    Los coágulos sanguíneos (coágulos de fibrina) son las masas que se forman cuando la sangre se coagula.

    Coágulos sanguíneos

    ilustración

  • Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectados los niños - ilustración

    Existen varios trastornos genéticos recesivos asociados al cromosoma X, tales como la hemofilia y la distrofia muscular. Estos se heredan a través de un defecto genético en el cromosoma X. La mujer tiene dos cromosomas X, uno heredado de su madre y otro del padre. El hombre posee un cromosoma X procedente de su madre y un cromosoma Y heredado del padre. Si un niño recibe el cromosoma X de su madre, la herencia de la anomalía relacionada con esa copia del cromosoma X será la causa del defecto.

    Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectados los niños

    ilustración

  • Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectadas las niñas - ilustración

    Existen varios trastornos genéticos recesivos asociados al cromosoma X, tales como la hemofilia y la distrofia muscular. éstos se heredan a través de un defecto genético en el cromosoma X. La mujer tiene dos cromosomas X, uno heredado de su madre y otro del padre. El hombre posee un cromosoma X procedente de su madre y un cromosoma Y heredado del padre. Las mujeres pueden recibir el gen defectuoso por un cromosoma X defectuoso ya sea de su madre o de su padre, si éste presenta la enfermedad. En cualquier caso, la niña será portadora y probablemente le transmitirá el defecto a su hija. Una niña no exhibe el trastorno de la misma forma en que un niño lo haría porque ella tiene dos cromosomas X y el dominante compensa el defecto en el X recesivo. Sólo si ambos padres de una mujer tienen el defecto en sus cromosomas X, ella presentará una forma más leve de la enfermedad.

    Defectos genéticos recesivos ligados al X - cómo se ven afectadas las niñas

    ilustración

  • Defectos genéticos recesivos ligados al cromosoma X - ilustración

    Existen varios trastornos genéticos recesivos asociados al cromosoma X, tales como la hemofilia y la distrofia muscular. Estos se heredan a través de un defecto genético en el cromosoma X. La mujer tiene dos cromosomas X, uno heredado de su madre y otro del padre. El hombre posee un cromosoma X procedente de su madre y un cromosoma Y heredado del padre. Si una mujer presenta un defecto en uno de sus cromosomas X y el cromosoma X del padre es normal, existe un 25% de posibilidades por cada embarazo de tener una niña sana; una niña portadora del defecto; un niño sano; o un niño con el trastorno.

    Defectos genéticos recesivos ligados al cromosoma X

    ilustración

  • Células sanguíneas - ilustración

    La sangre consta de glóbulos rojos, plaquetas y diversos tipos de glóbulos blancos.

    Células sanguíneas

    ilustración

  • Coágulos sanguíneos - ilustración

    Los coágulos sanguíneos (coágulos de fibrina) son las masas que se forman cuando la sangre se coagula.

    Coágulos sanguíneos

    ilustración

 

Actualizado: 1/19/2018

Versión en inglés revisada por: Richard LoCicero, MD, private practice specializing in hematology and medical oncology, Longstreet Cancer Center, Gainesville, GA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos