English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Necrosis tubular aguda

Necrosis - renal tubular; NTA; Necrosis - tubular aguda

La necrosis tubular aguda (NTA) es un trastorno renal que involucra daño a las células de los túbulos de los riñones, lo cual puede ocasionar insuficiencia renal aguda.

Causas

La NTA a menudo es causada por una falta de flujo sanguíneo y de oxígeno a los tejidos renales (isquemia de los riñones). También puede ocurrir si las células renales resultan dañadas por un tóxico o una sustancia dañina.

Las estructuras internas del riñón, particularmente los tejidos del túbulo renal, resultan dañados o destruidos. La NTA es uno de los cambios estructurales más comunes que pueden llevar a insuficiencia renal aguda.

La NTA es una causa común de insuficiencia renal en personas que están en el hospital. Los riesgos de la NTA incluyen:

La enfermedad hepática y el daño renal causado por la diabetes (nefropatía diabética) pueden hacer a una persona más propensa a desarrollar NTA.

La NTA también puede ser causada por:

  • El tinte (medio de contraste) empleado en estudios de rayos X (radiología)
  • Medicamentos que son tóxicos para los riñones (como los antibióticos aminoglucósidos o la anfotericina)

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Puede escuchar ruidos anormales al auscultar el corazón y los pulmones con un estetoscopio. Esto se debe a la presencia de demasiado líquido en el cuerpo.

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

Tratamiento

En la mayoría de las personas, la NTA es reversible. El objetivo del tratamiento es prevenir las complicaciones potencialmente mortales de la insuficiencia renal aguda.

El tratamiento se centra en prevenir la acumulación de líquidos y desechos, mientras se permite que los riñones sanen.

El tratamiento puede incluir cualquiera de los siguientes:

  • Identificación y tratamiento de la causa subyacente del problema
  • Restricción de ingesta de líquidos
  • Toma de medicamentos para ayudar a controlar el nivel de potasio en la sangre
  • Medicamentos tomados por vía oral o intravenosa para ayudar a eliminar el líquido del cuerpo

La diálisis temporal puede eliminar el exceso de desechos y líquidos. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas de manera que se sienta mejor. También puede facilitar el control de la insuficiencia renal. Es posible que la diálisis no sea necesaria para todas las personas, pero a menudo puede salvar la vida, en particular si el potasio se encuentra peligrosamente elevado.

La diálisis puede ser necesaria en los siguientes casos:

  • Disminución del estado mental
  • Sobrecarga de líquido
  • Incremento en el nivel de potasio
  • Pericarditis (inflamación del envoltorio en forma de saco del corazón)
  • Eliminación de toxinas que son peligrosas para los riñones
  • Ausencia total de producción de orina
  • Acumulación incontrolada de residuos nitrogenados

Expectativas (pronóstico)

La NTA puede durar desde unos cuantos días hasta 6 semanas o más. Esto puede presentarse seguido de 1 o 2 días en los que se produce una cantidad de orina inusualmente grande a medida que los riñones se recuperan. La función renal a menudo vuelve a la normalidad, pero puede haber otros problemas o complicaciones serias.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si la producción de orina disminuye o cesa o si presenta otros síntomas de NTA.

Prevención

El tratamiento oportuno de las afecciones que pueden producir disminución del flujo sanguíneo así como disminución de la oxigenación a los riñones puede reducir el riesgo de NTA.

Se realizan pruebas cruzadas a las transfusiones sanguíneas para reducir el riesgo de reacciones de incompatibilidad.

Es necesario manejar correctamente la diabetes, las enfermedades hepáticas y los problemas cardíacos para reducir el riesgo de NTA.

Si sabe que está tomando medicamentos que pueden dañar sus riñones, pídale a su proveedor que su nivel en la sangre de dichos medicamentos se revise regularmente.

Tome mucho líquido luego de la exposición a cualquier tipo de medios de contraste para permitir que sean eliminados del cuerpo y reducir el riesgo de daño renal.

Referencias

Sharfuddin AA, Weisbord SD, Palevsky PM, Molitoris BA. Acute kidney injury. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector's The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 31.

Turner JM, Coca SG. Acute tubular injury and acute tubular necrosis. In: Gilbert SJ, Weiner DE, eds. National Kidney Foundation Primer on Kidney Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 34.

Volver arriba Sólo texto

  • Anatomía del riñón - ilustración

    Los riñones son responsables de eliminar los desechos del cuerpo, regular el equilibrio electrolítico y estimular la producción de glóbulos rojos.

    Anatomía del riñón

    ilustración

  • Flujo de sangre y orina - el riñón - ilustración

    Esta es la apariencia típica de los vasos sanguíneos (vasculatura) y del modelo del flujo urinario en el riñón. Los vasos sanguíneos se ven de color rojo, y el modelo del flujo urinario, de color amarillo.

    Flujo de sangre y orina - el riñón

    ilustración

  • Anatomía del riñón - ilustración

    Los riñones son responsables de eliminar los desechos del cuerpo, regular el equilibrio electrolítico y estimular la producción de glóbulos rojos.

    Anatomía del riñón

    ilustración

  • Flujo de sangre y orina - el riñón - ilustración

    Esta es la apariencia típica de los vasos sanguíneos (vasculatura) y del modelo del flujo urinario en el riñón. Los vasos sanguíneos se ven de color rojo, y el modelo del flujo urinario, de color amarillo.

    Flujo de sangre y orina - el riñón

    ilustración

 

Actualizado: 8/1/2017

Versión en inglés revisada por: Walead Latif, MD, nephrologist and Clinical Associate Professor, Rutgers Medical School, Newark, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos