English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Rabdomiólisis

Es la descomposición del tejido muscular que ocasiona la liberación de los contenidos de las fibras musculares en la sangre. Estas sustancias son dañinas para el riñón y con frecuencia causan daño renal.

Causas

Cuando el músculo sufre daño, una proteína llamada mioglobina es secretada en el torrente sanguíneo. Esta es luego filtrada fuera del cuerpo por los riñones. La mioglobina se descompone en sustancias que pueden dañar las células renales.

La rabdomiolósis puede ser causada por lesión o cualquier otra afección que ocasione daño al músculo esquelético.

Los problemas que pueden llevar a esta enfermedad son, entre otros, los siguientes:

  • Lesiones por compresión o traumatismos
  • Consumo de drogas como cocaína, anfetaminas, estatinas, heroína o PCP
  • Enfermedades musculares genéticas
  • Extremos de la temperatura corporal
  • Isquemia o muerte del tejido muscular
  • Niveles bajos de fosfato
  • Convulsiones o temblores musculares
  • Esfuerzo intenso como correr una maratón o hacer calistenia
  • Procedimientos quirúrgicos prolongados
  • Deshidratación grave

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad incluyen los siguientes:

Pruebas y exámenes

Un examen físico revela músculos esqueléticos dañados o sensibles.

Se pueden realizar los siguientes exámenes:

Esta enfermedad también puede afectar los resultados de los siguientes exámenes:

Tratamiento

Usted necesitará recibir líquidos que contengan bicarbonato para ayudar a prevenir el daño renal. Es posible que sea necesario administrar líquidos por vía intravenosa (IV). Algunas personas pueden necesitar diálisis renal.

Su proveedor de atención médica puede recetar medicamentos, por ejemplo, diuréticos y bicarbonato (si la producción de orina es suficiente).

Se deben tratar de manera inmediata la hipercaliemia y los niveles bajos de calcio en la sangre (hipocalciemia) si están presentes. La insuficiencia renal también se debe tratar.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico varía dependiendo de la magnitud del daño renal. La insuficiencia renal aguda ocurre en muchas personas. Someterse a un tratamiento poco después de la rabdomiólisis reducirá el riesgo de daño permanente al riñón.

Las personas con casos más leves pueden retornar a la actividad normal al cabo de unas semanas a un mes. Sin embargo, algunas continúan teniendo problemas con la fatiga y el dolor muscular.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si tiene síntomas de rabdomiólisis.

Prevención

La rabdomiólisis se puede evitar:

  • Tomando mucho líquido después del ejercicio agotador.
  • Eliminando las prendas de vestir adicionales y sumergiendo el cuerpo en agua fría en caso de un golpe de calor.

Referencias

O'Connor FG, Deuster PA. Rhabdomyolysis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 113.

Parekh R. Rhabdomyolysis. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 119.

Uduman J, Singasani R. Rhabdomyolysis. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:1122-1124.

Volver arriba Sólo texto

  • Sistema urinario masculino - ilustración

    El sistema urinario está compuesto por los riñones, los uréteres, la uretra y la vejiga.

    Sistema urinario masculino

    ilustración

  • Sistema urinario masculino - ilustración

    El sistema urinario está compuesto por los riñones, los uréteres, la uretra y la vejiga.

    Sistema urinario masculino

    ilustración

 

Actualizado: 8/1/2017

Versión en inglés revisada por: Walead Latif, MD, nephrologist and Clinical Associate Professor, Rutgers Medical School, Newark, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos