English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Nefropatía por reflujo

Pielonefritis atrófica crónica; Reflujo vesicoureteral; Nefropatía - reflujo; Reflujo ureteral

Es una afección en la cual se presenta daño a los riñones debido a un flujo de orina retrógrado hacia este órgano.

Causas

La orina fluye desde cada riñón a través de conductos llamados uréteres hasta la vejiga. Cuando la vejiga está llena, se contrae y envía la orina hacia afuera a través de la uretra. Nada de orina debe devolverse hacia el uréter cuando la vejiga se está contrayendo. Cada uréter tiene una válvula de una sola dirección al entrar en la vejiga, la cual evita que la orina se devuelva hacia arriba por el uréter.

Pero en algunas personas, la orina se devuelve hasta el riñón. Esto se denomina reflujo vesicoureteral.

Con el tiempo, los riñones pueden resultar dañados o cicatrizarse por este reflujo. Esto se denomina nefropatía por reflujo.

El reflujo puede ocurrir en personas cuyos uréteres no se fijan apropiadamente a la vejiga o cuyas válvulas no funcionan bien. Los niños pueden nacer con este problema o pueden presentar otras anomalías congénitas del aparato urinario que causen nefropatía por reflujo.

La nefropatía por reflujo puede ocurrir con otras afecciones que llevan al bloqueo del flujo de orina, que incluyen:

La nefropatía por reflujo puede también ocurrir por inflamación de los uréteres después de un trasplante de riñón o a causa de una lesión al uréter.

Los factores de riesgo para la nefropatía por reflujo incluyen:

  • Anomalías de las vías urinarias
  • Antecedentes personales o familiares de reflujo vesicoureteral
  • Infecciones urinarias repetitivas

Síntomas

Algunas personas no presentan síntomas a raíz de la nefropatía por reflujo. El problema se puede detectar cuando se hacen exámenes del riñón por otras razones.

Si en realidad se presentan síntomas, podrían ser similares a los de:

Pruebas y exámenes

La nefropatía por reflujo con frecuencia se detecta cuando se examina a un niño a causa de infecciones de vejiga (vesicales) repetitivas. Si se descubre el reflujo vesicoureteral, los hermanos del niño también se pueden examinar, debido a que el reflujo puede ser hereditario.

La presión arterial puede estar elevada y puede haber signos y síntomas de enfermedad renal prolongada (crónica).

Se llevarán a cabo exámenes de sangre y orina, y pueden incluir:

Los exámenes imagenológicos que se pueden hacer incluyen:

Tratamiento

El reflujo vesicoureteral se separa en 5 grados diferentes. El reflujo simple o leve con frecuencia encaja en el grado I o II. La gravedad del reflujo y la cantidad de daño que se presente en los riñones ayudan a determinar el tratamiento.

El reflujo vesicoureteral simple, no complicado (denominado reflujo primario) se puede tratar con:

  • Antibióticos tomados todos los días para prevenir infecciones urinarias
  • Vigilancia cuidadosa de la función del riñón
  • Urocultivos regulares
  • Ultrasonido anual de los riñones

Controlar la presión arterial es la forma más importante de demorar el daño al riñón. El proveedor de atención médica puede recetar medicamentos para controlar la presión arterial alta. Frecuentemente se utilizan los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA).

La cirugía usualmente se realiza solo en niños que no han respondido a la terapia médica.

El reflujo vesicoureteral más grave puede requerir cirugía, sobre todo en niños que no responden a la terapia médica. La cirugía para colocar el uréter nuevamente dentro de la vejiga (reimplantación ureteral) puede detener la nefropatía por reflujo en algunos casos.

El reflujo más grave puede requerir cirugía reconstructiva. Este tipo de cirugía puede reducir la cantidad y la gravedad de las infecciones de las vías urinarias.

De ser necesario, las personas recibirán tratamiento para la enfermedad renal crónica.

Expectativas (pronóstico)

El resultado del tratamiento (desenlace clínico) varía dependiendo de la gravedad del reflujo. Algunas personas con nefropatía por reflujo no perderán la función renal con el tiempo, aunque sus riñones estén dañados. Sin embargo, el daño renal puede ser permanente. Si solo un riñón está comprometido, el otro debe continuar funcionando normalmente.

La nefropatía por reflujo puede causar insuficiencia renal en niños y adultos.

Posibles complicaciones

Las complicaciones que pueden presentarse a causa de esta afección o de su tratamiento incluyen:

  • Obstrucción del uréter después de una cirugía
  • Insuficiencia renal crónica
  • Infecciones de las vías urinarias crónicas o que se repiten
  • Insuficiencia renal crónica si ambos riñones están afectados (puede convertirse en enfermedad renal terminal)
  • Infección renal
  • Presión arterial alta
  • Síndrome nefrótico
  • Reflujo persistente
  • Cicatrización de los riñones

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Tiene síntomas de nefropatía por reflujo
  • Tiene otros síntomas nuevos
  • Está produciendo menos orina de la normal

Prevención

El tratamiento rápido de las afecciones que ocasionan el reflujo de orina dentro del riñón puede evitar que se desarrolle este tipo de nefropatía.

Referencias

Bakkaloglu SA, Schaefer F. Diseases of the kidney and urinary tract in children. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector's The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 74.

Mathews R, Mattoo TK. Primary vesicoureteral reflux and reflux nephropathy. In: Johnson RJ, Feehally J, Floege J, eds. Comprehensive Clinical Nephrology. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 63.

Volver arriba Sólo texto

  • Tracto urinario femenino - ilustración

    El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

    Tracto urinario femenino

    ilustración

  • Tracto urinario masculino - ilustración

    El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

    Tracto urinario masculino

    ilustración

  • Cistouretrograma de eliminación - ilustración

    Uno de los métodos para examinar la función de la vejiga es el inyectar un líquido de contraste que es visible a los rayos X a través de un catéter que llene la vejiga. Las radiografías se toman con la vejiga llena y mientras el paciente está orinando (durante el vaciado) para determinar si el líquido es forzado a salir de la vejiga a través de la uretra, que es lo normal, o si sube por los uréteres hacia el riñón, es decir, que hay reflujo vesicoureteral. Este estudio, por lo general, se hace con el paciente acostado sobre una mesa de rayos X.

    Cistouretrograma de eliminación

    ilustración

  • Reflujo vesicoureteral - ilustración

    Cuando los uréteres entran en la vejiga, recorren una distancia a través de la pared de la misma en tal forma que crean un túnel, formándose una válvula similar a un colgajo en el interior de la vejiga. Esta válvula impide que la orina regrese a los uréteres y los riñones. En algunos niños, las válvulas pueden ser anormales o los uréteres en la vejiga pueden no recorrer una distancia suficiente en la pared vesical, lo que puede causar reflujo vesicoureteral. Dicho reflujo es una condición que permite que la orina regrese a los uréteres y los riñones causando infecciones repetitivas del tracto urinario. El reflujo de orina expone a los uréteres y los riñones a infección por bacterias y a presión alta, la cual es generada por la vejiga durante la micción. Sin tratamiento, las infecciones urinarias pueden causar daño y cicatrización renal con pérdida de crecimiento potencial del riñón y presión sanguínea alta posteriormente en la vida. El reflujo vesicoureteral se trata con antibióticos y en, casos severos, con cirugía.

    Reflujo vesicoureteral

    ilustración

  • Tracto urinario femenino - ilustración

    El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

    Tracto urinario femenino

    ilustración

  • Tracto urinario masculino - ilustración

    El tracto urinario del hombre y el de la mujer son esencialmente iguales, a excepción de la longitud de la uretra.

    Tracto urinario masculino

    ilustración

  • Cistouretrograma de eliminación - ilustración

    Uno de los métodos para examinar la función de la vejiga es el inyectar un líquido de contraste que es visible a los rayos X a través de un catéter que llene la vejiga. Las radiografías se toman con la vejiga llena y mientras el paciente está orinando (durante el vaciado) para determinar si el líquido es forzado a salir de la vejiga a través de la uretra, que es lo normal, o si sube por los uréteres hacia el riñón, es decir, que hay reflujo vesicoureteral. Este estudio, por lo general, se hace con el paciente acostado sobre una mesa de rayos X.

    Cistouretrograma de eliminación

    ilustración

  • Reflujo vesicoureteral - ilustración

    Cuando los uréteres entran en la vejiga, recorren una distancia a través de la pared de la misma en tal forma que crean un túnel, formándose una válvula similar a un colgajo en el interior de la vejiga. Esta válvula impide que la orina regrese a los uréteres y los riñones. En algunos niños, las válvulas pueden ser anormales o los uréteres en la vejiga pueden no recorrer una distancia suficiente en la pared vesical, lo que puede causar reflujo vesicoureteral. Dicho reflujo es una condición que permite que la orina regrese a los uréteres y los riñones causando infecciones repetitivas del tracto urinario. El reflujo de orina expone a los uréteres y los riñones a infección por bacterias y a presión alta, la cual es generada por la vejiga durante la micción. Sin tratamiento, las infecciones urinarias pueden causar daño y cicatrización renal con pérdida de crecimiento potencial del riñón y presión sanguínea alta posteriormente en la vida. El reflujo vesicoureteral se trata con antibióticos y en, casos severos, con cirugía.

    Reflujo vesicoureteral

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 8/1/2017

Versión en inglés revisada por: Walead Latif, MD, nephrologist and Clinical Associate Professor, Rutgers Medical School, Newark, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos