English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Polimialgia reumática

PMR

La polimialgia reumática (PMR) es un trastorno inflamatorio. Implica dolor y rigidez en el hombro y a menudo en la cadera.

Causas

La polimialgia reumática casi siempre se presenta en personas mayores de 50 años. Se desconoce la causa.

La PMR puede ocurrir antes o con arteritis de células gigantes (ACG, también llamada arteritis temporal). Esta es una afección en la cual los vasos sanguíneos que suministran de sangre a la cabeza y ojos se inflaman.

A veces puede ser difícil diferenciar la PMR de la artritis reumatoide (AR) en una persona mayor. Esto ocurre cuando los exámenes del factor reumatoide y el anticuerpo anti-CCP son negativos.

Síntomas

El síntoma más común es el dolor y la rigidez en hombros y cuello. El dolor y la rigidez son peores en la mañana. Este dolor con frecuencia se irradia a la cadera.

También se presenta fatiga. Las personas con esta afección tienen cada vez más dificultad para levantarse de la cama y moverse.

Otros síntomas incluyen:

Pruebas y exámenes

La PMR no se puede diagnosticar solo con exámenes de laboratorio. La mayoría de los pacientes con esta afección tienen marcadores de inflamación altos como una la tasa de sedimentación eritrocítica (ESR) y proteína C reactiva.

Otros resultados de exámenes para esta afección incluyen:

  • Niveles anormales de proteínas en la sangre
  • Nivel anormal de glóbulos blancos 
  • Anemia (conteo sanguíneo bajo)

Estos exámenes también se pueden usar para vigilar su afección.

Sin embargo, las pruebas imagenológicas como las radiografías del hombro o las caderas no son útiles. Estas pruebas pueden revelar daño en las articulaciones que no está relacionado con los síntomas recientes. En casos difíciles se puede realizar un ultrasonido o una resonancia magnética del hombro. Estas pruebas imagenológicas con frecuencia muestran bursitis o niveles bajos de inflamación articular.

Tratamiento

La PMR no mejora sin tratamiento. Sin embargo, las dosis bajas de corticosteroides (como la prednisona, de 10 a 20 mg al día) con frecuencia pueden aliviar los síntomas en uno o dos días.

  • Después de esto, la dosis debe reducirse lentamente a un nivel muy bajo.
  • Es necesario continuar el tratamiento de 1 a 2 años. En algunas personas puede ser necesario un tratamiento más largo con dosis bajas de prednisona.

Los corticosteroides pueden causar muchos efectos secundarios como subir de peso, desarrollo de diabetes u osteoporosis. Si está tomando estos medicamentos necesitará supervisión cercana. Si está en riesgo de desarrollar osteoporosis, su proveedor de atención médica puede recomendarle tomar medicamentos para prevenir esta afección.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de personas, la PMR desaparece por sí sola con tratamiento después de 1 a 2 años. Tal vez pueda suspender los medicamentos después de este punto, pero debe consultarlo primero con su proveedor.

Para algunas personas, los síntomas regresan después de dejar de tomar corticosteroides. En estos casos, es posible que se necesite otro medicamento como el metotrexato o tocilizumab. 

La arteritis de células gigantes también puede estar presente o puede desarrollarse más tarde. Si este es el caso, podría necesitar que se evalúe la arteria temporal. 

Los síntomas más graves pueden hacer difícil que pueda trabajar o cuidar de usted mismo en casa.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si experimenta debilidad o rigidez persistentes en el área del hombro y el cuello. También llame a su proveedor si presenta algún síntoma como fiebre, dolor de cabeza y dolor al masticar o pérdida de la visión. Estos síntomas pueden ser causados por la arteritis de células gigantes.

Prevención

No hay una forma de prevención conocida.

Referencias

Dejaco C, Singh YP, Perel P, et al. 2015 recommendations for the management of polymyalgia rheumatica: a European League Against Rheumatism/American College of Rheumatology collaborative initiative. Arthritis Rheumatol. 2015;67(10):2569-2580. PMID: 2635874 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26352874.

Hellmann DB. Giant cell arteritis, polymyalgia rheumatica, and Takayasu's arteritis. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, McInnes IB, O'Dell JR, eds. Kelley and Firestein's Textbook of Rheumatology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 88.

Kermani TA, Warrington KJ. Advances and challenges in the diagnosis and treatment of polymyalgia rheumatica. Ther Adv Musculoskelet Dis. 2014;6(1):8-19. PMID: 24489611 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24489611.

Salvarani C, Ciccia F, Pipitone N. Polymyalgia rheumatica and giant cell arteritis. In: Hochberg MC, Gravallese EM, Silman AJ, Smolen JS, Weinblatt ME, Weisman MH, eds. Rheumatology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 166.

Volver arribaSólo texto

 

Actualizado: 1/10/2019

Versión en inglés revisada por: Gordon A. Starkebaum, MD, MACR, ABIM Board Certified in Rheumatology, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos