English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Hiperaldosteronismo primario y secundario

Síndrome de Conn; Exceso de mineralocorticoides

El hiperaldosteronismo es un trastorno en el cual la glándula suprarrenal segrega demasiada hormona aldosterona en la sangre.

El hiperaldosteronismo puede ser primario o secundario.

Causas

El hiperaldosteronismo primario se debe a un problema de las glándulas suprarrenales, que las hace segregar demasiada aldosterona.

En contraste, con el hiperaldosteronismo secundario, un problema en otra parte del cuerpo causa que las glándulas suprarrenales segreguen demasiada aldosterona. Estos problemas pueden ser con los genes, la alimentación o un trastorno médico como con el corazón, el hígado, los riñones o la presión arterial alta.

La mayoría de los casos de hiperaldosteronismo primario son causados por un tumor no canceroso (benigno) de la glándula suprarrenal. La afección es más común en personas de 30 a 50 años de edad.

Síntomas

El hiperaldosteronismo primario y secundario tiene síntomas en común, por ejemplo:

  • Presiòn arterial alta
  • Nivel bajo de potasio en la sangre
  • Sentirse cansado todo el tiempo
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad muscular
  • Entumecimiento

Pruebas y exámenes

El proveedor de atenciòn mèdica llevarà a cabo un examen fìsico y harà preguntas acerca de los sìntomas.

Los exámenes que se pueden ordenar para diagnosticar el hiperaldosteronismo incluyen:

Puede ser necesario realizar un procedimiento para introducir un catéter dentro de las venas de las glándulas suprarrenales. Esto ayuda a verificar cuál de las dos glándulas suprarrenales está produciendo demasiada aldosterona.

Tratamiento

El hiperaldosteronismo primario causado por un tumor de las glándulas suprarrenales generalmente se trata con cirugía. A veces se puede tratar con medicamentos. La extirpación del tumor suprarrenal puede controlar los síntomas. Aún después de la cirugía, algunas personas todavía presentan presiòn arterial alta y necesitan tomar medicamentos. Sin embargo, a menudo se puede reducir la cantidad de medicamentos o dosis.

Limitar la ingesta de sal y tomar medicamentos puede controlar los síntomas sin necesidad de cirugía. Los medicamentos para tratar el hiperaldosteronismo incluyen:

  • Fármacos que bloquean la acción de la aldosterona
  • Diuréticos (pastillas de agua). los cuales ayudan a manejar la acumulación de líquido en el cuerpo

El hiperaldosteronismo secundario se trata con medicamentos (como se describió anteriormente) y limitando la ingesta de sal. La cirugía por lo general no se utiliza.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico para el hiperaldosteronismo primario es bueno cuando se hace un diagnóstico y tratamiento oportunos.

El pronóstico para el hiperaldosteronismo secundario depende de la causa de la afección.

Posibles complicaciones

El hiperaldosteronismo primario puede causar una presión arterial muy alta, lo que puede dañar muchos órganos, incluyendo los ojos, riñones, corazones y cerebro.

Los problemas de erecciòn y la ginecomastia (agrandamiento de las mamas en los hombres) se pueden presentar con el uso prolongado de medicamentos para bloquear el efecto del hiperaldosteronismo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con su proveedor si presenta síntomas de hiperaldosteronismo.

Referencias

Carey RM, Padia SH. Primary mineralocorticoid excess disorders and hypertension. In: Jameson JL, De Groot LJ, de Kretser DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 108.

Nieman LK. Adrenal cortex. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 227.

Volver arriba Sólo texto

  • Glándulas endocrinas - ilustración

    Las glándulas endocrinas segregan hormonas (mensajeros químicos) en el torrente sanguíneo, para que éste las transporte a diversos órganos y tejidos en todo el cuerpo. Por ejemplo, el páncreas segrega insulina, que le permite al cuerpo regular los niveles de azúcar en la sangre. La glándula tiroides recibe instrucciones de la pituitaria para segregar hormonas que determinan de la tasa de metabolism en el cuerpo (a más hormonas en la sangre, más rápida es la actividad química y, a menos hormonas, más lenta es ésta).

    Glándulas endocrinas

    ilustración

  • Secreción hormonal de las glándulas suprarrenales - ilustración

    Las glándulas suprarrenales producen hormonas tales como cortisol y aldosterona. También hace que los precursores que se pueden convertir a los esteroides sexuales (andrógenos, estrógenos). Una parte diferente de la glándula adrenal hace adrenalina (epinefrina). Cuando estas glándulas producen exceso o deficiencia de hormonas, según los requerimientos del cuerpo, pueden presentarse ciertas condiciones médicas.

    Secreción hormonal de las glándulas suprarrenales

    ilustración

  • Glándulas endocrinas - ilustración

    Las glándulas endocrinas segregan hormonas (mensajeros químicos) en el torrente sanguíneo, para que éste las transporte a diversos órganos y tejidos en todo el cuerpo. Por ejemplo, el páncreas segrega insulina, que le permite al cuerpo regular los niveles de azúcar en la sangre. La glándula tiroides recibe instrucciones de la pituitaria para segregar hormonas que determinan de la tasa de metabolism en el cuerpo (a más hormonas en la sangre, más rápida es la actividad química y, a menos hormonas, más lenta es ésta).

    Glándulas endocrinas

    ilustración

  • Secreción hormonal de las glándulas suprarrenales - ilustración

    Las glándulas suprarrenales producen hormonas tales como cortisol y aldosterona. También hace que los precursores que se pueden convertir a los esteroides sexuales (andrógenos, estrógenos). Una parte diferente de la glándula adrenal hace adrenalina (epinefrina). Cuando estas glándulas producen exceso o deficiencia de hormonas, según los requerimientos del cuerpo, pueden presentarse ciertas condiciones médicas.

    Secreción hormonal de las glándulas suprarrenales

    ilustración

 

Actualizado: 8/25/2017

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, Associate Professor of Medicine, Division of Metabolism, Endocrinology & Nutrition, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos