English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Amebiasis

Disentería amebiana; Amebiasis intestinal; Colitis amebiana; Diarrea - amebiasis

Es una infección intestinal. Es causada por el parásito microscópico Entamoeba histolytica.

Causas

La E histiolytica puede vivir en el intestino grueso (colon) sin causarle daño. En algunos casos, invade la pared del colon y causa colitis, disentería aguda o diarrea prolongada (crónica). La infección puede también diseminarse a través del torrente sanguíneo al hígado. En raras ocasiones, se puede propagar a los pulmones, el cerebro o a otros órganos.

Esta afección se presenta en todo el mundo. Es más común en áreas tropicales donde hay condiciones de hacinamiento y salubridad deficiente. África, México, partes de Suramérica e India tienen problemas de salud significativos debido a esta afección.

El parásito se puede propagar:

  • A través del agua o los alimentos contaminados con heces
  • A través del fertilizado hecho con desechos humanos
  • De persona a persona, particularmente por el contacto con la boca o la zona rectal de una persona infectada

Los factores de riesgo para la amebiasis grave incluyen:

  • Alcoholismo
  • Cáncer
  • Desnutrición
  • Edad avanzada o temprana
  • Embarazo
  • Viaje reciente a una región tropical
  • Uso de corticoesteroides para inhibir el sistema inmunitario

En los Estados Unidos, la amebiasis es más frecuente entre personas que residen en instituciones o personas que han viajado a un área donde esta enfermedad es común.

Síntomas

La mayoría de las personas con esta infección no tienen síntomas. Si se presentan, se observan de 7 a 28 días después de estar expuesto al parásito.

Los síntomas leves pueden incluir:

Los síntomas graves pueden incluir:

  • Sensibilidad abdominal
  • Heces con sangre, incluso paso de heces líquidas con vetas de sangre, paso de10 a 20 heces al día
  • Fiebre
  • Vómitos

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. A usted le harán preguntas sobre su historia clínica, en especial si recientemente ha viajado al extranjero.

La exploración del abdomen puede mostrar hepatomegalia o sensibilidad abdominal.

Los exámenes que se pueden ordenar incluyen:

Tratamiento

El tratamiento depende de la gravedad de la infección. Generalmente, se recetan antibióticos.

Si usted está vomitando, puede necesitar medicamentos a través de una vena (intravenosos) hasta que pueda tomarlos por vía oral. Por lo general, no se recetan medicamentos antidiarreicos, ya que pueden empeorar la afección.

Después del tratamiento con antibióticos, se deben examinar de nuevo las heces para constatar que la infección haya desaparecido.

Expectativas (pronóstico)

El desenlace clínico generalmente es bueno con tratamiento. La enfermedad por lo regular dura aproximadamente dos semanas, pero puede reaparecer si no recibe tratamiento.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la amebiasis pueden incluir:

  • Absceso hepático (acumulación de pus en el hígado)
  • Efectos secundarios del medicamento, incluso náuseas
  • Diseminación del parásito a través de la sangre hacia el hígado, los pulmones, el cerebro u otros órganos

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si presenta diarrea que no desaparece o que empeora.

Prevención

Al viajar a países tropicales donde la salubridad es deficiente, tome agua potable o hervida. No coma verduras crudas ni frutas sin pelar. Lave sus manos después de usar el baño y antes de comer.

Referencias

Bogitsh BJ, Carter CE, Oeltmann TN. Visceral protista I: rhizopods (amoebae) and ciliophorans. In: Bogitsh BJ, Carter CE, Oeltmann TN, eds. Human Parasitology. 5th ed. London, UK: Elsevier Academic Press; 2019:chap 4.

Petri WA, Lima AAM. Amebiasis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 352.

Volver arriba Sólo texto

  • Absceso cerebral amebiano - ilustración

    La amebiasis es comúnmente una infección del tracto intestinal, pero puede diseminarse e infectar otros órganos, tales como el hígado o el cerebro; siendo la infección de este último posiblemente mortal. En esta lámina se puede observar la ameba en una muestra de tejido cerebral. La amebiasis es una infección grave para las personas inmunocomprometidas. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Absceso cerebral amebiano

    ilustración

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Órganos del sistema digestivo - ilustración

    Los órganos del sistema digestivo que están en la cavidad abdominal son el hígado, la vesícula biliar, el estómago y los intestinos delgado y grueso.

    Órganos del sistema digestivo

    ilustración

  • Absceso piogénico - ilustración

    Los abscesos hepáticos pueden tener diversos orígenes, incluye una infección sanguínea, una infección abdominal o una lesión abdominal que se haya infectado. Las bacterias infecciosas más comunes son E coli, enterococo, estafilococo y estreptococo. El tratamiento consiste generalmente en una combinación de drenaje y de terapia antibiótica prolongada.

    Absceso piogénico

    ilustración

  • Absceso cerebral amebiano - ilustración

    La amebiasis es comúnmente una infección del tracto intestinal, pero puede diseminarse e infectar otros órganos, tales como el hígado o el cerebro; siendo la infección de este último posiblemente mortal. En esta lámina se puede observar la ameba en una muestra de tejido cerebral. La amebiasis es una infección grave para las personas inmunocomprometidas. (Cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades - CDC - de los Estados Unidos.)

    Absceso cerebral amebiano

    ilustración

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Órganos del sistema digestivo - ilustración

    Los órganos del sistema digestivo que están en la cavidad abdominal son el hígado, la vesícula biliar, el estómago y los intestinos delgado y grueso.

    Órganos del sistema digestivo

    ilustración

  • Absceso piogénico - ilustración

    Los abscesos hepáticos pueden tener diversos orígenes, incluye una infección sanguínea, una infección abdominal o una lesión abdominal que se haya infectado. Las bacterias infecciosas más comunes son E coli, enterococo, estafilococo y estreptococo. El tratamiento consiste generalmente en una combinación de drenaje y de terapia antibiótica prolongada.

    Absceso piogénico

    ilustración

 

Actualizado: 9/22/2018

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos