English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Espasmo esofágico

Espasmo esofágico difuso; Espasmo del esófago; Espasmo esofágico distal; Esófago de cascanueces

Son contracciones anormales de los músculos en el esófago, el conducto que lleva el alimento desde la boca hasta el estómago. Estos espasmos no movilizan el alimento de una manera efectiva hasta el estómago.

Causas

La causa de los espasmos esofágicos se desconoce. Las comidas muy calientes o muy frías pueden desencadenar los espasmos en algunas personas.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

El espasmo puede ser difícil de diferenciar de la angina de pecho, un síntoma de enfermedad cardíaca. El dolor puede irradiarse al cuello, la mandíbula, los brazos o la espalda.

Pruebas y exámenes

Las pruebas que puede necesitar para detectar la afección incluyen:

Tratamiento

La nitroglicerina administrada debajo de la lengua (sublingual) puede ayudar en un episodio repentino de espasmo esofágico. Igualmente, se utilizan nitroglicerina de acción prolongada y antagonistas del calcio para tratar este problema.

Los casos prolongados (crónicos) algunas veces se tratan con dosis bajas de antidepresivos, como trazodona o nortriptilina, para reducir los síntomas.

En raras ocasiones, los casos graves pueden necesitar dilatación (ensanchamiento) del esófago o cirugía para controlar los síntomas.

Expectativas (pronóstico)

Un espasmo esofágico puede aparecer y desaparecer (intermitente) o durar por mucho tiempo (crónico). Los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Posibles complicaciones

Es posible que la enfermedad no responda al tratamiento.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si tiene síntomas de espasmo esofágico que no desaparecen. Los síntomas pueden deberse en realidad a problemas cardíacos. El proveedor podrá ayudarle a decidir si necesita exámenes del corazón.

Prevención

Evite el consumo de alimentos muy calientes o muy fríos si le dan espasmos esofágicos.

Referencias

Falk GW, Katzka DA. Diseases of the esophagus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 138.

Pandolfino JE, Kahrilas PJ. Esophageal neuromuscular function and motility disorders. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 43.

Volver arriba Sólo texto

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Anatomía de la garganta - ilustración

    Las estructuras de la garganta son el esófago, la tráquea, la epiglotis y las amígdalas.

    Anatomía de la garganta

    ilustración

  • Esófago - ilustración

    El esófago conecta la nariz y la boca con el estómago. La epiglotis se pliega sobre la tráquea cuando se produce la deglución para evitar que la sustancia digerida sea inhalada por los pulmones. Cuando una persona es incapaz de tragar debido a una enfermedad o por estar en coma, se puede introducir un tubo, bien sea a través de la boca o de la nariz, se lo pasa por la epiglotis y baja por el esófago hasta llegar al estómago. Los nutrientes pasan a través del tubo directamente al estómago.

    Esófago

    ilustración

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Anatomía de la garganta - ilustración

    Las estructuras de la garganta son el esófago, la tráquea, la epiglotis y las amígdalas.

    Anatomía de la garganta

    ilustración

  • Esófago - ilustración

    El esófago conecta la nariz y la boca con el estómago. La epiglotis se pliega sobre la tráquea cuando se produce la deglución para evitar que la sustancia digerida sea inhalada por los pulmones. Cuando una persona es incapaz de tragar debido a una enfermedad o por estar en coma, se puede introducir un tubo, bien sea a través de la boca o de la nariz, se lo pasa por la epiglotis y baja por el esófago hasta llegar al estómago. Los nutrientes pasan a través del tubo directamente al estómago.

    Esófago

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 10/23/2018

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos