English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Retención fecal

Impactación intestinal; Estreñimiento - impactación; Intestino neurogénico - impactación

Es una gran masa de heces duras y secas que permanece atascada en el recto y casi siempre se ve en pacientes con estreñimiento prolongado.

Causas

El estreñimiento se presenta cuando usted no elimina las heces con la frecuencia que normalmente lo hace. Las heces se ponen duras y secas. Esto hace que sea difícil evacuarlas.

La retención fecal se ve con frecuencia en personas que han tenido estreñimiento durante mucho tiempo y han estado usando laxantes. La retención es incluso más probable cuando los laxantes se suspenden repentinamente. Los músculos de los intestinos olvidan cómo movilizar la materia fecal o heces por sí solos.

Usted está en mayor riesgo de padecer estreñimiento crónico y retención fecal si:

  • No se mueve mucho y pasa la mayor parte de su tiempo en una silla o cama.
  • Tiene enfermedades del cerebro o del sistema nervioso que dañan los nervios que van a los músculos de los intestinos.

Ciertos medicamentos hacen lento el paso de las heces a través de los intestinos:

  • Anticolinérgicos, los cuales afectan la interacción entre ciertos nervios y los músculos.
  • Antidiarreicos, si se toman con demasiada frecuencia.
  • Analgésico narcóticos, como metadona, codeína y oxicodona.

Síntomas

Los síntomas comunes incluyen:

Otros posibles síntomas incluyen:

  • Presión en la vejiga o pérdida del control vesical
  • Dolor en la parte baja de la espalda
  • Frecuencia cardíaca rápida o mareo a raíz del esfuerzo para evacuar las heces

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica examinará la zona estomacal y del recto. El examen rectal revelará una masa dura de heces en el recto.

Usted puede necesitar una colonoscopia si ha habido un cambio reciente en sus deposiciones. Esto se hace para buscar cáncer en el colon o en el recto.

Tratamiento

El tratamiento para esta afección comienza con la extracción de las heces retenidas. Después de eso, se siguen pasos para prevenir retenciones fecales futuras.

Un enema tibio con aceite mineral se utiliza frecuentemente para suavizar y lubricar las heces. Sin embargo, los enemas solos no son suficientes para eliminar una retención grande y endurecida en la mayoría de los casos.

Es posible que se tenga que romper la masa con la mano, lo cual se denomina extracción manual:

  • Un proveedor deberá introducir uno o dos dedos en el recto y lentamente despedazar la masa en trozos pequeños con el fin de que pueda salir.
  • Este proceso se debe realizar en pequeños pasos para evitar causarle lesión al recto.
  • Se puede aplicar supositorios dentro del recto entre los intentos de extracción manual para ayudar a eliminar las heces.

Pocas veces, se requiere cirugía para tratar una retención fecal. Una sobredilatación del colon (megacolon) o una obstrucción completa del intestino pueden requerir una extracción completa de la retención fecal.

Casi cualquier persona que haya tenido una retención fecal necesitará seguir un programa de reentrenamiento intestinal. Su proveedor y un terapeuta o personal de enfermería especializado:

  • Tomarán una historia clínica detallada de su dieta, patrones intestinales, uso de laxantes, medicamentos y problemas médicos.
  • Lo examinarán cuidadosamente.
  • Recomendarán cambios en su dieta, cómo usar laxantes y ablandadores de heces, ejercicios especiales, cambios en el estilo de vida y otras técnicas especiales para reentrenar los intestinos.
  • Le harán un seguimiento minucioso para garantizar que el programa funcione.

Expectativas (pronóstico)

El resultado es bueno con el tratamiento.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Dígale a su proveedor si está padeciendo diarrea crónica o incontinencia fecal después de un largo período de estreñimiento o si se presentan cualquiera de los siguientes síntomas:

Referencias

Lembo AJ. Constipation. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 19.

Markland AD. Constipation and fecal incontinence. In: Ham RJ, Sloane PD, Warshaw GA, Potter JF, Flaherty E, eds. Ham's Primary Care Geriatrics: A Case-Based Approach. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 24.

Volver arriba Sólo texto

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Órganos del sistema digestivo - ilustración

    Los órganos del sistema digestivo que están en la cavidad abdominal son el hígado, la vesícula biliar, el estómago y los intestinos delgado y grueso.

    Órganos del sistema digestivo

    ilustración

  • El sistema digestivo - ilustración

    El esófago, el estómago y los intestinos grueso y delgado, ayudados por el hígado, la vesícula biliar y el páncreas convierten los componentes nutritivos de los alimentos en energía y descomponen los no nutritivos en desechos para ser excretados.

    El sistema digestivo

    ilustración

  • Órganos del sistema digestivo - ilustración

    Los órganos del sistema digestivo que están en la cavidad abdominal son el hígado, la vesícula biliar, el estómago y los intestinos delgado y grueso.

    Órganos del sistema digestivo

    ilustración

 

Actualizado: 9/29/2017

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos