English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Miocardiopatía restrictiva

Miocardiopatía - restrictiva; Miocardiopatía infiltrativa; Fibrosis miocárdica idiopática

Se refiere a una serie de cambios en la forma como trabaja el miocardio. Estos cambios pueden llevar a que el corazón se llene de manera insuficiente (más común) o que no se contraiga bien (menos común). Algunas veces, ambos problemas están presentes.

Causas

En un caso de miocardiopatía restrictiva, el miocardio es normal en tamaño o está ligeramente más grande. La mayor parte del tiempo, bombea la sangre normalmente. Sin embargo, no se relaja normalmente durante el tiempo entre los latidos del corazón cuando la sangre regresa del cuerpo (diástole).

Aunque el principal problema es el llenado anormal del corazón, el corazón no podrá bombear la sangre con fuerza cuando la enfermedad avance. La actividad cardíaca anormal puede afectar los pulmones, el hígado y otros sistemas corporales. La miocardiopatía restrictiva puede afectar a una o ambas cámaras inferiores del corazón (ventrículos). La miocardiopatía restrictiva es una afección infrecuente. Las causas más comunes son amiloidosis y cicatrización del corazón por causa desconocida. También puede ocurrir después de un trasplante de corazón.

Otras causas de miocardiopatía restrictiva abarcan:

Síntomas

Los síntomas de insuficiencia cardíaca son los más comunes y, con frecuencia, aparecen lentamente con el tiempo. Sin embargo, algunas veces, los síntomas empiezan muy repentinamente y son graves.

Los síntomas comunes son:

  • Tos
  • Problemas respiratorios que ocurren en la noche, con actividad o estando acostado
  • Fatiga e incapacidad para hacer ejercicio
  • Inapetencia
  • Hinchazón del abdomen
  • Hinchazón de los pies y de los tobillos
  • Pulso rápido e irregular

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Dolor torácico
  • Incapacidad para concentrarse
  • Baja producción de orina
  • Necesidad de orinar por la noche (en los adultos)

Pruebas y exámenes

Un examen físico puede mostrar:

Los exámenes para la miocardiopatía restrictiva abarcan:

La miocardiopatía restrictiva puede parecer similar a la pericarditis constrictiva. Un cateterismo cardíaco puede ayudar a confirmar el diagnóstico. En pocas ocasiones, se requerirá una biopsia miocárdica.

Tratamiento

Se trata la afección causante de la miocardiopatía cuando se puede encontrar.

Se conocen pocos tratamientos que funcionen bien para la cardiomiopatía restrictiva. El objetivo principal del tratamiento es controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Los siguientes tratamientos se pueden utilizar para controlar los síntomas o prevenir problemas:

  • Medicamentos anticoagulantes
  • Quimioterapia (en algunas situaciones)
  • Diuréticos para eliminar líquidos y ayudar a mejorar la respiración
  • Medicamentos para prevenir o controlar los ritmos cardíacos anormales
  • Esteroides o quimioterapia para algunas causas

Se puede contemplar la posibilidad de hacer un trasplante de corazón si la actividad cardíaca es muy deficiente y los síntomas son graves.

Expectativas (pronóstico)

Las personas con esta afección a menudo desarrollan insuficiencia cardíaca que empeora. También se pueden presentar problemas con el ritmo cardíaco o con las válvulas cardíacas "permeables".

Las personas con cardiomiopatía restrictiva pueden ser candidatas para un trasplante de corazón. El pronóstico depende de la causa de la afección, pero generalmente es desalentador. El promedio de supervivencia después del diagnóstico puede exceder los 10 años.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor de atención médica si tiene síntomas miocardiopatía restrictiva.

Referencias

Falk RH and Hershberger RE. The dilated, restrictive, and infiltrative cardiomyopathies. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 77.

McKenna W, Elliott P. Diseases of the myocardium and endocardium. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 60.

Volver arriba Sólo texto

  • Corte transversal por el medio del corazón - ilustración

    La parte interna del corazón está compuesta por válvulas, cavidades y vasos asociados.

    Corte transversal por el medio del corazón

    ilustración

  • Vista anterior del corazón - ilustración

    Entre las estructuras externas del corazón se encuentran los ventrículos, las aurículas, las arterias y las venas. Las arterias transportan la sangre desde el corazón mientras que las venas llevan la sangre al corazón. El color azul de los vasos indica que éstos transportan sangre con un contenido de oxígeno relativamente bajo y un alto contenido de dióxido de carbono. El color rojo indica que transportan sangre con un contenido de oxígeno relativamente alto y un bajo contenido de dióxido de carbono.

    Vista anterior del corazón

    ilustración

  • Corte transversal por el medio del corazón - ilustración

    La parte interna del corazón está compuesta por válvulas, cavidades y vasos asociados.

    Corte transversal por el medio del corazón

    ilustración

  • Vista anterior del corazón - ilustración

    Entre las estructuras externas del corazón se encuentran los ventrículos, las aurículas, las arterias y las venas. Las arterias transportan la sangre desde el corazón mientras que las venas llevan la sangre al corazón. El color azul de los vasos indica que éstos transportan sangre con un contenido de oxígeno relativamente bajo y un alto contenido de dióxido de carbono. El color rojo indica que transportan sangre con un contenido de oxígeno relativamente alto y un bajo contenido de dióxido de carbono.

    Vista anterior del corazón

    ilustración

 

Actualizado: 5/16/2018

Versión en inglés revisada por: Michael A. Chen, MD, PhD, Associate Professor of Medicine, Division of Cardiology, Harborview Medical Center, University of Washington Medical School, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos