English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Deficiencia de alfa-1 antitripsina

Deficiencia de AAT; Deficiencia de alfa-1-proteasa; EPOC - deficiencia de alfa-1 antitripsina; Cirrosis - deficiencia de alfa-1 antitripsina

La deficiencia de alfa-1 antitripsina (AAT) es una afección en la cual el cuerpo no produce suficiente cantidad de AAT, una proteína que protege de daño a los pulmones y al hígado. Esta afección puede llevar a que se presente EPOC y enfermedad hepática (cirrosis).

Causas

La AAT es un tipo de proteína llamada inhibidor de la proteasa. La AAT se produce en el hígado y funciona para proteger a los pulmones y al mismo hígado.

La deficiencia de AAT significa que no hay suficiente cantidad de esta proteína en el cuerpo. Esta es causada por un defecto genético. La afección es más común entre europeos y norteamericanos de ascendencia europea.

Los adultos con deficiencia grave de AAT presentarán enfisema, a menudo antes de los 40 años de edad. El tabaquismo puede aumentar el riesgo de enfisema.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

Pruebas y exámenes

Un examen físico puede revelar un tórax en tonel, sibilancias o disminución de los ruidos respiratorios. Los siguientes exámenes también pueden ayudar al diagnóstico:

El proveedor de atención médica puede sospechar que usted tiene esta afección si presenta:

  • EPOC antes de los 45 años
  • EPOC pero nunca ha fumado ni ha estado expuesto a toxinas
  • EPOC y tiene antecedentes familiares de la afección
  • Cirrosis y no se puede encontrar otra causa
  • Cirrosis y tiene antecedentes familiares de enfermedad hepática

Tratamiento

El tratamiento para la deficiencia de AAT implica reponer la proteína AAT faltante. La proteína se administra por vía intravenosa cada semana o cada 4 semanas. Esto solo es ligeramente efectivo en la prevención de más daño pulmonar en personas sin enfermedad terminal. Este procedimiento se denomina terapia de aumento.

Si usted es fumador, necesita dejar de fumar.

También se emplean otros tratamientos para la EPOC y la cirrosis.

Expectativas (pronóstico)

Algunas personas con esta deficiencia no sufrirán enfermedad pulmonar ni hepática.

La EPOC y la cirrosis pueden ser mortales.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la deficiencia de AAT incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si desarrolla síntomas de deficiencia de AAT.

Referencias

Han MK, Lazarus SC. COPD: clinical diagnosis and management. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 44.

Hatipoglu U, Stoller JK. a1-antitrypsin deficiency. Clin Chest Med. 2016;37(3):487-504. PMID: 27514595 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27514595.

Winnie GB, Boas SR. a1-antitrypsin deficiency and emphysema. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 393.

Volver arriba Sólo texto

  • Los pulmones - ilustración

    Las principales estructuras de los pulmones son los bronquios, los bronquiolos y los alvéolos. Los alvéolos son los sacos microscópicos revestidos de vasos sanguíneos en los cuales se realiza el intercambio de los gases de oxígeno y dióxido de carbono.

    Los pulmones

    ilustración

  • Anatomía del hígado - ilustración

    El hígado realiza una gran variedad de funciones en el cuerpo, entre éstas están la desintoxicación de la sangre y la producción de bilis que ayuda en la digestión.

    Anatomía del hígado

    ilustración

  • Los pulmones - ilustración

    Las principales estructuras de los pulmones son los bronquios, los bronquiolos y los alvéolos. Los alvéolos son los sacos microscópicos revestidos de vasos sanguíneos en los cuales se realiza el intercambio de los gases de oxígeno y dióxido de carbono.

    Los pulmones

    ilustración

  • Anatomía del hígado - ilustración

    El hígado realiza una gran variedad de funciones en el cuerpo, entre éstas están la desintoxicación de la sangre y la producción de bilis que ayuda en la digestión.

    Anatomía del hígado

    ilustración

 

Actualizado: 7/28/2018

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, MHS, Paul F. Harron, Jr. Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos